Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#Recuento2020: La mayor crisis del turismo en México explicada en 5 gráficos

México ha recuperado poco más de la mitad de sus turistas extranjeros, aunque algunos segmentos permanecen varados, como el de cruceros.
mié 23 diciembre 2020 05:00 AM
Turismo
Entre enero y octubre, México había perdido más de 10.6 millones de turistas extranjeros.

2020 quedará marcado como una de las épocas más críticas en la historia del turismo en México. La pandemia de COVID-19 llevó a mínimos a todos los indicadores de la industria, desde la entrada de viajeros y su gasto en el país, hasta los niveles registrados en segmentos específicos como los hoteles y cruceros.

Aunque algunos destinos como Cancún, Los Cabos y Puerto Vallarta han recuperado viajeros, incluso saturando los aeropuertos en determinadas épocas, como el cierre de año, el país en conjunto aún está lejos de alcanzar los niveles de turismo previos a la pandemia, con casos críticos para entidades que han regresado al semáforo epidemiológico rojo, como la Ciudad de México.

Publicidad

1. El lento regreso del turismo extranjero

Antes de la propagación del coronavirus en México, el turismo extranjero –medido por los flujos de turistas de internación, que permanecen al interior del país– venía dando buenas señales.

En enero de este año, entraron más de 2 millones de viajeros internacionales, un crecimiento de 5% respecto al mismo periodo de 2019, y para febrero esta alza se aceleró a 8%. Sin embargo, a partir de marzo el turismo comenzó a resentir el cierre de fronteras en varios países, y para abril, el país había perdido 95% de sus viajeros.

2. Una recuperación mixta

Entre los principales destinos para el turismo extranjero, esta caída comenzó a reflejarse de manera inmediata. En destinos de playa emblema del país, como Cancún y Los Cabos, el éxodo de turistas internacionales comenzó a mediados de marzo, y en abril y parte de mayo, varios hoteles y restaurantes permanecían cerrados, y los que pudieron abrir, vacíos.

Debido al cierre de otros destinos como Europa, México se ha convertido en una de las pocas alternativas para turistas estadounidenses, lo que ha llevado a Cancún y Los Cabos –dos de los mayores receptores de este segmento– a recuperar turistas a un mayor ritmo que algunas urbes como la Ciudad de México.

3. La parálisis hotelera

Entre enero y octubre, los hoteles mexicanos han perdido más de 39 millones de huéspedes, equivalente a un 56% menos usuarios que los atendidos en el mismo periodo de 2019.

Parte de esta caída se explica por una fuerte disminución de la demanda en algunos destinos, donde nuevamente las ciudades son menos favorecidas por el cierre de atracciones clave, como museos, conciertos y congresos. Otra razón ha sido el límite que se ha impuesto a los hoteles, que no pueden permanecer llenos para evitar aglomeraciones, lo que ha arrastrado la ocupación promedio desde un 60% entre enero y octubre de 2019, hasta 25.6% en el mismo periodo de este año.

Publicidad

4. Cruceros, en agonía

Mientras las aerolíneas y los hoteles han podido mantenerse operativos por ser consideradas actividades esenciales, este no ha sido el caso de los cruceros. Desde abril, el país no ha recibido ninguna embarcación turística, y este segmento –que tuvo un inicio de año prometedor– se vino abajo de la noche a la mañana.

Los cruceros han perdido alrededor de 4.5 millones de pasajeros entre enero y octubre, con un impacto devastador en destinos que dependen de este segmento, como Cozumel y Majahual, en Quintana Roo, y Ensenada, en Baja California. Aunque la Secretaría de Turismo (Sectur) ha informado que los cruceros regresarían al país para noviembre, aún no hay información para saber a qué niveles retornaron.

5. Pérdidas millonarias

La crisis de la industria turística se ha traducido en pérdidas millonarias para México. La entrada de divisas ha tenido un avance más lento que los flujos de turistas, con las caídas más críticas en el turismo de internación, que, hasta octubre, se mantenían en más de 53% respecto a 2019.

Pese a esto, las caídas del indicador de divisas han desacelerado de manera consistente desde que entró la pandemia, sobre todo en segmentos como el turismo de internación fronteriza, donde el gasto total ya es 22.3% menor al de 2019.

Publicidad
Publicidad
Publicidad