Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las nuevas piezas de la banca

La venta de Citibanamex provocará una reconfiguración en el sector bancario.
jue 09 junio 2022 05:00 AM
Sector bancario en México
La venta de Citibanamex provocará una reconfiguración en el sector bancario.

Como si fuera un rompecabezas, la banca en México vive un reacomodo estructural que implica la salida de jugadores, la llegada de más competidores y la aparición de nuevas piezas de diferentes tamaños.

Citibanamex movió el sistema al anunciar el 11 de enero que vendía el negocio minorista, es decir, el banco de consumo, la Afore, seguros y sus acervos culturales e históricos. Aunque no reveló el monto, algunos analistas estiman que el banco, una de las cuatro principales entidades del sector y líder del mercado en tarjetas de crédito, costará hasta 15,500 millones de dólares.

La intención de venta ocurre en un contexto complejo, porque el negocio bancario crece a medida que lo hace la economía mexicana, pero enfrenta dificultades para retomar su crecimiento tras la pandemia, debido a la elevada inflación, el inicio del ciclo alcista de las tasas de interés y los efectos de la invasión rusa a Ucrania.

“Un escenario económico con alta inflación puede dificultar el crecimiento del financiamiento bancario, ya que este llevaría a incrementos en las tasas de interés y una menor demanda de crédito”, considera la agencia calificadora de riesgo crediticio HR Ratings.

Publicidad

Regístrate y recibe el ranking completo las 500 de Expansión 2022

La Asociación de Bancos de México (ABM) y HR Ratings coinciden en que la colocación de crédito va detrás del ejemplo, en 2020, el PIB tuvo una contracción de 8.5% mientras que el crédito cayó un 11.5%. Para este año, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público estima que la economía tenga un avance de 3.4%, tras recortar su expectativa a principios de abril, desde el 4.1% pronosticado y aprobado en el paquete económico 2022.

Daniel Becker, presidente de la ABM, aclara que la decisión de poner a la venta los activos de Citibanamex obedece a cuestiones de negocio y no a que el país sea poco atractivo para los grandes capitales. “Es importante mencionar que la operación no está relacionada a las condiciones locales, [sino] a una redefinición del modelo de negocio y que, además, los clientes de Banamex estarán absolutamente seguros”, asegura.

Las 500 Empresas vs la Corrupción 2022

Quién levanta la mano

Citibanamex es el tercer banco más grande del país por número de activos y uno de los líderes en el mercado, con el 12% de participación hasta el cierre de 2021. Un bocado más que apetecible para varias instituciones financieras del país.

Banorte es uno de ellos. En abril confirmó que había iniciado el proceso de revisión de los activos en venta para determinar si los adquiere. El banco que dirige Marcos Ramírez es el cuarto jugador más grande del país, por lo que de consolidarse la compra, superaría a BBVA México, la institución española que por años ha sido la líder.

“Ya empezamos a tener contacto. [Citibanamex] empieza a abrir su contabilidad, son procesos de meses. No tenemos nada, todos los interesados estamos firmando los convenios para entrar al cuarto de datos y ver la información”, señala en entrevista Ramírez, director general de Grupo Financiero Banorte. “Somos un banco grande, queremos ser el banco mexicano y de los mexicanos, ahí nos vamos a enfocar. Podemos y competimos con los mejores bancos del mundo, pero competimos sin miedo, podemos ser mejores que ellos”.

El tema de la mexicanidad de los activos de Citibanamex ha sido incluso mencionado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien dijo que apoyaría que empresarios nacionales se quedaran con ese negocio.

“En la ABM somos agnósticos al origen del capital, pero no somos agnósticos a que el que gestione un activo tan relevante sea un grupo que tenga las capacidades técnicas y profesionales para hacerlo. Eso es lo que te puedo decir con respecto a la mexicanidad de Banamex”, apunta Becker.

Pero si Banorte fue el primero en alzar la mano, no ha sido el único. También lo han hecho Santander e Inbursa, el último, al menos al cierre de esta edición. “Mantenemos el mismo interés [de compra]”, señaló Frank Ernesto Aguado, director de Relación con Inversionistas del banco a finales de abril, en la presentación de sus resultados trimestrales. “Inbursa participará de forma conjunta con negociadores e inversionistas mexicanos. No vamos solos”, agregó.

100 Mexicanas Globales 2022

Publicidad

De adquirir el negocio, la empresa de Carlos Slim subiría al top 3 de los bancos más importantes del sistema y competiría con BBVA o Santander.

Más cambios

Pero no solo es la venta de Citibanamex la que está transformando el sector. Entre 2015 y 2019, el sistema dio la bienvenida a instituciones financieras de China, Corea del Sur y Japón. La banca vio llegar a ocho nuevos jugadores con baja participación y que se han dedicado principalmente a las grandes empresas, como el Bank of China.

La pandemia también vino a mover el tablero. En junio de 2020, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público liquidó a Banco Ahorro Famsa por incumplir en el índice de capitalización. En 2021, la Sofom Credijusto adquirió el banco Finterra en 50 mdd, lo que marcó un hecho histórico: era la primera vez que una empresa de tecnología compraba un banco. Meses más tarde, Hacienda volvió a tomar medidas contra Accendo Banco y lo liquidó ante inconsistencias en sus estados de resultados. Y, aunque su participación de mercado era de apenas el 1%, el sistema no había enfrentado una liquidación desde 2013, cuando se cerró el banco Bicentenario.

A estos movimientos hay que sumar la llegada de nuevos jugadores, las fintech, compañías digitales que a través del uso de celulares crean cuentas y otorgan préstamos a personas y empresas. Ha sido una revolución: algunos lograron la categoría de unicornio, empresas que alcanzan una valuación de 1,000 mdd rápidamente. Uno de los casos más representativos es el de Nubank, de origen brasileño, que en menos de tres años desde su lanzamiento ya es el principal emisor de nuevas tarjetas de crédito, con más de 1.4 millones de plásticos.

El rey de las tarjetas de crédito

Para entender mejor la reconfiguración del sistema, es importante destacar que los segmentos de crédito más relevantes son las tarjetas, el automotriz, las hipotecas y los préstamos a las empresas.

Infografía de la banca en México

El 2019 fue uno de los mejores años para la banca en México por colocación de créditos, sin embargo, a partir de ese momento comenzó una desaceleración que se acentuó por la pandemia. A finales de 2019, la cartera de crédito total cerró en 427,397 millones de pesos, pero ya para diciembre de 2021 estaba 9.1% por debajo de esos niveles.

“Las tarjetas de crédito son el producto de mayor relevancia dentro de los bancos con cartera de consumo; no obstante, junto con los créditos personales son los únicos segmentos con menor crecimiento en los últimos años”, dice HR Ratings en su reporte más reciente.

Datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) señalan que los jugadores líderes en este segmento, descontando a las fintech, son BBVA México, Citibanamex y Santander. Estos bancos y sus competidores han lanzado agresivas campañas para la colocación de plásticos. Ahora, las instituciones financieras buscan una mayor personalización de estas tarjetas.

Publicidad

Citibanamex ha afianzado la tenencia de los plásticos gracias a las promociones que tiene con OCESA, con las preventas de boletos para conciertos. Manuel Romo, director general del banco, explica que, pese a que están en trámites de venta, las promociones con sus plásticos siguen vigentes y atrayendo a más clientes.

Y aunque el negocio minorista esté a la venta, Citibanamex no dejará de invertir en innovación tecnológica: el banco busca mejorar los servicios de call center, la apertura de nuevas sucursales y la renovación de cajeros automáticos, señala su director.

La importancia del crédito automotriz

La menor venta de vehículos en México ha provocado una caída de hasta 8% en los financiamientos. La falta de venta de autos nuevos ha tumbado el financiamiento que hace la banca y, por ello, han lanzado programas para que los usuarios adquieran vehículos usados. Santander, por ejemplo, busca atrapar a los más de ocho millones de personas que al año compran un auto entre particulares: “Abrir el crédito bancario para comprar un auto seminuevo entre particulares es la respuesta que hacía falta en el mercado para atender a millones de mexicanos que cada año buscan un auto”, considera Julio Ascorve Zermeño, director ejecutivo de Financiamiento Automotriz de Santander México.

Hipotecas bien cimentadas

Si hubo una cartera que supo mostrar resiliencia en la pandemia, fue la de vivienda. Este tipo de crédito reportó en 2021 un crecimiento de 6% en comparación con el año anterior. Este avance, de acuerdo con la ABM, se debió a que el país enfrenta un déficit de vivienda y por las bajas tasas de interés de hasta un dígito que manejaron los bancos.

“Los créditos subieron debido a las mejores condiciones económicas, la sobreoferta de inmuebles, tasas accesibles y facilidades en el otorgamiento de hipotecas. Si bien no será pronto, la tendencia debería normalizarse cuando el costo de las viviendas sea mayor por la inflación de costos en los materiales de construcción, las tasas activas de hipotecas sean superiores y la base comparable más difícil de superar”, dice Carlos Gómez, analista del sector en Intercam Casa de Bolsa.

Y en cuanto al financiamiento a empresas, una vez que se consigan las licencias ante las autoridades, Citi México competirá con los bancos que ofrecen créditos a grandes corporaciones. Al cierre de 2021, este tipo de crédito tuvo una contracción de 3.4%. El 77.3% de esta cartera se compone de préstamos a grandes empresas, 17.6%, a entidades gubernamentales, y el 5.1%, a entidades financieras. Los líderes son BBVA México, Santander y Banorte, pero entre el top 10 aparecen otras entidades, como el Banco del Bajío, Banregio y Sabadell.

La digitalización y lo que viene

Con la pandemia, el uso de las herramientas digitales también se aceleró y los bancos vieron que la adopción de aplicaciones crecieron en un año lo que estaba planeado en cinco. Un ejemplo de ello es Citibanamex, cuya app bancaria reportó un crecimiento de hasta 80% en la pandemia.

A la vez que invierte muchos más recursos en mejorar la experiencia de sus usuarios en los dispositivos móviles, la banca ha reducido la presencia de sucursales y el año pasado se reportaron 11,698, 3% menos que en 2020, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Además, un estudio de la firma The Cocktail Analysis muestra que la confianza de los consumidores será clave en la elección de su banco principal. El análisis también destaca que los consumidores tendrán más de un banco. “Se nota una reducción interesante en la proporción de clientes ‘monobanco’, que pasó de un 63% en 2019, a un 46% en 2022”, destaca el reporte.

Los mexicanos ya no solo tienen una cuenta de bancos ‘tradicionales’, ahora se suman los neobancos que aparecen como una alternativa viable adicional a su banco principal. Las fintech y neobancos representan ya un 17% en el total de los usuarios mexicanos bancarizados.

Un dato importante es que 52% de los encuestados no bancarizados dicen que nunca han tenido una cuenta debido a que no tienen necesidad de una y la desconfianza hacia las entidades financieras.

El sector bancario tiene el reto de bancarizar a más de 60% de la población que no posee una cuenta o una tarjeta bancaria. El desafío se une a una transición de la digitalización de las operaciones y a saber quién se queda con uno de los bancos más antiguos y grandes del sistema.

Publicidad
Publicidad