Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Más vehículos eléctricos en México, ¿qué falta para hacerlos una realidad?

La falta de infraestructura y los altos costos son las mayores barreras de estos autos. Para los especialistas, una mayor colaboración entre el sector público y la iniciativa privada es esencial.
mié 06 julio 2022 05:00 AM
(Coches Nissan Leaf se cargan en una estación de carga en el centro de la Ciudad de México)
Solamente 15% de los mexicanos considera comprar un vehículo completamente eléctrico, de acuerdo con un análisis de la consultora J.D. Power.

Durante 2021, China fue el país que más autos eléctricos e híbridos comercializó, con casi 2.3 millones de unidades colocadas en el mercado local. Al país asiático le siguieron Estados Unidos, Alemania, Reino Unido e Italia, de acuerdo con la consultora alemana Statista.

Sin embargo, en México sólo se comercializaron 47,079 vehículos con este tipo de tecnologías, los cuales representaron solamente 4.6% de las ventas totales de vehículos ligeros en el país, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Es decir, solo vendió 2% en comparación con los colocados por China, 5.1% de los correspondientes al mercado estadounidense y 5.7% de los vendidos en Alemania.

Desde el punto de vista de los consumidores, dinamizar la venta de estas unidades en el país requiere una labor para disminuir rubros como el del precio, pero también problemáticas de falta de infraestructura de carga.

Publicidad

De acuerdo con un análisis de la consultora J.D. Power, el principal factor por el que las personas no adquieren un vehículo eléctrico es porque consideran que las estaciones de carga son pocas.

Aunado a ello está el precio de las unidades. Para los compradores, los costos aún son elevados en comparación con los vehículos a combustión interna, de tal forma que, si fueran más económicos, los evaluarían como una opción.

La falta de infraestructura también se traduce en una escasez de centros de servicio disponibles para su reparación en caso de alguna falla, pues al ser una alternativa de movilidad diferente a la habitual, tienen en mente que las refacciones podrían resultar más caras frente a las de los vehículos tradicionales.

El análisis de la consultora indica que 39% de los mexicanos está en disposición de comprar un vehículo híbrido, mientras que solamente 15% se haría de un vehículo completamente eléctrico.

En el segmento de vehículos electrificados, la marca que más unidades comercializa en México es Toyota, que tiene una oferta de cinco modelos, seguida de KIA, con un modelo; Ford con tres, y Hyundai y Honda con un modelo cada una.

José Zozaya, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), que aglomera a más de 20 empresas del sector, considera que es necesaria una estrategia enfocada hacia los consumidores, con apoyos que incentiven su comercialización para que la electrificación en México se apuntale con mayor fuerza.

“El sector automotriz y toda la tecnología van hacia allá, con o sin México, entonces más vale que nos pongamos las pilas para estar a la altura del reto", advierte el representante de la industria. "Lo que hemos visto es que los volúmenes de ventas son bajos, pero los porcentajes se incrementan de forma elevada, en hasta 100% de un año para el otro”, asevera.

 

A lo largo de 2021, en México se vendieron 1,014,680 vehículos ligeros, de los cuales 4.6% fueron unidades eléctricas, híbridas conectables e híbridas, de acuerdo con datos del Inegi.

Zozaya considera que es necesario gestar una acción integral que incorpore medidas tanto en materia de producción como de comercialización, y que provenga desde el gobierno federal, que puede aliarse con la iniciativa privada para resolver rubros como la falta de infraestructura de carga.

“Creemos que cuando se haga el trabajo en conjunto, cuando se hagan las políticas públicas y se tenga la infraestructura, esto va a alcanzar niveles récord”, aseguró.

Para Brais Álvarez, gerente de cuenta de la Consultora J.D. Power, los vehículos eléctricos también son una oportunidad para esquemas financieros como el arrendamiento, principalmente para personas físicas con actividad empresarial, que tienen la posibilidad de deducir estos costos. A través de este esquema se comercializa cerca de uno de cada 10 vehículos en el mercado formal.

En otras partes del mundo, los ejemplos abundan sobre la solución a la falta de infraestructura de carga.

El pasado 9 de junio, el secretario de Transporte de Estados Unidos, Pete Buttigieg, aseguró que el país busca liderar la “revolución de los coches eléctricos” a través de la construcción una red nacional de 500,000 cargadores para 2030, lo que forma parte de una ley de infraestructura bipartidista de 1.2 billones de dólares con el objetivo dinamizar la comercialización de estos autos.

En la adopción de esquemas de movilidad con menor impacto en el medio ambiente, Europa también se ha fijado metas ambiciosas. En los últimos días de junio, los 27 países miembros aprobaron terminar con la venta de vehículos a combustión interna para 2035.

 
Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad