Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

"Las empresas integradas en la economía circular tendrán mayores oportunidades"

PetStar, la planta de reciclaje de PET grado alimenticio más grande del mundo, destaca el valor de la economía circular y la innovación que implantó entre sus trabajadores: el pasaporte médico.
vie 30 octubre 2020 03:06 PM
PetStar
A pesar de la pandemia, la empresa siempre siguió operando por ser considerada actividad económica esencial.

Durante el periodo en que la mayoría de las empresas tuvieron que detener sus negocios, sólo unas pocas siguieron operando al ser consideradas "actividades económicas esenciales". Una de ellas fue PetStar, una empresa que pertenece al sistema Coca-Cola —sus accionistas son Coca-Cola de México y las embotelladoras Arca Continental, Bepensa, Corporación del Fuerte, Corporación Rica, Embotelladora del Nayar y Embotelladora de Colima—, y que maneja la planta de reciclaje de PET grado alimenticio (el plástico de las botellas) más grande del mundo. "Somos un referentes de éxito en economía circular", afirma Alfredo Arzaluz, director de Capital humano y Legal de Petstar.

Sin embargo, el sello de "actividad esencial" fue un arma de doble filo: por un lado, ayudó a mantener las operaciones y superar la crisis en una época muy complicada; y por otro, obligó a implantar numerosas medidas de seguridad para evitar contagios entre sus empleados y proteger su salud. Nos cuenta los detalles el ejecutivo de la compañía —una de las Súper Empresas 2020 de Expansión— en esta entrevista.

Publicidad

Cuando estalló la pandemia, ¿qué hicieron en la empresa?

A partir del mes de marzo, nosotros estructuramos un plan comandado por nuestro director general y todo el equipo directivo, con el objetivo prioritario de cuidar la seguridad y la salud de nuestros colaboradores. Realizamos un plan de contención y recomendaciones para nuestro personal e hicimos una identificación de los riesgos que pudieran afectar a nuestra gente en el desempeño de sus actividades.

Siguiendo las recomendaciones de las autoridades, atendimos a los grupos que estaban en vulnerabilidad y los pusimos en sus casas para el resguardo de su salud, garantizando sus pagos y sus condiciones laborales al 100%.

Y establecimos un 'pasaporte de la salud', que ha sido muy exitoso y es una acción que incluso hemos compartido directamente con Coca-Cola. Consiste en un seguimiento a la salud de forma prioritaria con los grupos vulnerables. Es decir, nosotros identificamos dentro de los grupos vulnerables aquella gente que podría estar en una vulnerabilidad controlada, pero también los que están en una vulnerabilidad no controlada: es decir, que no tienen un seguimiento en su salud, en sus cuidados.

Con este pasaporte, que es una especie de cartilla donde llevas indicaciones de tu presión arterial, del cuidado de la diabetes, de tu peso, damos seguimiento a la gente que está en una condición de vulnerabilidad no controlada, para que mediante la atención de nuestros médicos y las recomendaciones de nutriólogos y otros especialistas en salud, puedan pasar a una situación de vulnerabilidad controlada. Nosotros, como empresa, podemos hacer un seguimiento de estos casos para que la gente se cuide, pero obviamente el colaborador es el principal responsable de su cuidado.

¿Qué otras acciones adoptaron?

También hemos hecho una serie de programas y clases en línea enfocados a cubrir aspectos emocionales, alimentación sana, el cuidado de su salud... Y algo muy importante es que hicimos además una serie de acciones con nuestra cadena de proveedores del material de las botellas que nosotros acopiamos en el mercado, que básicamente son los pepenadores, a quienes denominamos socios acopiadores, y a quienes hemos acompañado con una serie de comunicados, de asesorías, de mensajes de nuestro director general, para que sus operaciones sean seguras.

Estamos hablando de cerca de 24,000 pepenadores, y pudimos donarles una gran cantidad de caretas y despensas, en colaboración con algunos de nuestros accionistas, además de más de 200,000 caretas para el sector salud. Hemos buscado promover el respeto de los derechos humanos, no sólo con nuestros colaboradores, sino con la sociedad en general y colaborando con el gobierno para poder salir adelante en este tema tan complejo.

Publicidad

Con estas acciones, ¿han logrado evitar contagios? ¿Qué resultados han obtenido?

Como empresa, no hemos estado exentos de gente que desafortunadamente se ha contagiado, pero tenemos un control muy estricto de la parte de seguridad. Todo el equipo directivo nos reunimos todos los días para darle continuidad al negocio, revisar los casos de personas que pudieron haberse contagiado o gente que está sospechosa, y afortunadamente no hemos tenido ningún deceso en la organización. Hemos tenido gente contagiada, sí, pero toda ella se ha podido recuperar.

Tenemos un protocolo muy estricto de trazabilidad. Ante cualquier síntoma, inmediatamente hacemos el análisis, lo ponemos como un caso sospechoso, lo ponemos en cuarentena mientras tenemos la definición del resultado, y si es un contagio está fuera de la organización el tiempo establecido por la Secretaría de Salud. Creo que nos hemos excedido en la parte de las pruebas para no tener contagios internos. Algo que nos marcamos desde un inicio fue evitar que hubiera contagios dentro de nuestra organización.

Cuando ya por fin tengamos vacuna y volvamos a la "verdadera normalidad", ¿cuáles son sus planes?

PetStar es un referente de éxito en Economía Circular, y buscaremos seguir siéndolo. Somos referente a nivel mundial en el acopio y reciclaje del PET, tenemos un modelo muy innovador de negocio y propiciamos la movilidad de más de 24,000 recolectores y recuperadores de residuos a través de un modelo de acopio inclusivo, con lo que generamos valor social.

También generamos valor ambiental, porque estamos evitando cerca del 93% de la emisión de gases de efecto invernadero comparado con la producción de resina virgen. Estamos contribuyendo a una campaña global de parte de Coca-Cola, que se llama 'Un mundo sin residuos', que básicamente busca que para el año 2030 se recolecten el 100% de los envases que Coca-Cola pone en su mercado, asegurando que este 100% sean envases reciclables y fabricando con ello botellas que en promedio contengan un 50% del contenido reciclado. Es una súper meta que tiene Coca-Cola y nosotros estamos trabajando de la mano con ellos. Y tenemos proyectos muy ambiciosos como neutralizar nuestra huella de carbono y nuestra huella hídrica para el año 2021, y desde luego con esto ser una empresa cero residuos.

Finalmente, generamos un valor económico: brindamos un empleo directo a cerca de 1,200 personas, contamos con la planta de reciclado de PET grado alimenticio más grande del mundo, y somos líderes en América Latina en acopio del PET con un 56%, que es un porcentaje muy similar al de la Unión Europea.

¿La economía circular será el modelo de negocio del futuro? ¿Hacia allá vamos?

Como país hemos avanzado mucho, pero tenemos que entender que nuestros esquemas de producción y consumo tienen que ser diferentes. Enfrentamos un gran compromiso con los retos ambientales, como el cambio climático y la contaminación plástica, y por eso estamos adheridos a las decisiones de los objetivos de desarrollo sostenible de parte de la ONU. Las empresas que estamos insertadas en una economía circular tendremos mayores oportunidades que las compañías que no entiendan esta nueva condición de fabricación y de consumo, que no generen un valor social y ambiental.

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad