Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La carrera contrarreloj de las farmacéuticas da frutos

Los focos se voltearon hacia la industria farmacéutica en busca de un rayo de luz, en forma de vacuna, para salir del túnel. Y los mercados respondieron bien a su esfuerzo.
mar 22 junio 2021 05:01 AM
Vacunas contra el covid-19
Las empresas ya crearon una vacuna y ahora lidian con la aparición de nuevas variantes de covid-19.

En pocos meses, el mundo aprendió cómo se desarrolla una vacuna, cómo son los protocolos para que sea aprobada por las autoridades sanitarias o cómo se hacen los ensayos. Es el mismo tiempo, contrarreloj, con el que las farmacéuticas han tratado de dar una solución con la que plantar cara al coronavirus.

En Pfizer, la maquinaria empezó a trabajar pronto. “En febrero, junto a BioNTech (la empresa de biotecnología con la que fabrica la vacuna), estábamos desarrollando productos clínicos y medicamentos. En marzo decidimos aprovechar la investigación tecnológica con la que ya contábamos para otros procesos de inmunización (como el de la gripe) para encontrar una solución al covid-19”, explica Constanza Losada, directora general de Pfizer México. A la vez, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la enfermedad como pandemia.

La rapidez ha sido la norma en el proceso. En julio del año pasado, la firma ya se encontraba en la fase 3 del desarrollo, explicó en un encuentro con medios, el pasado abril, Alejandro Cané, líder de Asuntos Científicos y Médicos para América del Norte de la farmacéutica. En ese momento, la empresa inició conversaciones con varios gobiernos y nueve meses después ya había logrado completar los procesos regulatorios para la aprobación de la vacuna, que estuvo disponible en diciembre del año pasado en Estados Unidos y en otros países durante los dos primeros meses de 2021.

Publicidad

“La pandemia nos obligó a pensar fuera de la caja, no solamente a nosotros como manufactureras y desarrolladores de vacunas, sino a las autoridades regulatorias con las que hemos trabajado en todo el mundo en forma abierta y continua, compartiendo la información en tiempo real. De manera tal que nos permitió, por un lado, acortar ese periodo regulatorio de evaluación y también hacer un esfuerzo de investigar e invertir a riesgo, es decir, comenzar muchas veces a producir la vacuna aun antes de finalizado el estudio clínico”, señaló el directivo.

La llegada a México

Losada asumió el liderazgo de Pfizer México en abril de 2020. Ser la primera mujer en tomar las riendas de la farmacéutica en el país significó mucha responsabilidad, no solo porque, automáticamente, se convirtió en un ejemplo a seguir para otras mujeres que aspiran a posiciones de alta dirección en la industria, sino porque los reflectores globales se centraron en ella al ser el puente comunicativo entre la compañía y el gobierno mexicano.

La ejecutiva dice que el país es uno de los más importantes para las operaciones de Pfizer en el mundo, por lo que se convertía en un mercado ideal y prioritario para iniciar el proceso de vacunación. “Una vez que tuvimos aprobada la vacuna y ya con dosis listas empezamos conversaciones con México. Fue uno de los primeros gobiernos con los que hablamos a nivel global. Queríamos traer lo antes posible la vacuna al país”, precisa.

El 23 de diciembre de 2020 llegó a México, desde Bélgica, el primer cargamento de vacunas Pfizer- BioNtech. Fue la primera vacuna que se recibió en el país. Un día después, María Irene Ramírez, la jefa de enfermeras del hospital Rubén Leñero de la Ciudad de México, recibió la primera dosis a nivel nacional y, al mismo tiempo, se convirtió en la primera persona de América Latina en ser inmunizada con la vacuna de la biofarmacéutica.

La segunda vacuna que se ha aplicado en México es la de AstraZeneca-Oxford , que fue diseñada por la universidad inglesa y el laboratorio anglo-sueco. Esta vacuna generó muchas esperanzas al ser más fácil de almacenar, pues, a diferencia de la Pfizer-BioNtech, que debe mantenerse a una temperatura de -70 grados centígrados, la de AstraZeneca puede almacenarse desde 2 hasta 8 grados durante al menos seis meses. Además, la firma llegó a un acuerdo con la Fundación Slim para que el antígeno se produzca en Argentina y se envase en México.

Por eso la noticia de que varios países europeos interrumpieron, provisionalmente, la administración de la vacuna debido a la aparición de coágulos y sangrado en algunos pacientes, fue un golpe. En México, se registraron los primeros casos en abril. Pese a esto, las autoridades locales aseguraron que estos eventos eran muy raros, por lo que se continuaría utilizando. Incluso, el presidente Andrés Manuel López Obrador recibió la vacuna de AstraZeneca para brindar confianza a la población.

Publicidad

Hasta el 9 de mayo de 2021, México ha recibido más de 27 millones de dosis, de las cuales 10.6 millones son Pfizer-BioNtech y más de 4.6 millones, AstraZeneca- Oxford. En el país se han aplicado 21.3 millones de vacunas, según datos de la Secretaría de Salud.

¿Una nueva imagen?

La visibilidad que ganaron las farmacéuticas cuando anunciaron su participación en la elaboración de la vacuna tuvo consecuencias positivas. Desde que el covid-19 fuera declarado pandemia, las acciones de AstraZeneca han subido 11% y las de Pfizer, 16%.

Ambas compañías (así como el sector farmacéu- tico en general) también fueron percibidas de una manera diferente en el ranking de ‘Las 100 empresas con mejor reputación en México 2020’, elaborado por el Monitor Empresarial de Reputación Corporativa (Merco). “Toda la industria tuvo un crecimiento en sus posiciones, las empresas fueron mejor valoradas que el año anterior en rubros como la ética, la responsabilidad social y la innovación”, explica Itzel Torres, directora general de Merco México.

En 2020, Pfizer lideró el top 10 del sector farmacéutico en el ranking por octavo año consecutivo. En el listado general, subió tres posiciones, del lugar 18 al 15. AstraZeneca se ubicó en la sexta posición del ranking por industria.

Losada dice que tener protocolos de seguridad establecidos desde antes de la pandemia e iniciar su transformación tecnológica y digital en 2018 les ha permitido afrontar con mayor facilidad la contingencia. “Ya teníamos una estrategia clara a nivel global y en México, lo único que sucedió ahora fue la aceleración de nuestros planes”, dice la directora de Pfizer.

Víctor Paredes, director general de la agencia de comunicación Neuma, que tiene entre sus clientes a Pfizer y a Sanofi, asegura que las farmacéuticas lograron volverse visibles ante una sociedad que no necesariamente entendía su labor. “La gente se dio cuenta de que se trabaja para salvar la vida de las personas. Esto cambió la percepción”, comenta el directivo.

Las empresas han tenido que avanzar y evolucionar conforme la pandemia lo ha demandado. Ya crearon una vacuna, ya inmunizaron a un porcentaje de la población y ahora lidian con la aparición de nuevas variantes del covid-19. Esto las está obligando a mantener al día sus investigaciones. “La molécula de ARN mensajero, que es parte de nuestra vacuna, es muy pequeñita y muy fácil de modificar y en pocos días podemos tener una vacuna formulada diferente para poder atender a una posible variante”,dijo Cané.

Paredes asevera que 2021 va a ser un año de muchísima interacción, aprendizaje y colaboración global entre las compañías. “Te das cuenta de que uno solo no va a poder aportar una solución”, confirma Sylvia Varela, presidenta de AstraZeneca México.

Publicidad
Publicidad
Publicidad