Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El outsourcing, la NOM-035 y el COVID-19 dan dolor de cabeza a las empresas

Son los tres factores que más preocupan a las compañías hacia el cierre del año. Las organizaciones no pueden evitar el cambio normativo ni los estragos que ha dejado la pandemia.
mié 25 agosto 2021 12:03 AM
Outsourcing, NOM-035 y COVID-19 preocupa a las empresas rumbo al cierre del año
El 36% de las compañías mantiene una actitud tradicional y espera convencer al menos a una parte de sus empleados para que regresen a las oficinas, según estudio.

Las empresas en México están en un escenario complejo. El COVID-19 modificó por completo las reglas del juego y lo que funcionó por muchos años para asegurar la rentabilidad de las organizaciones dejó de ser útil de un día para otro.

A los cambios de la pandemia se suman los legales: entró en vigor la NOM-035, que obliga a los centros de trabajo a identificar los factores de riesgo psicosocial como el estrés postraumático; se reconoció el teletrabajo como una nueva modalidad de empleo y se reformó el outsourcing para que solo se pudieran subcontratar los servicios especializados, ajenos a la actividad principal de la firma solicitante.

En esta ola de cambios y nuevas reglas sobre la mesa, las compañías tienen grandes desafíos y preocupaciones para el cierre del año. El estudio ‘El trabajo en México, rumbo al 2022’, en el que la empresa de software de recursos humanos Worky encuestó a su base de clientes, revela que lo que más inquieta a los empresarios mexicanos es la tercera ola del COVID-19, el flujo de caja, el cambio normativo y la gestión del talento.

Publicidad

En lo que respecta a la pandemia, cinco de cada diez empresas temen que ésta continúe siendo un freno en la rentabilidad de los negocios. Y aunque reconocen los beneficios del home office, el 36% de las compañías mantiene una actitud tradicional y espera convencer al menos a una parte de sus empleados para que regresen a las oficinas.

Carlos Marina, director de operaciones de Worky, refiere que el 40% de los trabajadores prefiere renunciar a regresar al trabajo 100% presencial. Incluso un 46% aseguró que es probable que se mude, pues el trabajo híbrido y remoto llegó para quedarse.

Esto no significa que las empresas no quieran apostar por el teletrabajo, aún después de la pandemia. El 52% se asume como progresista y, por ende, uno de sus objetivos en lo que resta del 2021 es aumentar la motivación y el compromiso de los equipos, en la modalidad en la que se encuentren.

Al respecto, el 14% está dispuesto a asumir los costos derivados del home office y un 65% quiere mejorar la experiencia digital de sus colaboradores. Esto incluye darles las herramientas necesarias para su labor, así como la parte proporcional en el pago de los servicios de luz e internet.

Los marcos normativos

Solo el 12% de las organizaciones está enfocada en llevar un registro sobre los riesgos psicosociales que pueden darse en la organización, y para el 25% de las compañías la implementación de la NOM-035 seguirá representando un reto importante porque cada empresa debe trazar el camino para evitar el estrés laboral y crear ambientes laborales más sanos.

En cuanto a la nueva Ley Federal del Trabajo en materia de subcontratación, al 44% le preocupa la prohibición del outsourcing, por los costos y procesos de internalización y la gestión de trámites correspondientes.

Marina puntualiza que justo los costos inquieta a las empresas, ya que, para cumplir con la ley, no solo se requieren hacer cambios internos, sino externos, que en conjunto se traducen en mayores gastos. Y tener flujo de caja representa una amenaza para el 44% de las compañías.

Un dato relevante es que una de cada cinco reconoce el riesgo regulatorio. El 16% está consciente de que pueden darse posibles auditorías por parte de la autoridad laboral, mientras que el 19% sabe que podría ponerse en el foco de la Secretaría de la Trabajo, a través de quejas o denuncias de terceros.

Publicidad

El valor del talento

La investigación también señala que seis de cada diez empresarios sienten que el crecimiento e incluso la supervivencia de la empresa en tiempos de incertidumbre depende de la cultura organizacional que se construya y de tener a una fuerza laboral comprometida y con un buen nivel de engagement.

Sin embargo, la consultora Maru Schietekat, de la empresa de bienestar Casa Alaya, advierte que la clave para lograr esto y adaptarse a la realidad laboral postcovid está en conocer al talento. “Si no conoces a tu gente ni te vuelves un líder confiable y empático, ¿cómo vas a comprender a los empleados y a ser cercano a ellos? Es muy cierto que las personas olvidan lo que dices o haces, pero no cómo las hiciste sentir”, expresa.

Además, México sigue siendo el país donde más horas se trabajan. Carlos Javier de León, director general de Software Sicoss, empresa de gestión de nómina, exhorta a las compañías a que la flexibilidad no sea un commodity. Las personas con trabajos demandantes, dice, tienen más de 50% de probabilidad de sufrir un evento vascular cerebral. Igual refiere que con el teletrabajo se acentuó la posibilidad de estar ‘siempre’ conectado, lo que deriva en el síndrome de burnout o fatiga laboral.

“Por salud física y mental, los trabajadores deben ejercer su derecho a la desconexión digital. El empleador debe respetar los días de descanso y no exigir la realización de tareas fuera de la jornada labora”, menciona.

De acuerdo con los especialistas consultados, las empresas sí tienen mucho de qué preocuparse, no obstante, lograrán salir avante, toda vez que reconozcan el valor del talento.

Publicidad
Publicidad
Publicidad