Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Por qué pedir un crédito para comprar un auto usado es ahora más sencillo?

Los vehículos de segunda mano se han vuelto un negocio apetitoso en medio de la escasez de carros nuevos y las instituciones financieras quieren aprovechar este boom.
mar 28 septiembre 2021 09:39 AM
venta auto
Antes, el riesgo era mayor para las instituciones financieras debido a que el valor proyectado del auto al final del crédito era menor que el préstamo. Pero ahora la depreciación se ha detenido.

Quien quiera comprar un auto usado notará que hay más facilidades para adquirirlo a crédito que hace unos meses: tasas de interés menores a 15%, plazos de hasta 48 meses y mayor disposición por parte de las instituciones financieras para prestar dinero. Esto no es casualidad, obedece a que los vehículos de segunda mano se han vuelto un negocio apetitoso, un oasis en medio de la sequía de modelos nuevos en los pisos de venta.

David García, director de Ventas Nacionales de Kia México, es testigo de ello. En los últimos tres meses ha visto un dinamismo inusual en los 22 showrooms que la marca tiene en el país dedicados a la venta de usados. Una unidad de negocio que arrancó en 2017 con el objetivo de impulsar la recompra de los modelos de la marca y que ahora está creciendo como un negocio independiente.

“Empezamos a ver un boom en la demanda de autos seminuevos y esto ha permitido mejorar las condiciones de financiamiento”, dice García, quien ha estado en contacto con la financiera de casa, Kia Finance, para desarrollar esquemas que permitan captar una mayor porción del mercado. “Antes decíamos: hay que ser cautos para ver a quién y cuánto préstamos. Ahora decimos: presta, presta, que es un buen negocio”, cuenta el director de ventas.

Publicidad

Antes, el riesgo era mayor para las instituciones financieras debido a que el valor proyectado de la unidad al final del crédito era menor que el préstamo otorgado. Esto ocurre porque los autos tienen una depreciación acelerada: su promedio de pérdida de valor es de 24% después de un año, de 30.2% al segundo y de 35% al tercero.

“Pero, ahora, la depreciación de los modelos se ha detenido y algunos incluso se han apreciado. Llevamos tres meses viendo este fenómeno y ya podemos hablar de una tendencia”, dice García. “Justamente la llamada que tuve la semana pasada con la financiera fue sobre cómo le vamos a hacer para facilitarle las cosas a los clientes”, añade.

Entre los incentivos que ha desarrollado la marca para impulsar la compra de autos usados están una tasa de interés de 13.7% para modelos de Kia y de 15.7% para otras marcas. Incluso, para algunos de estos modelos se ofrece una tasa promocional de 9.9%. Los plazos son de hasta 48 meses.

Las marcas han sido más flexibles respecto a la compra de seminuevos. Antes la toma de un modelo usado generalmente estaba ligado a la compra de un modelo nuevo. “Ahora, si quieres que te compre el modelo (usado) aunque no te lleves otro nuevo, lo hago”, dice García.

Pickups, SUV y minivans: los vehículos usados más demandados

El inventario de automóviles nuevos disponibles en los pisos de venta ahora es de tres o cuatro semanas. Antes de la escasez de semiconductores era de tres meses. Con una menor disponibilidad de automóviles nuevos y con una alta demanda que no cede, los automóviles usados se han vuelto un negocio apetitoso para los concesionarios.

“Muchos están saliendo a las calles a comprar vehículos seminuevos precisamente para tener qué vender. La escasez de modelos nuevos le vino a dar un empujón muy fuerte a los seminuevos”, dice Gerardo San Román, director de la consultora Jato, que elabora en conjunto con Urban Science y la AMADA un informe mensual sobre el comportamiento del financiamiento automotriz.

Pero entre todos los segmentos ha habido algunos que están 'muy calientes'. Uno de ellos es el de las pickups. “No tenemos en inventario. Las que llegamos a comprar se venden en cuestión de días, si no es que de horas. Hay una fuerte demanda de pickups, principalmente en el norte del país”, explica Alejandro Guerra, director de Kavak.

También los SUV y las minivans, sobre todo el modelo Sienna de Toyota, han tenido una alta demanda.

Un paso hacia la formalidad

Para Guillermo Rosales, director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores, el dinamismo que ha registrado la solicitud de créditos para la adquisición de vehículos usados está generando un efecto positivo colateral: la formalización del mercado.

“Vemos que muchos de los clientes que están llegando a los concesionarios, interesados por adquirir un vehículo usado, no eran un perfil típico para este mercado. Muchos son personas que llegan al piso de venta en busca de un auto nuevo y que, ante la escasez de unidades, se pasan al área de seminuevos”, explica.

Los modelos usados ya representan 15% del total de los créditos automotrices otorgados entre enero y julio. “Vemos que estos nuevos clientes se están alejando del mercado informal”, dice Rosales.

Publicidad
Publicidad
Publicidad