Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La apuesta por el 5G de América Móvil

La empresa de Carlos Slim dio el arranque a su red de quinta generación.
jue 09 junio 2022 05:00 AM
América Móvil, de Carlos Slim, lanza tecnología 5G
La tecnología 5G es una de las grandes apuestas de la empresa de Carlos Slim.

El 22 de febrero, Carlos Slim Domit, presidente del consejo de administración de América Móvil, anunciaba una inversión de 1,800 millones de dólares en infraestructura. La cifra era para el tan esperado lanzamiento de su servicio 5G, que en un primer momento llegará a 20 ciudades que suman, en conjunto, 46 millones de habitantes. Sumado al anuncio del arranque de la red de AT&T, el pasado diciembre, finalmente la carrera por el desarrollo del 5G se volvió una realidad en México.

Esta tecnología es una de las grandes apuestas de la empresa de la familia Slim. En ella ve la posibilidad de aumentar sus ventas a través de la mejora de su Ingreso Promedio por Usuario (ARPU) en la modalidad de pospago, es decir, el gasto que genera el consumidor para servicios de telefonía móvil, que al primer trimestre del año fue de 162 pesos y al cierre de 2021 fue de 163. Telcel ya es la empresa con el mejor ARPU en el sector, seguido de AT&T, con 141 pesos. En el caso de los Operadores Móviles Virtuales es de 80 pesos y el de Telefónica, 62 pesos.

Además, al término del año pasado, la empresa, que según datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) concentra 63.3% del mercado móvil en el país, registró 80.5 millones de suscriptores, que al primer cuarto de este año aumentaron hasta los 81.

Publicidad

“Nuestra red 5G será una ventaja competitiva en nuestra estrategia de atracción y retención de clientes y nos permitirá ofrecer nuevos productos y soluciones a nuestros clientes corporativos”, aseguró la compañía en su reporte financiero del primer trimestre.

Daniel Hajj, director general de la empresa, explicó que parte de la estrategia en México es diseñar planes de pospago 5G que den más datos por un mayor gasto, que van desde 599 hasta 1,499 pesos. “Estos planes se enfocan en dar más datos 5G pagando un poco más, pero va a ser un poco diferente en cada país, dependiendo de la competencia”, detalló en conferencia con analistas.

Regístrate y recibe el ranking completo las 500 de Expansión 2022

El reto de la nueva infraestructura

Para los especialistas del sector consultados, el anuncio del despliegue de 5G de América Móvil es positivo para el país, ya que requerirá mayor inversión y la posibilidad de impulsar la industria 4.0. Eso sí, consideran que la empresa enfrentará varios retos para su desarrollo. Uno de ellos es lograr que los usuarios migren a la quinta generación en redes.

Adoptar una nueva tecnología es un proceso complejo debido a que, en un principio, no se ve la practicidad que puede tener en el día a día. Esto también pasó con la transición de 3G a 4G.

Elena Estavillo, excomisionada del IFT, asegura que el poco conocimiento sobre las aplicaciones específicas que pueden ser atractivas para la industria y los gobiernos en un principio puede restar valor al 5G. Y a esto se une la falta de una estrategia amplia y colaborativa que oriente los esfuerzos para cerrar las brechas de conectividad y de habilidades tecnológicas.“Los retos son varios, como la demanda de esta tecnología y el poco acceso para distintos grupos de la población”, dice.

Ranking Las 500 vs la Corrupción 2022

Pero además de este factor, América Móvil enfrenta otro: la crisis económica. La empresa apuesta por abonar y mover a usuarios a la nueva tecnología a través de planes de pospago, cuyo segmento ha decrecido desde la llegada de la pandemia en 2020 y por la inflación que actualmente aprieta los bolsillos de los usuarios. De acuerdo con datos financieros de la compañía, al cierre de 2019 reportó 14.3 millones de usuarios en esta modalidad, mientras que en 2021 fueron 14.5. Y en el primer trimestre de este año, la compañía reconoció que se desconectaron 34,000 líneas de pospago.

“[La inflación] es un factor que va en contra. 5G es una tecnología que es más cara en sus equipos y requiere de mayores esfuerzos de inversión. La inflación va haciendo que los equipos no se vayan abaratando y eso no hace fácil que las personas puedan adquirirlos, se tiene que buscar alternativas”, dice Luis Fernando Borjón, excomisionado del IFT.

Publicidad

Para acceder al 5G, los usuarios no solo necesitan un plan de pospago, también un teléfono que sea idóneo para esta tecnología. Y si bien los precios de los smartphones para 5G de manera paulatina bajarán sus costos, la crisis de los semiconductores sigue presionando las tarifas de estos dispositivos debido a que aún no existe el suficiente abastecimiento de chips para fabricarlos y esto está retrasando su entrada al país. Actualmente, Telcel cuenta para sus planes de prepago con equipos de fabricantes como Samsung, Huawei, Honor, Nokia, Xiaomi u Oppo, entre otros.

Jesús Romo, director de la consultora Telconomia, apunta que ante la inflación, los consumidores han empezado a moderar su gasto, privilegiando los productos de primera necesidad, por lo que el cambio de celular o la adquisición de uno para 5G será complicado por ahora. Además, la pandemia modificó los hábitos de consumo: ahora, los usuarios tardan más de dos años en cambiar su teléfono.

“La pandemia nos mostró algo bien importante sobre el gasto, porque en cuanto comenzó el impacto económico en el segundo trimestre de 2020 hubo un descenso de líneas de pospago y una baja seria en ventas de smartphones.

Con la perspectiva económica, es muy probable que los usuarios prefieran mantener el equipo que ya tienen o adecuar su plan, pero no irse a un prepago de 5G, sino tratar de mantener una tarifa que ya tienen ellos integrada en su gasto”, señala Romo.

Ante este contexto, ambos analistas aseguran que, por ahora, 5G no podrá darle más mercado móvil a la empresa controlada por Carlos Slim, pero sí mantenerlo.

100 Mexicanas Globales 2022

¿América Móvil con ventaja?

Para que América Móvil llegara a 5G, tuvo que tejer su red durante 10 años, desde que inició 4G. Daniel Hajj aseguró que en los últimos años la empresa se dedicó a ampliar su red de transmisión, renovar su sistema y automatizar la operación de sus redes, trasladando sus aplicaciones a la nube. Además, cuenta con más de 20,000 radiobases de las que el 95% ya tiene fibra óptica, necesaria para que la comunicación viaje más rápido

También tiene la banda de espectro 3.5 GHz, que puede explotar para dar servicios 5G por la autorización que recibió por parte del IFT en febrero de este año. Esto, a diferencia de AT&T, que cuenta con esa banda, pero no con la autorización del órgano regulador para usarla para ofertar redes de quinta generación.

Y pese a que cuenta con la mayor infraestructura en el país, los analistas consultados consideran que esto no representa un problema en términos de concentración de mercado, pues la red que tiene desplegada puede usarla AT&T, debido a que América Móvil está obligada a compartir su infraestructura como parte de las medidas asimétricas que se le impusieron por ser un agente económico preponderante (AEP).

“No creo que tenga una ventaja en sí misma solo porque tenga mayor infraestructura, si empieza a utilizar la tecnología 5G, no restringe la tecnología para los demás. Al contrario, los favorece porque esa puede ser utilizada por otros operadores”, señala Luis Fernando Borjón.

Los analistas aseguran que aunque América Móvil cuente con la mayor infraestructura, no la eximirá de enfrentar el reto del costo del espectro, pues requerirá más bandas para seguir construyendo su red 5G de manera más madura.

Los operadores de telecomunicaciones en México, como Telcel y AT&T, pagan hasta 89% más del costo total de las bandas y el derecho del espectro radioeléctrico, mientras que otros países, como Alemania, Italia, Grecia, Países Bajos y otros europeos solo solventan el 5% del costo total para acceder a las bandas, según The CIU.

La consultora señala que en México las compañías de telecomunicaciones destinan entre 22 y 30% de sus ingresos anuales por el uso y el derecho del espectro, un insumo que es la espina dorsal para que puedan dar servicios de conectividad y aumentar su presencia en el país. El año pasado, América Móvil destinó 8,606 millones de pesos por este concepto.

Este año, el IFT planea lanzar la licitación de bandas de espectro que son idóneas para 5G, como la 600 MHz, banda L y 3.5 MHz; sin embargo, corre el riesgo de que la convocatoria quede desierta, como la del IFT-10 del año pasado por el alto costo que representan.

Publicidad

“El espectro será una barrera para América Móvil y los demás operadores y más, si el gobierno no emprende políticas públicas para hacerlo más accesible. En otros países se están buscando alternativas, pero acá se le sigue viendo con fines recaudatorios. La compra de bandas representa una parte importante del costo de la operación para las empresas” dice Borjón.

Durante el lanzamiento del 5G de Telcel, Daniel Hajj comentó que América Móvil aún analizaba si concursará en la licitación del IFT para la compra de bandas para 5G.

TV de paga, el sueño de Slim

La empresa de Carlos Slim ha logrado iniciar su camino por el 5G, pero hay otro sector que aún se le resiste. Telmex, subsidiaria de América Móvil, ha buscado durante más de 10 años entrar al mercado de la televisión de paga, cuyo segmento está liderado por Grupo Televisa, con 63.9% de participación.

El año pasado, la compañía volvió a emitir una solicitud ante el órgano regulador de las telecomunicaciones para obtener el permiso de ofrecer televisión por cable, debido a que su concesión como operador de telecomunicaciones le impide acceder a este rubro. Sin embargo, el IFT le negó la entrada.

Pero el próximo año podría ser diferente. En 2023, el regulador deberá entregar a Telmex su nuevo título de concesión junto con las nuevas condiciones operativas y podría eliminarse esa barrera de entrada.

Estavillo apunta que el IFT está considerando la posibilidad de eliminar la restricción, pero deberá sopesar posibles consecuencias en un entorno amplio de competencia. “Todavía hay que seguir empujando que exista piso parejo, sana competencia y libre concurrencia, porque todavía estas condiciones son muy precarias”, afirma.

La entrega del nuevo título de concesión será un momento relevante para el IFT, que deberá revisar si ya se le puede quitar la restricción de servicio, debido a que en el sector fijo esta empresa ya bajó su participación de mercado. De acuerdo con datos del órgano regulador, Telmex ha logrado disminuir en los últimos cinco años su participación en este segmento, pues pasó de 60.3% en 2017 a 46.2% en junio de 2021, auque en el mercado móvil aún ostenta el 63.3%.

“El IFT ya empezó a dar pasos en esa revisión en algunos mercados y depende de cómo lo vayan a ver, si van hacer una división del mercado fijo y móvil”, explica el excomisionado del órgano regulador del sector de las telecomunicaciones. “Es algo que será muy interesante de ver cómo lo va a resolver el regulador y cómo podría mejorar el contar con más redes de fibra óptica. Al final, hay que ver al usuario, el que pueda haber más inversiones hacia la fibra óptica va a redundar en un mejor servicio a los usuarios”.

En este segmento, los operadores de televisión de paga son los que invierten más en fibra óptica para soportar sus servicios de internet, por lo que la entrada de un nuevo competidor podría ayudar a mejorar este mercado.

Publicidad
Publicidad