Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Los proveedores de autopartes también preparan la llegada de los eléctricos

La producción de modelos eléctricos alcanzará los 35 millones de unidades para 2030, un aumento exponencial desde las tres millones producidas en 2020. Esto representa un desafío para los proveedores.
mié 26 mayo 2021 05:00 AM
Cadena de suministro automotriz
Con casi todos los fabricantes de vehículos expandiendo su producción de vehículos eléctricos, la demanda de piezas nuevas ha presentado nuevos desafíos para los proveedores.

La última fábrica de máquinas de escribir cerró en 2011. Una década atrás, las ventas de la firma india Godrej and Boyce empezaron a bajar. Las teclas solo eran compradas por coleccionistas o viejos escritores negados a adaptarse a las computadoras. La empresa se negó a evolucionar y finalmente la fábrica cerró, igual que otras decenas de proveedores que se resistieron al cambio tecnológico.

“Puedes ser el mejor produciendo un componente, por ejemplo, la tecla de una máquina de escribir, pero si no eres capaz de entender hacia dónde va la industria en la que estás, inevitablemente quebrarás algún día”, dijo hace cinco años Leopoldo Cedillo, entonces director y presidente general de Metalsa.

Desde entonces la empresa ya vislumbraba que la llegada de los vehículos eléctricos a las líneas de producción generaría grandes cambios para la cadena de proveeduría. Y no estaba equivocada.

Publicidad

Hoy, con casi todas las armadoras expandiendo su producción de vehículos eléctricos, la demanda de piezas nuevas ha presentado nuevos desafíos para los proveedores.

Deloitte pronostica que la producción de vehículos eléctricos alcanzará los 35 millones de unidades para 2030, un aumento exponencial de los tres millones producidas en 2020. Aunque los vehículos eléctricos tienen menos piezas, requieren más componentes electrónicos y una batería de alta capacidad.

Para Metalsa el reto es claro: la compañía hace chasises, que es la estructura que soporta el motor y la transmisión, pero si los nuevos modelos ya no van a tener motor, sino baterías, y éstas en lugar de ir enfrente, estarán sobre el piso del vehículo, inevitablemente habrá cambios en el diseño y el tipo de materiales de las estructuras.

Para entender las características que deberían tener los chasises del futuro, hace cinco años, Metalsa decidió desarrollar un prototipo de una pickup eléctrica. Solicitó fondos del Conacyt para financiar parte de este proyecto de un millón de dólares. “Desde hace muchos años hemos estado estudiando la posible electrificación de automóviles… Era cuestión de tiempo para que sucediera y creo que hoy tenemos una buena posición para participar en estos proyectos", dice Jorge Garza, director general de Metalsa.

"Mientras esto vaya evolucionando vamos a hacer líneas de producción que puedan acomodar ambos tipos de componentes, tanto para vehículos de combustión como para eléctricos. Esto significa que vamos a tener que invertir en nuevas líneas y sostener las actuales", añade.

Un proceso similar enfrenta Nemak, que fabrica cabezas de motor de aluminio y que también ha trabajado para adaptarse al cambio. “Seguramente seguirán haciendo cabezas de motor por varios años más, pero ya también están haciendo charolas de aluminio para las baterías de litio y otros componentes para los vehículos eléctricos”, cuenta Manuel Montoya, director del Clúster Automotriz de Nuevo León, del que Nemak y Metalsa son miembros.

Publicidad

En México hay más de 700 plantas de proveedores Tier 1 que abastecen a unas 35 plantas de vehículos, tanto ligeros como pesados. "Algunos ya están haciendo una migración para participar tanto en el ensamble de vehículos a gasolina como en el de eléctricos Eso es algo que eventualmente todos los proveedores tendrán que hacer para seguir en esta industria", cuenta Montoya.

El tiempo de vida de una empresa es cada vez menor: hace cinco décadas era de 60 años, ahora es de 10 años y en un par de años serán cinco. "Dependerá de la capacidad que tengan las empresas de adaptarse o incluso adelantarse a los cambios tecnológicos", dice Manuel Valdés, CEO de Questum, división automotriz del Grupo Quimmco.

Para 2025, más de 350 modelos de autos eléctricos deben estar en el mercado global. En México, Ford ya produce modelos eléctricos, mientras que General Motors lo hará a partir de 2023. Empresas mexicanas como Zacua y Questum también han incursionado en la producción de modelos a baterías en el país.

“Hay muchos retos por delante, pero también vemos una enorme oportunidad en el desarrollo de estos nuevos vehículos”, añade Valdés, quien también es el presidente del Clúster Automotriz de Nuevo León. “Nuestro plan es preparar a nuestra proveeduría para que tengan la capacidad de poner los componentes que requerirán este tipo de vehículos y no quedarnos observando el cambio tecnológico. Si no lo hacemos nosotros alguien más lo hará”, concluye.

Con información de Rosalía Lara

Publicidad
Publicidad
Publicidad