Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Golpe a Pemex: para Fitch, sus bonos son 'basura'

La agencia pone a la petrolera nacional en el área de los bonos basura, y es la primera de las tres grandes en llevarla a este nivel. Moody's cambia su perspectiva de estable a negativa.
jue 06 junio 2019 02:46 PM
Problemas para Pemex
La baja en la calificación agravará la situación de la petrolera.
Édgar Sígler
@edgarsigler

La calificadora de riesgo Fitch redujo en un escalón la nota de Pemex, lo que pone a la deuda de la compañía fuera de la zona conocida como de grado de inversión y dentro del área de los bonos basura. El anuncio vino precedido del cambio de Moody’s de estable a negativa en la perspectiva de la petrolera nacional.

La acción de Fitch se da luego de reducir la nota soberana de México en un escalón este miércoles. La nota de Pemex pasó de BBB- a BB+, el primer escalón donde se pierde el valioso grado de inversión.

La agencia considera que, a pesar de los esfuerzo de la administración para reducir costos y recibir “moderadas” ayudas fiscales, la situación de la petrolera nacional puede seguir deteriorándose.

Publicidad

Se convierte así en la primera de las tres grandes calificadoras, junto a Moody’s y S&P, en bajar la calificación de Pemex hasta el grado especulativo. La agencia, que dejó la nota con perspectiva negativa, tiene una calificación de “ccc” en su análisis independiente de Pemex, es decir, seis escalones por debajo. Esta nota sólo es un referente de cómo sería el perfil de riesgo de Pemex sin considerar el respaldo del gobierno.

Moody’s, con visión negativa

Poco antes de la decisión de Fitch, Moody's modificaba también su perspectiva, de estable a negativa, debido a la continua declinación de las reservas petroleras de la empresa, además de la visión negativa que tiene la agencia sobre que la cantidad de inversiones que se destinarán a estas tareas resultarán insuficientes para frenar la caída en el corto plazo.

Publicidad

“A pesar de los planes de la administración de incrementar las inversiones y del gasto en mantenimiento para 2019 y 2020, para estabilizar y luego incrementar la producción de crudo, Moody’s considera que la tasa de reemplazo de las reservas se va a ir rezagando y, por tanto, la vida de las reservas de Pemex seguirá declinando”, explica la agencia.

La calificadora también dice que existe incertidumbre sobre los retos para construir la nueva refinería de Dos Bocas, pues considera que los costos y los tiempos en que se planean por parte del gobierno de Andrés Manuel López Obrador son difíciles de cumplir.

Moody’s califica a Pemex con un Baa3, el último escalón antes de caer de la zona de grado de inversión.

Pemex, un riesgo extremo

La agencia también ha tomado en cuenta los esfuerzo del gobierno para reducir cotos, ganar eficiencias, los ahorros del combate al robo de combustibles y la ayuda de la administración a través de la bajada en impuestos y otros apoyos. Pero incluso con esta mezcla de medidas, Moody’s no cree que pueda generar las utilidades suficientes para evitar el declive de las reservas petroleras de la compañía.

“Moody’s aún pronostica que Pemex generará un sustancial flujo de efectivo negativo en 2019 y 2020 asumiendo un precio de la mezcla mexicana de crudo de 55 dólares”, explica la agencia.

Publicidad

La calificadora toma en cuenta que la petrolera mexicana tiene un gran apoyo por parte del gobierno, lo que le permite mantenerse en una escala muy superior en cuanto a su nota; porque sin tomar en cuenta este soporte, la calificación de la compañía cae.

En un ejercicio hipotético que presenta la agencia para medir el riesgo de la compañía, y en el que no toma en cuenta este apoyo, rebajó su calificación de b3 a caa1. Es decir, siete escalones por debajo de su calificación actual, en una zona en la que se conoce a los bonos como 'basura'. La nota oficial de Pemex está aún en la zona de grado de inversión.

La administración de López Obrador ha puesto cerca de 90,000 millones de pesos para apoyar a la compañía en los últimos meses , con el fin de que pueda hacer frente a sus obligaciones financieras que, a finales del año pasado, sumaban cerca de 106,000 millones de dólares (mdd). Pero las agencias calificadoras han visto con recelo la política pública que ha seguido el actual Gobierno en materia energética, con el freno de las rondas petroleras y la construcción de la nueva refinería.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad