Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Qué implica la migración de vuelos del AICM al AIFA? 3 gráficos lo explican

Un acuerdo entre el gobierno y las aerolíneas congelará la asignación de slots en el AICM, al tiempo que mudará otros vuelos por completo al nuevo aeropuerto.
mié 11 mayo 2022 05:00 AM
(Avión sobrevuela la Ciudad de México)
El gobierno y las aerolíneas acordaron un plan para aumentar de 12 a 100 las operaciones diarias en el AIFA.

A poco menos de dos meses de operaciones del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), el gobierno federal llegó a un acuerdo con las aerolíneas para incrementar operaciones en el nuevo recinto, a costa de congelar la actual oferta comercial del AICM y mudar algunas operaciones por completo.

Ayer, la Secretaría de Gobernación (Segob) anunció que, a raíz de una reunión entre las secretarías de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT), de la Defensa Nacional (Sedena, también operadora del AIFA) y la de Marina (Semar) con directivos de Aeroméxico, Viva Aerobus y Volaris, se acordó incrementar a 100 operaciones diarias la oferta del AIFA desde las actuales 12 que conforman los seis vuelos operativos de la aerolínea.

Publicidad

Los acuerdos conllevan otros cambios como mantener los horarios de despegue y aterrizaje (también conocidos como slots) asignados a las aerolíneas para el verano, e impedir la entrada de nuevos vuelos y operaciones en el AICM.

Sin embargo, algunas de las medidas más drásticas implican la migración total tanto de vuelos de carga nacional como chárters –aquellos comercializados a través de canales no tradicionales, generalmente para grupos– desde el AICM al AIFA “de manera inmediata”.

Más slots

El nuevo acuerdo con las aerolíneas es mantener la actual asignación de slots para la temporada de verano de este año, una distribución que, a diferencia del mercado previo a la pandemia, favorece a las principales aerolíneas del país.

Mientras Aeroméxico se mantiene como la principal línea aérea en términos de horarios de despegue y aterrizaje en el AICM; Volaris y Viva Aerobus escalaron al segundo y tercer peldaños, respectivamente, luego de la salida de Interjet, que antes de su cese de operaciones era la segunda mayor aerolínea en términos de slots, con más de 50,000 horarios que se redistribuyeron entre sus competidores.

Destaca que en la temporada de verano de este año se asignaron 258,699 horarios a 40 aerolíneas, una cantidad de slots que incluso supera a la asignación de 2019, cuando se distribuyeron 243,609 slots.

La migración de la carga nacional

Los acuerdos también contemplan la migración de las operaciones de carga nacional del AICM al AIFA “de manera inmediata”.

En México, ocho líneas aéreas operan carga en el mercado doméstico, la mayoría con una gran presencia en el AICM. Éstas son encabezadas por la operadora logística Estafeta, que incluso tiene planes de crecimiento para este segmento que cobró un particular impulso a partir de la pandemia, en la que la presión en las cadenas de suministro globales puso los ojos en la inmediatez que el transporte aéreo ofrecía para las mercancías.

Aeroméxico es la segunda mayor aerolínea en transporte de carga nacional, seguida de Volaris, que tuvo un repunte ante la salida de Interjet, uno de las mayores jugadores antes de la pandemia. Otras cargueras mexicanas como Mas Air también tienen una importante presencia.

¿Qué hay de los vuelos chárter?

Aunque los vuelos chárter no tienen grandes volúmenes, su importancia para conectar con algunos mercados es crucial, como el internacional.

En el país, los vuelos chárter transportaron a poco más de 321,000 pasajeros durante 2021. Mientras en el mercado nacional la aerolínea Magnicharters tiene la mayor parte del mercado, en el internacional –que conforma 77% de los pasajeros– comparte el liderazgo con Viva Aerobus y Volaris.

Otras aerolíneas centroamericanas y europeas también han tenido un auge en estas operaciones, principalmente orientadas a atender al segmento vacacional.

Publicidad
Publicidad
Publicidad