Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Volar desde Santa Lucía? Estas son las alternativas para las aerolíneas

El atractivo de operar en el nuevo aeropuerto radicaría en los bajos costos operativos, pero las aerolíneas aún no tienen conocimiento de algún programa de incentivos y temen limitaciones en el AICM.
lun 27 septiembre 2021 05:00 AM
El nuevo aeropuerto, la gran obra de LÛpez Obrador que avanza a contra reloj
Algunos directivos señalan que si para diciembre no se publica toda la información necesaria, es difícil que una aerolínea pueda comenzar a volar en el AIFA a partir de su inauguración, en marzo de 2022.

Ninguna aerolínea ha confirmado aún que vaya a volar desde el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) de Santa Lucía. A poco menos de seis meses de su inauguración, la instalación construida en la base aérea militar no tiene a ninguna aerolínea confirmada, y parte de ello se debe a que las compañías aún no ven razones para operar allí. Aunque las autoridades afirman que existirá un programa de incentivos, las líneas aéreas todavía lo desconocen, y temen que se les pueda presionar para que vuelen en el nuevo aeropuerto.

De acuerdo con un sondeo realizado por Expansión entre directivos de líneas aéreas y fuentes cercanas a la industria, la información presentada a las empresas aún es insuficiente para garantizar operaciones rentables y seguras. Incluso con un programa de incentivos amplio, los directivos ven difícil alcanzar márgenes financieros óptimos.

En las reuniones que autoridades como la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y el propio AIFA han sostenido con las aerolíneas, aún no se ha abordado el tema.

“No ha habido comentarios al respecto”, dice, bajo condición de anonimato, uno de los directivos que ha asistido a varias de estas reuniones. “Mi sentir es que todavía están creyendo que las líneas [aéreas] se van a ir allá solas, que están esperando a que lo abran porque es una gran oportunidad”. Pero las aerolíneas no están tan seguras de ello.

Publicidad

Actualmente el AIFA está trabajando en sus esquemas comerciales, pero todavía no hay nada concreto, señala otra fuente, directivo de una línea aérea mexicana, quien también prefirió el anonimato.

“Lo que estoy viendo, al final del día, es que sí o sí, ahí tiene que aterrizar algún avión el 21 de marzo de 2022. No está todavía ninguna compañía confirmada; los que sí podrían ir están indecisos de ver cómo va a estar. Todavía están en pláticas, pero no tienen nada definido. Nadie quiere lanzarse a decir: ‘Sí, vamos a poner tantos vuelos’”.

Para Juan Carlos Machorro, socio de la firma especializada en aeronáutica, Santamarina + Steta, la incertidumbre de las aerolíneas para confirmar su operación en el AIFA se deriva de la falta de certificaciones que indiquen que el aeropuerto puede operar simultáneamente con el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), sin incurrir en ningún tipo de riesgo. Estas certificaciones deben ser emitidas por entidades como la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), pero aún no hay ninguna.

“El primer incentivo que necesitaría una línea aérea, desde el punto de vista técnico y regulatorio para mudar su operación a Santa Lucía, sería contar con una verdadera certificación con alcances internacionales, que indique que la operación simultánea de ambos aeropuertos es viable técnicamente, desde el punto de vista operativo y de seguridad aérea. Eso, hasta donde tenemos conocimiento, no ha sido emitido todavía”, explica.

Al respecto, una de las fuentes advierte sobre la falta de información del funcionamiento del espacio aéreo.

“NavBlue [firma encargada de hacer el estudio del nuevo espacio aéreo] no ha compartido la información; no están listos, y en estos días ha habido una presión fuerte por parte de IATA [la Asociación Internacional de Transporte Aéreo]”, explica. “Tienes que saber cómo va a funcionar el espacio aéreo no sólo por temas de seguridad, sino para saber la capacidad que va a haber para que las aerolíneas puedan planear sus horarios y su flota”.

¿Qué necesitan las aerolíneas para volar al AIFA?

Para las líneas aéreas, el atractivo de volar a Santa Lucía radicaría en un tema de bajos costos operativos, e incluso recortar otros que inciden en el bolsillo de los pasajeros, como la Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA), que en algunos destinos puede representar hasta la mitad del precio de un vuelo. Sin embargo, aun en ese escenario persisten las dudas.

“Definitivamente el incentivo que el aeropuerto puede dar es el no cobro de los servicios aeroportuarios ni de la TUA”, explica la fuente perteneciente a una línea aérea. "El aeropuerto en lo que puede incidir como incentivo es que el primer año no haga cobros de servicios aeroportuarios (aterrizaje, plataforma, pernoctas, la TUA), que los grupos aeroportuarios privados llegan a dar para incentivar rutas”.

Las aerolíneas de carga buscan un balance similar.

“[Necesitamos] equidad, costo, eficiencia, conectividad, operatividad e infraestructura. Sólo así”, asevera el director general de una aerolínea de carga, quien también pidió el anonimato. “Que yo sepa no hay ningún incentivo publicado u ofrecido específicamente [para el segmento] de carga”.

Pero las autoridades también tendrían que ser cautelosas para no caer en prácticas anticompetitivas si deciden otorgar este tipo de incentivos, advierte Machorro.

“Los aeropuertos regulan internamente sus tarifas de operación aeroportuaria, probablemente pudiera haber ahí algún tipo de incentivo. Pero hay que tener cuidado en materia de competencia económica, porque un subsidio de ese tipo podría considerarse violatorio de otros aeródromos. No significa que no sea analizable, porque tanto Santa Lucia como el AICM son operados por el Gobierno, pero se debe estudiar”.

Otras acciones que podría implementar el AIFA para atraer a aerolíneas son una baja en los costos de arrendamiento de espacios como mostradores, hangares, oficinas y estacionamiento, e incluso en el pago de derechos del uso del espacio aéreo, pero aun en este escenario no hay certeza de que los márgenes de ganancias sean óptimos.

“Depende de cada compañía, es un poco difícil decirlo”, refiere una de las fuentes perteneciente a una aerolínea, quien ejemplifica con los casos de una aerolínea troncal –como Aeroméxico– y una ­low-cost, como Viva Aerobus y Volaris.

En el caso de una aerolínea troncal, el problema es en el ámbito de la conectividad. “Muchos de esos clientes conectan a través de los socios de la aerolínea (…) Aunque haya una tarifa cero, TUA cero, etcétera, se va a afectar la conectividad porque nadie va a pasar de un aeropuerto a otro. Se debilitaría el hub de la Ciudad de México”, explica.

En el caso de las low-cost, agrega, el reto es que las operaciones sean rentables y atractivas. “Esos descuentos de costos aeroportuarios tendrían que venir acompañados de muy bajas de tarifas [costos de boletos], lo que dejaría un margen de ganancia súper pequeño”.

A estas dificultades pueden sumarse otros problemas que están fuera del alcance de las aerolíneas, advierte Machorro, como la degradación de Categoría 1 a Categoría 2 en la seguridad aérea mexicana, realizada por la Administración Federal de Aviación (FAA, por su sigla en inglés) de Estados Unidos, a inicios de año.

“Las líneas aéreas mexicanas están impedidas de abrir nuevas rutas y frecuencias; es decir, mientras no logremos recuperar la Categoría 1, no habrá ningún vuelo que despegue del AIFA a Estados Unidos”.

Finalmente, las empresas también advirtieron de la falta de tiempo para definir el espacio aéreo para operar en el AIFA a partir de marzo.

“Hacerlo requiere de dos a tres ciclos AIRAC [un periodo de 28 días que marca la vigencia de una publicación de información aeronáutica], que son de dos a tres meses prácticamente, antes de que se hagan las publicaciones en la PIA [Publicación de Información Aeronáutica]”, señala uno de los directivos.

Los directivos señalan que, antes de cambiar un procedimiento, las compañías hacen pruebas, simulaciones de vuelo, planeación de horarios.

“Si para diciembre no está listo (la definición del espacio aéreo y todas las pruebas hechas), no sé cómo van a hacerle para que en marzo haya vuelos comerciales. Las tripulaciones, las compañías, los sistemas... nada está organizado ni adaptado para que puedan operar”, añade el dircetivo.

Publicidad

A falta de voluntad, ¿habrá presión?

Hace algunas semanas, Carlos Morán Moguel, subsecretario de transporte de la SCT, dijo a El Financiero que para atraer a las aerolíneas se respetaría el límite de 61 operaciones por hora que tiene el AICM desde su declaratoria de saturación, en 2014. "Si no se vinieran aquí [al AIFA], no va a haber más remedio que limitar [el AICM]”, dijo.

Sin embargo, más allá de este límite, algunas fuentes consideran que podrían venir nuevas medidas ante una potencial falta de operaciones en el AIFA.

“Cuando vean que hay dos vuelos al día, cinco, o no sé cuántos logren meter, la desesperación va a entrar y creo que sí podría venir un manotazo en el escritorio o medidas que puedan meter presión para que todos vayamos para allá”, dijo el directivo de una aerolínea.

Otras acciones que podrían implementarse, además de la limitación de 61 operaciones por hora, es una restricción para que el AICM pueda tener operaciones nocturnas. O que, por limitaciones del espacio aéreo, en ciertos horarios, el AIFA pueda tener más vuelos que el AICM. “Aunque no conocemos al 100% los nuevos procedimientos, el espacio aéreo es el mismo”, explica.

El especialista de Santamarina + Steta estima que aplicar estas medidas de presión pueden tener consecuencias graves.

“En los hechos, hay maneras de presionar a empresas, no solo en el sector de aviación. Hemos visto algunos ejemplos. Pero no debería de haber una presión de ese tamaño a agentes económicos que operan, pagan impuestos, tarifas de seguros, costos de combustible, y que tienen contratos colectivos onerosos”.

Respecto a un plan de incentivos para que las aerolíneas vuelen al AIFA, la SCT informó a Expansión que es algo “que corresponde al AIFA”. Incluso, el pasado 11 de septiembre Gustavo Vallejo, responsable de la construcción del AIFA por parte de la Sedena, dijo que se estaba trabajando.

“La empresa creada recientemente, Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, Sociedad Anónima de Capital Variable, está próxima –una vez que recibió la documentación que le permite operar– de presentar el plan tarifario y de incentivos económicos para que las aerolíneas puedan operar allí”, dijo durante la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Expansión se puso en contacto con las áreas de comunicación de la Sedena y del AIFA, pero no estuvieron disponibles de inmediato para ofrecer comentarios.

Publicidad
Publicidad
Publicidad