Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Cómo conseguir una empresa rentable? Deja de pensar sólo en el dinero

La sostenibilidad y la responsabilidad social se han vuelto mucho más difíciles de ignorar para las empresas. Se trata de lograr un "capitalismo consciente".
lun 15 noviembre 2021 09:00 AM
Alexander McCobin, CEO de Capitalismo Consciente Inc.
Alexander McCobin, CEO de Capitalismo Consciente, será uno de los participantes de la primera edición del Encuentro Capitalismo Consciente. Capítulo México, que se llevará a cabo del 15 al 16 de noviembre.

Alexander McCobin, CEO de Capitalismo Consciente, incursionó en la vida laboral cuando apenas era un adolescente. Emprendió y administró varios negocios, tanto con fines de lucro como sin ellos. “En estas primeras experiencias vi algunas injusticias”, cuenta. Esto lo hizo cuestionarse si conseguir el número -el presupuesto, el objetivo financiero-, justificaba pasar por encima de las personas -empleados y clientes-, el medio ambiente y las comunidades. Para él la respuesta fue 'no'.

Tras darle varias vueltas a esta idea y mientras preparaba una disertación sobre responsabilidad moral corporativa, asistió a la primera Conferencia Anual de Capitalismo Consciente en 2013, donde se inspiró en líderes empresariales dedicados a cambiar el mundo. Dejó la vida académica que tenía en Georgetown y retomó uno de los proyectos que había iniciado durante la licenciatura, convirtiéndolo en una operación con una visión a largo plazo, que busca crear valor para todas las partes involucradas, más allá del aumento de las ganancias de la empresa a corto plazo.

“Las empresas tienen que ganar dinero para ser viables. Pero hacer negocio es mucho más. Hay un gran propósito. Las empresas también pueden ser una fuerza poderosa que crea valor de otras formas: para los empleados, comunidades enteras o el medio ambiente en general”, dice McCobin.

Publicidad

El sistema capitalista tiene la reputación -no muy buena- de anteponer las ganancias a todo lo demás. Pero la sostenibilidad y la responsabilidad social se han vuelto mucho más difíciles de ignorar para las empresas. Un número creciente de corporaciones se está dando cuenta del potencial del capitalismo consciente. Las empresas ahora se refieren a toda esta área como ESG: gobierno ambiental, corporativo y social. Y cada vez más inversionistas buscan invertir su dinero en empresas que se alineen con las mejores prácticas en estos tres ámbitos.

La idea es “producir soluciones rentables a los problemas de las personas y el planeta, y no sacar provecho de producir problemas para las personas o el planeta”, explica Colin Mayer, profesor de la Escuela de Negocios Saïd de la Universidad de Oxford, otro de los impulsores del concepto.

Este no es un concepto nuevo. Raj Sisodia lo puso en el mapa en 2013 en su libro Conscious Capitalism: Liberating the Heroic Spirit of Business. En él, su coautor John Mackey, fundador de la cadena de supermercados orgánicos Whole Foods, define los cuatro ejes que componen esta forma de hacer negocios: propósito, integración de grupos de interés, cultura y liderazgo.

“La paradoja de las ganancias es que, al igual que la felicidad, se logran mejor si no se apuntan directamente a ellas”, escribe John Mackey en el libro.

Las empresas con un propósito superior han demostrado que pueden superar a las empresas más tradicionales. Patagonia, una empresa de ropa estadounidense que comercializa y vende ropa para exteriores, es un ejemplo. Cuando se fundó en 1973, su misión era "construir el mejor producto, no causar daños innecesarios, utilizar el negocio para inspirar e implementar soluciones a la crisis ambiental". La compañía, que desalienta el consumo excesivo, se enorgullece de vender productos duraderos, tiene centros de reparación para disuadir a los clientes de comprar artículos nuevos y no participa en el Black Friday u otras promociones de ventas.

Sin embargo, en el clima empresarial actual, las empresas que cotizan en bolsa siguen bajo presión para renunciar a estos objetivos de sostenibilidad y responsabilidad social y corporativa, que solo se pueden conseguir en el largo plazo, para obtener beneficios trimestrales.

Los valores de una organización casi siempre provienen de arriba hacia abajo. Un modelo de negocio ético sólo puede tener éxito si se considera que los ejecutivos están realmente comprometidos con el gobierno corporativo. Como dice Timothy Henry, co-fundador de Capitalismo Consciente, "una organización no puede ser más consciente que sus líderes".

Esta convicción de que los líderes son claves en esta transformación impulsó a Capitalismo Consciente a tratar de expandir el concepto alrededor del mundo mediante la organización de foros. Empezó haciéndolo en Estados Unidos y luego lo llevó también a España y Brasil.

El 15 y 16 de noviembre, se llevará a cabo la primera edición de este encuentro en México. 40 líderes estarán reunidos durante estos dos días. “Creemos que construir redes es importante porque permite intercambiar no solo mejores prácticas, sino también aquellas que no lo son tanto y que deberían de eliminarse de las organizaciones”, dice McCobin.

Él será uno de los participantes, además de Raj Sisodia, cofundador de Capitalismo Consciente, Christine Kenna, socia del fondo mexicano de capital emprendedor Ignia; Francisco Fernández, director ejecutivo del Centro de Empresas Conscientes del Tec de Monterrey, y Blanca Juana Gómez, directora general de Expansión Publishing.

“La magia de estos eventos es que las personas exponen su propia visión del capitalismo consciente. Porque una cosa es leerlo en el papel y otra es ya oírlo de primera voz… Conocer todas estas experiencias permite a los líderes generar ideas, mejores prácticas, hay soporte entre ellos”, concluye McCobin.

Publicidad
Publicidad
Publicidad