Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El control del Estado en Altán arriesga la competencia en telecomunicaciones

Los especialistas advierten que el gobierno federal podría ponderar a la empresa al asignar contratos de servicios de telecomunicaciones, poniendo en desventaja a otros jugadores del sector.
mié 15 junio 2022 01:24 PM
(Ingenieros trabajando frente a una torre de telecomunicaciones)
La banca de desarrollo invirtió 388.1 millones de dólares para que la empresa encargada de la Red Compartida pueda seguir operando y desplegando infraestructura.

La toma del control de Altán Redes –encargada del proyecto Red Compartida– por parte del Estado Mexicano traerá problemas de competencia en el sector de telecomunicaciones, debido a que el presidente Andrés Manuel López Obrador puede darle favoritismo a esta empresa para proyectos federales y en las entidades en donde actualmente tiene poder.

“Si al presidente se le ocurre, como creo que se le va a ocurrir, que todos los proyectos de gobierno y en todos los gobiernos en los que pueda influir contraten sus servicios de conectividad dejará fuera a los competidores para darle aire a Altán para que tenga recursos para que logre su cometido de llevar internet a todos los mexicanos. Esto violará el T-MEC”, advirtió Gerardo Soria, presidente del Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones, durante su ponencia en el foro Conecta México.

Publicidad

Al respecto, Rebeca Escobar, titular del Centro de Estudios del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), explicó que el gobierno sólo podrá llevar conectividad a las zonas a las que aún no cuentan con servicios de internet, y deberá presentar un análisis del uso que se le dará a la Red Compartida. La semana pasada, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que el gobierno federal decidió rescatar a Altán Redes debido a que esta empresa es pieza angular para su objetivo de abatir la brecha digital del país.

Por ello la banca de desarrollo invirtió 388.1 millones de dólares para que la empresa encargada de la Red Compartida pueda seguir operando y desplegando infraestructura.

Sin embargo, durante enero y febrero de este año, el despliegue de infraestructura de Altán Redes estuvo prácticamente frenado debido a la suspensión de los servicios por parte de las compañías de torres, empresas de transporte de datos.

Además, sus socios tecnológicos, como Huawei, frenaron sus servicios debido a “la falta de pago de compromisos posteriores a la declaración de concurso mercantil”.

De acuerdo con el directivo, países como Ruanda y Australia implementaron en el pasado proyectos similares al de Red Compartida, pero ambos fracasaron, por lo cual consideró que el gobierno federal en lugar de ‘rescatar’ a Altán debería identificar las zonas que aún no tienen cobertura y licitar el espectro a un mejor precio para ir a esos sitios. Esto debería sumarse a otras a alternativas como crear un fondo de cobertura universal, con recursos que provendrían del pago de derecho del espectro que cubren los operadores de telecomunicaciones.

 
Publicidad
Publicidad