Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

México importará gasolinas incluso con nueva refinería, asegura IMP

El país requerirá comprar combustibles a pesar de esta nueva planta, aunque sí mejorará mucho su perspectiva de seguridad energética.
Pemex Tabasco
Contratos. Pemex asegura que ha ahorrado 17,500 mdp con el esquema de invitación restringida, donde elige a una compañía que a su vez va a subcontratar los servicios que requieran los campos para producir.

México va a requerir importar gasolinas aún con la construcción de la nueva refinería en Dos Bocas, en Tabasco, aunque se acercará a tener una mayor seguridad energética con este proyecto, aseguró Florentino Murrieta Guevara, director de Investigación en Transformación de Hidrocarburos del Instituto Mexicano del Petróleo (IMP).

“Aun con la nueva refinería que se construya, la importación de gasolina va a continuar. Sin embargo, este índice de seguridad energética se va a apegar más a criterios internacionales”, dijo el funcionario tras su participación en el Energy Innovation Forum 2019.

Lee: ¿Por qué Pemex tiene que importar crudo para sus refinerías?

El gobierno pretende lograr la llamada autosuficiencia energética en combustibles, es decir, que se puedan producir todas las gasolinas que se consumen dentro del país. Pero incluso llegando a un nivel de uso del actual sistema de seis refinerías de Pemex y la nueva planta que se espera construir en tres años, aún se requerirán de compras al exterior para abastecer al mercado, consideró Murrieta.

Lee: Pemex refina cada vez más combustóleo, un producto contaminante que nadie quiere

El Instituto coadyuva con Pemex y la Secretaría de Energía (Sener) para el diseño de la nueva refinería. La dependencia considera que sí tiene la experiencia suficiente para llevar acabo esta parte del proyecto, a través de la referencia de las tecnologías que se requiere, así como el análisis del mercado para sugerir a los mejores proveedores.

Publicidad

“Afortunadamente, después de esta crisis que aún pasamos, las capacidades de nuestras áreas de servicio, en recursos humanos y de investigación se mantuvieron”, dijo el funcionario, en referencia a los recortes en las diferentes áreas del Gobierno federal.

Lee: Pemex le apuesta al corto plazo y reduce la inversión en exploración

El directivo del IMP reconoció que también deberán analizar las opciones de Pemex para colocar el combustóleo que va a generar al elevar la refinación, y que va a requerir que una parte se pueda consumir por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). “Existe el desarrollo que tiene GE en turbinas para la generación de energía eléctrica, que puedan quemar directamente el combustóleo”, dijo Murrieta.

Lee: La oficina de la presidencia pide luz verde a la inversión privada en energía.

La nueva refinería enfrenta retos más allá de su costo y tiempo de construcción, como la disponibilidad de crudo por parte de Pemex para que tengan material para refinar. Pero el funcionario considera que si las proyecciones de la petrolera nacional se mantienen, para elevar la producción de crudo a 2.4 millones de barriles será suficiente para la capacidad adicional que viene.

Pemex espera levantar en dos años la refinación de productos de 612,000 a 1.06 millones de barriles promedio diario. La compañía estima que requerirá entre 150 a 200 millones de dólares para la rehabilitación de cada una de las seis refinerías. Tras la construcción de la refinería de Dos Bocas, se elevará la capacidad total de la compañía de 1.64 a 1.98 millones de barriles promedio diario; mientras que la producción de refinados se elevará a entre 1.38 a 1.51 millones de barriles diarios.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad