Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

Tres alternativas a la empresa estatal para garantizar la conectividad

La Red Compartida, Telecomm y una revisión a los precios del espectro radioeléctrico pueden evitar que el gobierno recurra a la creación de una empresa estatal para dar conectividad.
Global network concept.
Más conectividad. Los especialistas desestiman que una empresa estatal sea la clave para llevar mayor conectividad al país.

Que toda la población se pueda conectar a internet no es una tarea sencilla y el gobierno quiere acelerar el proceso con la propuesta de lanzar una empresa estatal que supla a los operadores que “buscan nada más el negocio”, según palabras del presidente Andrés Manuel López Obrador. El objetivo final es que haya conectividad en pequeñas comunidades.

Sin embargo, los analistas observan que desde el gobierno federal se pueden fortalecer tres aspectos antes que lanzar una empresa paraestatal: el organismo público descentralizado Telecomunicaciones de México (Telecomm), la Red Compartida y la revisión de los pagos por derechos anuales de uso del espectro radioeléctrico .

“Esa figura (la empresa estatal) ya está prevista en la ley, que las redes mayoristas del estado puedan prestar servicios minoristas en aquellos lugares donde no lleguen otros proveedores. Telecomunicaciones de México incluso lleva conectividad a aquellos lugares remotos que no la tienen”, señaló Gabriel Contreras, comisionado presidente del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) al término de un evento sobre gobernanza de internet.

Lee: En sus marcas, listos… ¡5G! Así se preparan los operadores

5G: La revolución en velocidad de la tecnología inalámbrica

Publicidad

Aunque el origen de Telecomm fue Telégrafos Nacionales, que se encargaba de la comunicación vía telegrama, hoy este organismo público descentralizado también da servicios de conectividad vía satélite en zonas geográficas donde los servicios de mercado fallan y brinda telefonía rural por satélite, internet en 5,000 Centros Comunitarios Digitales y renta de espacios para servicios administrados de cómputo.

El presidente López Obrador afirmó que solo en cabeceras municipales y ciudades hay conectividad, pero la Red Compartida es la alternativa para llegar al 92.2% de la población. Este proyecto, del que está a cargo tras licitación Altan Redes, tiene como objetivo brindar conectividad para poblaciones pequeñas que no tienen el servicio siendo un proveedor mayorista. De hecho, entre las previsiones de Isabel Prieto, directora corporativa de Altán Redes, se encuentra acelerar su meta de conectividad para este año.

“Hay negocio donde no hay conectividad, la gente está tan ávida de tener conectividad que cuando llegas con una solución de movilidad o de internet fijo hay mucha demanda por la escasa conectividad que hay”, afirmó Prieto en entrevista con Expansión. Altán Redes vende los servicios mayoristas a operadores locales, que también pueden ser aliados del gobierno.

Lee: Este es el impuesto que le pone piedritas a las telecom en México

La Red Compartida es un proyecto federal que opera el consorcio Altán Redes y tiene como compromiso de contrato cubrir con su red de telecomunicaciones móviles al 92.2% de la población para enero de 2024. Su modelo de negocio es brindar telefonía e internet al mayoreo a empresas que lo llevan a consumidores finales. Otra forma de aprovechar el espectro es a través de microempresas que da servicios inalámbricos de internet (WISP, por sus siglas en inglés) a través del espectro libre -que no requiere licitación- y que eventualmente también pueden ser clientes de la Red Compartida u otros concesionarios.

“Los operadores WISP (proveedores de internet inalámbrico) están llegando a las zonas más alejadas, son microempresarios de las localidades que hacen servicio comercial que tiene un alcance social. (Antes de) hacer una empresa pública porque no llegan concesionarios grandes (a zonas rurales), hay otras empresas pequeñas que sí hacen un trabajo de cobertura social. La Red Compartida no lleva el servicio al usuario final sino este tipo de operadores”, apuntó Rolando Guevara, presidente del comité legal y de relaciones con gobierno de la Asociación de Proveedores de Internet Inalámbrico (Wisp Mx).

La propuesta de creación de una paraestatal que brinde conectividad a las telecomunicaciones puede caer en riesgo de ser un monopolio en ciertos estados, consideró Jesús Romo, analista de Telconomia. "La paraestatal es un esquema poco creativo y técnicamente limitado porque esa paraestatal no puede proveer todas las tecnologías de conectividad y tal vez no tenga presencia a nivel nacional sino en dos o tres estados y actuaría como monopolio solo ahí (donde otras no dan el servicio) por lo que debería tener una regulación asimétrica (especial)", dice Romo.

Sobre el espectro radioeléctrico -porción atmosférica donde viajan las señales de telecomunicaciones móviles- diversos analistas y estudios señalan que su pago de derechos anuales es muy elevado y debe revisarse para incentivar la inversión en cobertura. “(El presidente) puede hacer un intercambio: bajar el precio el espectro radioeléctrico por obligaciones de cobertura en áreas rurales y conurbadas”, explica Jorge Negrete, socio fundador de Digital Policy & Law.

Por otro lado, analistas de la consultora The Competitive Intelligence Unit (CIU) llaman a la memoria en cuanto a operación de paraestatales. “El estado nunca ha tenido la capacidad de operar de manera óptima las empresas, lo hemos visto con Telmex y con Satmex, empresas que terminaron ‘tronando’ y se tienen que vender porque no tienen la capacidad de manejarlas. Ese proyecto (la empresa estatal) no es una inversión de una sola vez (...) es regresar a las prácticas de gobierno de los 70 que han sido fallidas”, dijo Gonzalo Rojon, socio director de CIU.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad