Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Bio Pappel: lo que la dueña de Scribe gana con su salida de la Bolsa

La empresa, que deja el mercado accionario, tiene planes para construir dos nuevas plantas que le permitan aprovechar el crecimiento del comercio electrónico.
jue 01 julio 2021 05:00 AM
BioPappel, que ha tenido una auge en la venta de papel corrugado, alista su desliste de la BMV. (iStock)
BioPappel, BioPappel, que ha tenido una auge en la venta de papel corrugado por el e-commerce, alista su desliste de la BMV. (iStock)duela de Scribe, alista su desliste de la BMV. (iStock)

Bio Pappel se suma al grupo de emisoras que hacen éxodo del mercado de valores. La decisión de la dueña de la marca Scribe fue impulsada por la baja valoración de sus títulos en los últimos años. Con su desliste, la compañía tendrá que buscar fuentes de financiamiento fuera del mercado accionario, lo que en opinión de los analistas, resultaría una mejor opción para la empresa que era poco valorada en el mercado de capitales.

“La salida de capitales no implica que se cierre al mercado de deuda, en donde ha participado más activamente. Siempre tiene la opción de financiamiento bancario y no debe tener grandes trabas al lograr mejorar su posición financiera para ser un cliente de riesgo aceptable para la banca”, afirma Carlos Hermosillo, analista bursátil independiente.

Publicidad

Hermosillo señala que, ante el poco movimiento en la compra venta de las acciones de Bio Pappel en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), el modelo de financiamiento en el mercado de capitales no tiene mucho sentido para la compañía, dado que no les permite una significativa captación de recursos.

Por ahora, Bio Pappel, la empresa de Miguel Rincón, tiene una estrategia definida: construirá dos plantas para atender el aumento en la demanda de empaques corrugados impulsada por el incremento del comercio electrónico. La primera, ubicada en Dallas, Texas, en Estados Unidos y la otra en Tizayuca, Hidalgo, en México.

El 80% de las ventas del primer trimestre de este año procedieron del segmento de papel café y empaque, lo que compensa la baja de ventas en el de papeles de impresión y escritura, que se vio afectado por clases en línea y el cierre de oficinas.

La papelera obtuvo un alza de 5.2% en sus ingresos de enero a marzo de este año, a 7,211 millones de pesos. Por el contrario, su flujo operativo decreció 5% a 1,201 millones, de acuerdo con los datos de su estado financiero.

“La empresa no se pierde mucho al salir de la Bolsa. A la compañía le ha ido bien aunque ha tenido resultados positivos en sus operaciones financieras y no veía beneficios al tener una oferta pública. Tiene algunos créditos contratados que le ponen restricciones, como fusionarse con un tercero y deben mantener el control de la compañía, y estas limitantes les restringen la ventaja de ser una empresa pública”, afirma Iván Santiago, director general y de inversiones de BlackBull Advisors.

Publicidad

Adiós inminente

El proceso para el desliste avanza. Enverlis, la empresa que los hermanos Miguel y Jesús Rincón Arredondo formaron para comprar Bio Pappel, presentó una segunda Oferta Pública de Adquisición (OPA) para adquirir las acciones que aún no posee de la compañía y concretar la salida de la Bolsa. Esta oferta subsecuente es para adquirir 7.5 millones de acciones que aún se encuentran en libre fluctuación en el mercado.

Por estas acciones, que equivalen al 2.6% por ciento del total de la empresa, Enverlis pagará 61.32 pesos por acción, por lo que podría desembolsar hasta 459.3 millones para concretar su objetivo.

Enverlis elevó su participación de 85.7a 97.4%, después de una primera OPA que se concretó en octubre pasado, en la que compró 34 millones de acciones a un precio de 26 pesos cada una. Para hacer el desliste, la empresa controladora debía poseer más del 95% de los títulos de la empresa.

El diferencial del precio por papel entre la primera y la segunda oferta de recompra está relacionado con las condiciones del mercado, en este caso, con el alza en cada uno de los títulos de Bio Pappel después de octubre pasado.

Bio Pappel cerró la jornada del 30 de junio con una alza de 0.67% a 50.90 pesos por papel, después de un repunte en el precio que tuvo un mínimo en su cotización el 10 de marzo de 2009, cuando cada acción valía 0.98 pesos.

“Ahora el futuro de la empresa dependerá de las condiciones económicas del país y va depender de su eficiencia de su generación de inventarios, de cómo manejan la deuda con sus proveedores y la eficiencia de su operación interna”, dice Santiago.

Publicidad
Publicidad
Publicidad