Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La reestructura de Aeroméxico entra a su recta final, ¿qué podemos esperar?

La aerolínea está por presentar su plan de reorganización bajo el Capítulo 11 que, tras finalizar, dejará a la compañía con nuevos accionistas.
jue 30 septiembre 2021 05:00 AM
Aeroméxico Capítulo 11
Tras la presentación de su plan de reestructura, algunos analistas prevén rondas de negociaciones con tenedores de deuda, e incluso la inyección de nuevos recursos, adicionales al financiamiento de 1,000 mdd que la aerolínea recibió.

Tras 15 meses de negociaciones y acuerdos con trabajadores, proveedores y acreedores, Aeroméxico está por entrar en la recta final de su reorganización financiera bajo el Capítulo 11, iniciada el 30 de junio de 2020. La compañía se prepara para presentar su plan de reestructura en los próximos días luego de varias prórrogas y, a mediano plazo, se puede esperar una compañía con nuevos accionistas, mexicanos e incluso extranjeros.

La reestructura de Aeroméxico ha sido acompañada de un financiamiento preferencial garantizado (o DIP financing) por 1,000 millones de dólares (mdd) otorgado por el fondo Apollo Global Management, dividido en dos tramos: uno por 200 mdd, y el segundo por 800 mdd. Este último ha sido el que ha atrasado la presentación del plan de reestructura de la aerolínea, que en un inicio se había previsto para octubre de 2020, y que ha tenido cuatro prórrogas.

Publicidad

“Uno de los aspectos del DIP financing es que el segundo tramo del financiamiento [por 800 mdd] es convertible a acciones”, explica Brian Rodríguez, analista de Monex Casa de Bolsa. “Al hacer esta conversión, Apollo puede convertirse en un accionista bastante importante”.

Actualmente 51% del capital de Aeroméxico se encuentra en manos de inversionistas mexicanos, mientras la aerolínea estadounidense Delta tiene la participación restante de 49%, el máximo que puede tener una empresa no mexicana según la Ley de Inversión Extranjera.

Por ello, la entrada de Apollo reduciría la participación de Delta en Aeroméxico, un escenario que se ve probable ante el desacuerdo que ha tenido el fondo de inversión respecto al precio en la conversión del financiamiento en acciones. Sin embargo, los especialistas coinciden en que detrás de este interés puede haber algo más.

Para el especialista de Monex Casa de Bolsa, Apollo pelea el precio de conversión “sí, con el interés de convertirse en accionista, pero, en caso de que se quiera mantener la mayoría de inversionistas mexicanos, quien quiera comprarle estas acciones lo haga a través de una valuación justa”.

Al respecto Marco Montañez, subdirector de análisis fundamental en Vector Casa de Bolsa, también considera que Apollo podría estar interesado en hacerse de acciones de Aeroméxico para venderlas.

“[La negociación en el precio de conversión] habla de que Apollo quiere maximizar el valor de su crédito hacia Aeroméxico y tener elementos de negociación con otros accionistas que pudieran estar interesados en el capital de Aeroméxico”, refiere.

¿Qué sigue?

El especialista de Vector Casa de Bolsa considera que después de que el comité de acreedores apruebe el plan de reestructura de Aeroméxico, seguirá una etapa de renegociaciones con grupos tenedores de deuda para llevar a cabo un plan de reestructura más específico.

“Es probable que se negocien los términos de las deudas y otras propuestas como una quita de capital, el diferimiento del pago de intereses, etcétera”, explica.

Rodríguez incluso considera que pueden venir nuevas inyecciones de capital para la aerolínea. “Creemos que en la reestructura financiera de Aeroméxico sí tendrá que venir quizá un financiamiento de nueva cuenta, sumado a los 1,000 mdd por parte de nuevos inversionistas”.

Los especialistas ven una recuperación del tráfico aéreo de Aeroméxico recuperada en su totalidad para 2022 en el segmento doméstico, mientras el internacional podría volver a los niveles prepandemia para 2023.

“La perspectiva sigue siendo de recuperación para el resto del año. La temporada de invierno tiene una estacionalidad importante en términos de demanda, que puede ser favorable a diferencia del año pasado”, considera Montañez. “Para mitad de 2022 o principios de 2023, podríamos ver una recuperación más clara en segmentos como el de viajes de negocios”.

Publicidad
Publicidad
Publicidad