Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Porsche tiene un as bajo la manga para no despedirse de los motores a combustión

El fabricante de autos superdeportivos ha trabajado en combustibles sintéticos, hechos a base de hidrógeno, que pueden hacer que un motor de combustión sea tan limpio como un eléctrico.
jue 07 octubre 2021 11:37 AM
Porsche Cayenne.jpeg
Porsche entregó un total de 272,162 vehículos nuevos en todo el mundo en 2021, de los cuales más de 90% aún tienen un motor de combustión interna.

Los vehículos eléctricos son el futuro. O al menos en eso coinciden prácticamente todos los fabricantes de autos. Pero en el presente aún hay muchos con motores de combustión interna que no van a desaparecer en el corto plazo. En esto también coinciden prácticamente todas las automotrices.

J.D. Power México, una consultora especializada en la industria, estima que para 2025, el 55% de las ventas de vehículos nuevos en mercados como Estados Unidos, la Unión Europea y China aún serán modelos a gasolina. En México, representarán el 88% de las ventas para mediados de la década.

Para insertar a los vehículos a gasolina en un futuro que busca la neutralidad de las emisiones, algunas marcas están apostando por los combustibles sintéticos. Porsche es una de ellas. El fabricante de autos superdeportivos ha estado trabajando en combustibles sintéticos, que -según la compañía- pueden hacer que un motor de combustión interna sea tan limpio como un eléctrico.

Publicidad

Porsche se ha puesto la meta de lograr un balance neutro de CO2 para el año 2030. Un pilar de la estrategia para lograrlo va encaminada al desarrollo de vehículos eléctricos -el primero de ellos, Taycan, ya se vende con éxito-; mientras que otro es el desarrollo de combustibles sintéticos hechos a base de hidrógeno y producidos con energía renovable.

El resultado final es un líquido que un motor quemará igual que si fuera gasolina hecha de petróleo crudo, pero producido sin un impacto al medio ambiente. El proceso consiste en dividir el agua en oxígeno e hidrógeno verde utilizando electrolizadores que funcionan con energía eólica. Luego, el dióxido de carbono del aire es filtrado y combinado con el hidrógeno verde para producir metanol sintético, que a su vez es convertido en combustible.

En el reciente arranque de operaciones de una planta de combustibles sintéticos en Chile, Michael Steiner, miembro de la junta ejecutiva de investigación y desarrollo de Porche, dijo que la compañía tendrá un primer lote de prueba de 130,000 litros listo para 2022. Posteriormente, la capacidad de la planta será ampliada en dos etapas hasta alcanzar 55 millones de litros en 2024 y unos 550 millones en 2026.

"El combustible sintético es más limpio y no hay subproductos, y cuando comencemos la producción completa esperamos una reducción de CO2 del 85%", dijo Steiner en un encuentro virtual con medios, posterior al arranque de la producción de la planta.

Uno de los grandes beneficios de los combustibles sintéticos es que pueden ser utilizados por un vehículo estándar que funciona con gasolina, sin necesidad de realizar ningún ajuste en el motor. El combustible sintético que usará Porsche también puede ser utilizado en los coches de carreras, lo que según el fabricante de superdeportivos "reduce significativamente las emisiones de CO2 en condiciones extremas".

“Esta tecnología es particularmente importante porque el motor de combustión continuará dominando el mundo automotriz durante muchos años por venir”, dijo Steiner. “Si deseamos operar la flota existente de manera sostenible, los e-fuels (combustibles sintéticos) son un componente fundamental”.

Publicidad
Publicidad
Publicidad