Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

Peñafiel detiene su producción por altos niveles de arsénico en el agua

La organización Consumer Reports identificó que la marca excede la concentración permitida; la compañía dijo a la organización que había detenido temporalmente sus operaciones en México.
Excede niveles
Excede niveles. Dr Pepper, dueña de Peñafiel, confirmó esta semana a la organización que sus niveles estaban por encima del límite federal a promedio de 17 ppb (partes por billón).

Consumer Reports, una organización estadounidense sin fines de lucro, reveló en una investigación que el agua mineral de Peñafiel –cuyas plantas se encuentran en Estado de México, Jalisco y Puebla— tienen altos niveles de arsénico.

Las pruebas fueron realizadas a más de 130 marcas, de las cuáles encontraron que Jermuk de Armenia y Peñafiel de México, están en una alerta de importación emitida por el gobierno federal de Estados Unidos por tener niveles de arsénico por encima del límite federal de 10 partes por billón (ppb). Aun así, Consumer Reports compró fácilmente las dos marcas en tiendas minoristas en dos estados y en Amazon.

Keurig Dr Pepper, dueña de Peñafiel, proporcionó a la organización en marzo el informe de calidad de agua embotellada de Peñafiel para 2018, que afirmaba que el agua tenía cantidades no detectables de arsénico. Sin embargo, la compañía confirmó la semana pasada a la organización que sus niveles estaban por encima del límite federal a promedio de 17 ppb, de acuerdo con la investigación.

Lee: Zoé Water Sport y Alkaline Water, 'bajo la lupa' de Profeco

Dr Pepper también informó el 15 de abril a la organización que había detenido temporalmente sus operaciones en su planta de México, señala el documento.

"Un nivel de arsénico de 17 ppb es una clara violación del estándar federal de agua embotellada de 10 ppb", dice Jean Halloran, director de iniciativas de política alimentaria de CR en el documento. "Keurig Dr Pepper debe recordar toda el agua de Peñafiel que se encuentra actualmente en el mercado y que puede contener estos niveles de infracción. Si no actúan, la FDA debería obligar a un retiro del mercado".

Publicidad

La organización dice que el límite para el arsénico en el agua embotellada debe revisarse de 10 ppb a 3 ppb, el mismo umbral recientemente propuesto para la manzana, la uva y otros jugos.

Recomendamos: Los consumidores optan por atún fresco tras descubrimiento de soya en latas

El arsénico, que se encuentra naturalmente en el suelo, los minerales, el aire y las plantas, ingresa al agua a través de la erosión de rocas y minerales, los pesticidas y la eliminación de desechos municipales, y puede llegar a los alimentos y bebidas que consumimos.

Durante muchos años, el límite superior para el arsénico en el agua potable se estableció en 50 ppb. Pero en 2001, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA por sus siglas en inglés) respondió a las crecientes preocupaciones sobre los riesgos para la salud del metal pesado al reducir ese nivel, inicialmente sugiriendo 3 ppb como un corte "factible" para finalmente fijarla en un límite de 10ppb.

La agencia finalmente se decidió por 10 ppb porque "maximiza los beneficios de reducción del riesgo de salud a un costo que está justificado por los beneficios

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad