Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Comprar un auto nuevo o usado, ¿qué me conviene más?

Con la falta de oferta de vehículos, largos tiempos de entrega y la inflación al alza, ¿qué vehículo es más conveniente de adquirir?
vie 01 julio 2022 03:43 PM
comprar auto nuevo o usado cual conviene
¿Quieres comprar un vehículo, pero no sabes cuál te puede resultar más favorable?

Decidiste ahorrar durante los últimos meses o años para comprar un auto, ya sea nuevo o usado, pero el momento no parece el más idóneo. El entorno altamente inflacionario aunado al alza en las tasas de interés no parecen generar el entorno más amigable para adquirir un auto; sin embargo, si tu compra ya está decidida, aquí te contamos cómo llevar el proceso de la mejor manera posible en voz de clientes y expertos.

Los últimos meses han sido particularmente retadores para la industria automotriz. En el último año, la falta de semiconductores –componentes clave para el funcionamiento electrónico del interior de los vehículos–, entre otros factores, han dificultado la producción de vehículos, y con ello su precio encarecido y los tiempos de espera se han prolongado. Sin embargo, comprar un auto usado también tiene sus riesgos.

Publicidad

Los precios de los autos se disparan

Las afectaciones en el suministro de componentes para autos ha dejado a un mercado con pocos vehículos nuevos con precios que se han incrementado.

De acuerdo con cifras de la consultora J.D. Power, el precio promedio de un vehículo nuevo este año es de 399,000 pesos, lo que significó un incremento de 14.8% con respecto al año anterior. Éste ha sido el más elevado en la última década, pues las variaciones anuales no excedían el 8%.

Pese a este panorama, la economista Diana Muñoz y el fotógrafo Samael Lomelí decidieron comprar un auto nuevo. Acudieron a principios de este año a su agencia más cercana de su marca favorita para apartar un modelo equipado.

Pasaron los meses y también las ilusiones de tener el modelo que deseaban, pues a las pocas semanas recibieron una llamada sobre la entrega de una versión semiequipada como consecuencia de la falta de producto. Tras un ajuste del costo, el subcompacto nuevo tardó en llegar cinco meses desde que fueron a la agencia hasta que tuvieron las llaves entre sus manos.

Para Gerardo San Román, director de la consultora Jato Dynamics para América Latina, los tiempos de entrega para un vehículo nuevo son variados, pero oscilan en un promedio de cuatro meses.

Desde su perspectiva, las SUV y los subcompactos, al ser los modelos favoritos del mercado mexicano, son los que más tardan en ser entregados, además de que permea que las marcas prefieran enviar sus productos a otros mercados, como el estadounidense, que podría representarles mayores utilidades.

En tanto, Diana y Samael se consideran felices con su compra, pues consideran que “ya se quitaron un peso de encima” en pensar que su vehículo pudiese averiarse pronto, además de que la marca con la que lo adquirieron les dará cambio de aceite, sustitución de líquido de frenos o reemplazo de filtro de aire sin costo en los primeros cinco años.

 

¿Y si quiero comprar un seminuevo o usado?

Al salir de la agencia o concesionaria, un auto nuevo pierde hasta 30% de su valor al momento. Partiendo de ahí, San Román asegura que ésta es la primera ventaja de adquirir un vehículo seminuevo o usado, ya que los consumidores no resienten la depreciación de una unidad nueva.

La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores considera la compra de un vehículo una especie de “traje hecho a la medida”. La empresaria y docente Brenda Martínez encontró dicho “traje” en uno usado, pues al ser su primer vehículo, no se sentía segura de invertir en uno nuevo. “Tenía mucho miedo de chocarlo, apenas estaba aprendiendo a manejar”, expresó.

Tras haberlo adquirido, a los cuatro meses, el vehículo presentó fallas en la batería, lo que le conllevó el gasto de una pieza nueva, para la cual invirtió 4,500 pesos.

Pese a ello, Martínez resaltó que su vehículo lo tuvo en cuestión de días, además de que en la concesionaria a donde acudió tenían una gran oferta, de tal forma que “tenía para elegir, desde modelo, año, color, todo”.

El segmento de seminuevos y usados parece empezar a ser un área de negocio creciente, ya que cada vez se observan más competidores en el mercado. Kavak, uno de los primeros unicornios mexicanos al alcanzar una valuación superior a los 1,000 millones de dólares, destaca como parte de este listado, así como otras empresas que comienzan a adquirir más fuerza como OLX Autos y Odetta.

 

¿Y qué pasa con las tasas de interés?

El pasado 23 de junio, el Banco de México anunció un alza de 75 puntos base en la tasa de interés de referencia como parte de una medida para combatir los altos niveles de inflación. Éste ha sido el mayor aumento en los 14 años que el banco central ha utilizado el indicador como parte de su manejo de la política monetaria.

Tras las afectaciones en las cadenas de suministro, la falta de oferta de autos y el alto entorno inflacionario, San Román dice que las agencias enfocadas a la comercialización de vehículos nuevos han disminuido sus estrategias de comercialización, que antes eran “agresivas”, pues ahora prácticamente ya están pactadas las entregas a los clientes antes de que llegue la unidad a cualquier piso de venta.

Ante este panorama, y con un sector que considera como “altamente cambiante", señala que las tasas de interés para adquirir cualquier vehículo oscilan entre 17% y 18%. El director de Jato Dynamics dice que con los distribuidores de vehículos seminuevos es posible encontrar más facilidades de pago.

Publicidad
Publicidad