Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Cómo afectará la regularización de los autos chocolate al sector automotriz?

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció planes para regularizar todos los ‘autos chocolate’ en México. La industria automotriz advierte sobre al menos tres efectos negativos de la medida.
jue 14 octubre 2021 01:47 PM
México prepara la regularización de autos chocolate
La AMDA estima que hay un parque de 1.5 millones de vehículos que fueron importados de forma ilegal al país.

La importación de autos usados desde Estados Unidos es uno de los daños colaterales que trajo a la industria automotriz el libre comercio con el vecino del norte. Desde que ambos países, junto con Canadá, firmaron el acuerdo de libre comercio hace más de 25 años, se abrió la puerta para que México importara vehículos, nuevos y usados, desde Estados Unidos sin pago de arancel.

Ahora, la posible regularización por Decreto presidencial de un parque de más de 1.5 millones de unidades de autos usados importados de forma ilegal desde Estados Unidos, ha prendido las alertas de la industria automotriz. La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) advierte que la regularización de estos modelos, conocidos como 'autos chocolate', generará menores ventas de modelos nuevos, una caída en la recaudación de impuestos y una reducción en el valor de reventa de los usados nacionales.

Publicidad

¿Qué son los ‘autos chocolate’?

Durante la primera década del 2000 se conformó en el país un parque de vehículos, con placas de Estados Unidos, propiedad de migrantes mexicanos que los habían internado a México sin realizar los trámites de importación legal correspondientes. A estos autos, que en su mayoría circulaban en estados fronterizos, así como en Guanajuato, Michoacán, Sinaloa y Jalisco, se les dio el nombre de 'autos chocolate'.

Esto, al principio, no fue un problema para la industria automotriz. Pero, en 2005, el entonces presidente Vicente Fox aprobó un decreto que establecía las condiciones para la importación definitiva, y ya no temporal, de vehículos usados de Estados Unidos. Ese año, la importación de estos modelos se disparó a 776,077 unidades, una cifra equivalente al 70% de las ventas de vehículos nuevos, que en 2005 ascendieron a 1.13 millones de unidades, según datos de la AMDA.

En 2008, la cantidad de vehículos usados importados superó las ventas de autos nuevos.

Para regular las crecientes importaciones, que mermaban los ingresos de los fabricantes y distribuidores, la industria automotriz solicitó al gobierno de Felipe Calderón regular la importación de los llamados 'autos chocolate'. Así surgió el Decreto por el que se regula la importación definitiva de vehículos usados, que el presidente en turno debía renovar cada año.

Pese al Decreto, la importación de autos usados importados no bajó: se hacía mediante la "renta de amparos", que contrarrestaban las disposiciones del Decreto, otorgados a un puñado de personas mediante la creación de empresas fachada.

En 2014, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) puso nuevos candados a la importación de autos usados, solicitando la factura original y un certificado de emisiones. Ese año la importación se redujo 30%, hasta las 455,372 unidades, comparado con 2013. Esta cifra fue equivalente al 40% de las ventas de autos nuevos de 2014, según datos de AMDA.

En lo que va del año, los autos usados importados de forma legal –bajo las condiciones del Decreto–, representaron 15% de las ventas de autos nuevos.

Pero durante este tiempo también han continuado entrando vehículos de forma ilegal –la AMDA estima que hay un parque de 1.5 millones de vehículos que no cumplen con las condiciones de este Decreto–, es decir, sin permiso previo de importación, sin pago de impuestos, sin certificado ambiental y sin factura.

La legalización de estos modelos que circulan por las calles con placas estadounidenses se había vuelto una eterna promesa de campaña electoral, principalmente en los estados fronterizos, que es en donde se concentra el mayor porcentaje de estos vehículos.

Pero las alertas se encendieron cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que el 16 de octubre firmará otro Decreto para legalizar estos modelos importados mediante el pago de derechos. Según los cálculos de la Cámara de Diputados, la regularización de estos modelos podría generar 50,000 millones de pesos en pago de impuestos.

Los distribuidores aseguran que estas cifras están “infladas” y que la medida generará un impacto negativo en la recaudación de impuestos y en la generación de empleos en la cadena automotriz. “Esto representará un premio para las mafias que se enriquecen con el contrabando de este tipo de unidades y será un golpe al comercio automotor formal que genera empleo e impuestos, el cual aún enfrenta las repercusiones por la pandemia del Covid-19 y la crisis de los semiconductores”, dijo la AMDA en un comunicado.

Publicidad

¿Qué dice la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores?

Los distribuidores aseguran que tras el anuncio hecho en julio por el presidente de regularizar a los 'autos chocolate', y que confirmó esta semana, hubo un renovado furor por comprar y traer más vehículos usados al país.

Entre julio y agosto se internaron de forma legal –bajo las condiciones del Decreto– alrededor de 12,000 vehículos usados más que en el mismo periodo de 2020. Pero la AMDA calcula que en el mismo periodo también se introdujo, de forma ilegal, otra cantidad similar de vehículos usados, “por la esperanza de poder regularizarse en breve”.

Los distribuidores estiman que este furor por la importación de autos usados importados generará tres efectos negativos en el mercado:

Caída en las ventas

Guillermo Rosales, director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), que agrupa a unos 3,000 concesionarios en el país, ha dicho que las ventas de autos nuevos podrían caer 30% en los próximos tres años.

Menor recaudación de impuestos

Esta caída reduciría la recaudación de impuestos, en tanto que por cada auto nuevo vendido se paga Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA), Impuesto sobre Autos Nuevos (ISAN) e Impuesto Sobre la Renta (ISR). En 2019, el año previo a la pandemia, las ventas totales de vehículos generaron unos 55,000 millones de pesos por pago de IVA y 12,000 millones de pesos por pago de ISAN.

“Pero este monto se reduciría si se abre o puerta a los llamados 'autos chocolate'”, ha dicho Rosales.

Caída en el valor de reventa de los autos

La AMDA advirtió que la legalización de los 'autos chocolate' provocará una baja de hasta 20% en el valor de los usados nacionales equivalentes debido a la sobreoferta.

“El propietario al ver que su unidad usada cuesta menos decidirá posponer su venta o retardar su renovación, afectando aún más la cadena de comercialización de cambio de usado a seminuevo o de seminuevo por uno nuevo”, concluyó el organismo en un comunicado.

Publicidad
Publicidad
Publicidad