Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Cofece multa a Aeroméxico y Mexicana con 88.2 mdp

El regulador antimonopolios afirma que un esquema de colusión afectó a 3.5 millones de pasajeros entre 2008 y 2010.
lun 01 abril 2019 01:16 PM
Las compañías en cuestión garantizan niveles de seguridad irreprochables, al menos hasta el accidente de este martes. (Foto: iStock by Getty Images. )

Las aerolíneas Aeroméxico y Mexicana de Aviación (Mexicana, que dejó de operar en 2010), así como tres personas físicas que representaban a estas compañías, fueron sancionadas por el Pleno de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) con 88.2 millones de pesos, por coludirse supuestamente en el establecimiento de precios en 112 rutas, a través del intercambio de correos y “apodos” para encubrir prácticas de colusión; en una situación que duró de abril de 2008 y febrero de 2010.

El modus operandi, de acuerdo con una investigación iniciada en febrero de 2015, consistió en que varias personas físicas que actuaron en representación de las aerolíneas (de las que Cofece no señala el nombre), intercambiaron información de las tarifas desglosadas o futuras que cobrarían para que, con base en ello, definieran el precio base o mínimo por sus servicios, explicó la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), en un comunicado de prensa.

Leer: Las pérdidas de Aeroméxico se amplían en 2018.

Esto se hizo a través del intercambio de múltiples correos electrónicos desde cuentas oficiales y no oficiales, que también se utilizaron para monitorear que los participantes en la colusión se apegaran a los acuerdos establecidos, “llegando en momentos a reclamar cuando alguna de las aerolíneas presentaba tarifas más bajas en las rutas comprometidas, o bien para hacer ajustes a las mismas”, refiere la autoridad.

Los partícipes de estos correos utilizaban apodos en los correos para encubrir su identidad (“Mañanero” y “Mediodía”, para Aeroméxico y Mexicana, respectivamente), lo que a decir de la Cofece evidenció la intencionalidad y conocimiento de que cometían una conducta sancionable por la Ley Federal de Competencia Económica (LFCE).

Cabe recordar que el 28 de marzo pasado, Aeroméxico emitió un comunicado en el que se refería a la investigación de la Cofece -en aquél momento sin mayores detalles- como una serie de “argumentos y evidencias de graves irregularidades, destacando pruebas de dudosa autenticidad, violación de comunicaciones privadas, invasión de instalaciones y sustracción de información con una orden que no pertenecía a la empresa investigada”.

Publicidad

“Aeroméxico manifiesta su desacuerdo en el contenido de la resolución, que además es discriminatoria y extemporánea, pues refiere supuestos hechos ocurridos hace una década e involucra a una empresa que suspendió operaciones desde hace más de ocho años”, dijo la compañía en este comunicado, refiriéndose a Mexicana.

Consultada hoy sobre el tema, la aerolínea remitió a esta declaración.

Las conductas sancionadas consistieron en contratos, convenios y arreglos para fijar tarifas en los servicios de transporte aéreo de pasajeros dentro de México, mediante el establecimiento de precios base o mínimos en rutas entre las que la autoridad menciona a León-Tijuana, México-Tijuana, Puebla-Monterrey, Ciudad de México-Cancún, Guadalajara-Puerto Vallarta, México-Acapulco, México-Mérida, México-Los Cabos, México-Monterrey y México-Guadalajara, entre otras.

Debido a esto, la Cofece emitió una multa por 88.2 millones de pesos, calculada con base en la LFCE, distribuida de la siguiente manera:
- Aeroméxico, 86,190,000 pesos.
- Mexicana, con el mínimo aplicable por la LFCE en 2006 equivalente a un salario mínimo, en este caso de 57.46 pesos, esto por haberse declarado formalmente en quiebra.
- A las tres personas físicas, por 2,020,972 pesos.

Según la Cofece, durante el periodo en que se ejercieron estas prácticas monopólicas las aerolíneas transportaron 42.1% del tráfico total de pasajeros en vuelos nacionales, por lo que las conductas de ambas aerolíneas afectaron directamente a más de tres millones y medio de pasajeros, por daños estimados de 2,800,689,000 pesos.

Al respecto, una fuente cercana a la Cofece indicó que podrían resarcirse los daños a los usuarios, pero no depende de la Comisión. “El procedimiento es a través del mecanismo denominado ‘acciones colectivas’, y puede hacerse efectivamente a través de Profeco (Procuraduría Federal del Consumidor)”, lo cual depende de los consumidores. “En México no tenemos un antecedente al respecto”, enfatizó.

Aeroméxico y Mexicana de Aviación –que dejó de operar desde 2010)- aún puede recurrir la decisión de la Comisión en los tribunales.

Sin afectaciones

Para Marco Antonio Montañez, analista de Vector Casa de Bolsa, la sanción económica impuesta por Cofece sería “muy limitada” en términos de su balance, por lo que la aerolínea no tendría ninguna afectación en cuanto a resultados o posición de efectivo. “(El monto) representa un porcentaje muy bajo respecto de su market cap e incluso de su valor de empresa”, explicó.

Para el especialista, lo que debería estar bajo la lupa son las acciones que tome la aerolínea para evitar este tipo de sanciones o cuestionamientos de la autoridad en un futuro. En tanto, estimó que el modelo comercial de la compañía es poco sensible a estos temas. “Mientras haya disponibilidad de rutas y calidad de servicios, este tipo de situaciones, desde mi punto de vista, no creo que tengan un efecto negativo en el posicionamiento de la empresa hablando comercialmente”.

Del lado de Mexicana, que se encuentra actualmente en concurso mercantil, Fernando Gómez Suárez, analista independiente del sector aéreo y grupos aeroportuarios, consideró que la multa -prácticamente simbólica- no afectaría el proceso legal que está teniendo. “Si el monto fuera mayor se sumaría a los pasivos que tiene la empresa, se agregaría a la situación que enfrenta”.

A decir del especialista, las prácticas por las que serían multadas ambas aerolíneas son un secreto a voces. “Es una práctica recurrente desde la sobreventa de boletos, los abusos contra los pasajeros en el manejo de sus maletas, en fin, una serie de denuncias que han sido comentadas y reguladas por la autoridad legislativa, pero no han dado en el punto de quiebre exacto, son castigos menores”.

Aunque este tipo de acciones podrían suponer un castigo acorde al daño causado, Gómez Suárez considera que aún falta un trabajo de autoridades y el sector de aerotransporte para llegar a acuerdos a nivel legislativo.

“Hace falta un mayor diálogo, las aerolíneas dan a entender que es arbitrario y a veces no le gusta que se le castigue, pero es el Congreso el que debe intervenir haciendo una revisión de la Ley de Aviación Civil y la Ley de Aeropuertos, así como otros reglamentos que es de donde surgen este tipo de desacuerdos. Mientras no se revise a nivel intersectorial, no se podrá dar una revisión a fondo ni una solución integral”.

Publicidad
Publicidad