Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La quiebra de la agencia de viajes Thomas Cook afectaría a 600,000 turistas

La compañía necesita reunir 250 millones de dólares para continuar con sus actividades y evitar que el gobierno británico intervenga para traer a los vacacionistas de vuelta a casa.
dom 22 septiembre 2019 03:05 PM
thomas-cook.jpg
De quebrar, los 22,000 colaboradores que tiene la compañía en todo el mundo se quedarían sin empleo, de los cuales 9,000 son de Reino Unido.

La agencia de viajes británica Thomas Cook, que este domingo celebra un consejo de administración decisivo, intenta evitar declararse en quiebra, la cual afectaría a 600,000 turistas.

De acuerdo con la agencia de noticias AFP, la compañía presentó un plan de reestructuración en el que el conglomerado chino Fosum tomaría el control de sus actividades de turoperador, mientras que los acreedores de algunas empresas —entre ellas los bancos RBS, Barclays y Lloyds— se quedarían con la firma aérea.

Publicidad

Pero los 1,120 millones de dólares que prometieron no son suficientes, por lo que Thomas Cook necesita recaudar 250 millones de dólares para continuar con sus actividades. De declararse en quiebra, el gobierno de Gran Bretaña deberá devolver a los vacacionistas a sus casas.

Según AFP, la agencia de viajes está convenciendo al gobierno de aportar fondos. Pero el ministro de Asuntos Exteriores descartó esa idea.

“No intervenimos sistemáticamente con el dinero de los contribuyentes cuando los negocios se hunden, a menos que haya un buen interés nacional estratégico”, dijo Dominic Raab a la cadena de televisión BBC, añadiendo que había planes para evitar que alguien se quedara varado.

Thomas Cook, que tiene unos 22,000 empleados en todo el mundo, 9,000 de ellos en el Reino Unido, ha estado luchando por su supervivencia después de que sus acreedores amenazaran con cancelar un acuerdo de rescate que ha estado en proceso durante meses.

¿Qué pasa en caso de quiebra?

Si Thomas Cook se pone bajo el régimen de quiebra de Gran Bretaña, la primera consecuencia es que las actividades del grupo tendrán que cesar de inmediato.

Sus agencias de viaje deberían cerrar, sus aviones dejar de volar y los colaboradores podrían perder sus empleos.

Publicidad

Luego habrá que nombrar varios administradores, probablemente procedentes de gabinetes de auditoría, para intentar buscar un comprador para la empresa, reestructurar la deuda o bien vender algunas actividades.

Además, los turistas tendrán que ser repatriados, lo que sería la mayor operación de este tipo en Gran Bretaña desde la Segunda Guerra Mundial. La repatriación podría necesitar un plazo de dos semanas, el tiempo máximo de las estancias que comercializa Thomas Cook.

¿Quién se encargaría de la repatriación?

La repatriación sería organizada por la Autoridad Británica de la Aviación Civil (CAA), como ya se hizo en el caso de la quiebra en octubre de 2017 de la compañía aérea británica Monarch.

El costo de la operación alcanzaría a centenares de millones de libras, unos 600 millones sólo en el Reino Unido.

La CAA tiene previsto un plan de urgencia, llamado "Matterhorn", inspirado en el nombre de una operación de bombardeos estadounidenses contra fuerzas japonesas durante la Segunda Guerra Mundial.

Publicidad

¿Como proteger los derechos de los turistas?

Thomas Cook asegura a sus clientes británicos que están protegidos por la llamada garantía ATOL.

Este sistema, que emana de una directiva europea, está gestionado por la CAA y se aplica a los turistas que hayan comprado un viaje todo en uno (paquete), con vuelos y hotel incluidos.

Los turistas que ya estén de vacaciones podrán terminar su estancia y luego volver en vuelos de otros compañías. A los que todavía no se fueron les devolverán su dinero o les propondrán otras vacaciones.

La directiva europea de viajes 'todo en uno' ('Package travel directive') se aplica para los demás países de la Unión Europea, que podrán beneficiarse de garantías o fondos locales de reembolso.

Cada viaje organizado alimenta un fondo de garantías, que sirve en casos de emergencia como sería la quiebra de Thomas Cook.

El CAA asegura que hará todo lo posible para devolver a los turistas a sus casas el día previsto, pero volando en otras compañías aéreas.

Los viajeros que compran sólo billetes de avión de Thomas Cook no están cubiertos por el sistema ATOL, pero pueden reclamar a sus compañías de seguro o de tarjetas de crédito.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad