Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La estampida de vehículos eléctricos da un impulso inesperado al arrendamiento

Los clientes de vehículos eléctricos se están inclinando por las opciones de arrendamiento porque les permite olvidarse de los costos de mantenimiento de la batería y de los valores residuales.
mié 22 junio 2022 05:00 AM
¿El leasing conviene para comprar un eléctrico?
A los mexicanos les gusta decir y sentir que son dueños del vehículo. No obstante, las nuevas generaciones empiezan a valorar más el uso que la propiedad y, en el caso de los eléctricos, pagar una renta puede ser más conveniente que comprar una unidad cuando aún hay muchas interrogantes alrededor de la nueva tecnología.

La demanda de vehículos eléctricos está dando un impulso inesperado al arrendamiento, un esquema que no había terminado de despegar en México, pero que ahora se empieza a posicionar como una buena alternativa para acceder a un modelo de baterías.

La tendencia ya es clara en otros mercados, como el europeo, en donde empresas como Carrow reportan un aumento de 200% en las consultas de arrendamiento de vehículos eléctricos en el último año, y los eléctricos ahora representan 38% de todas las consultas que registra la compañía.

Carrow, una plataforma de compra, venta y renta de autos de Reino Unido, explica que los clientes de vehículos eléctricos se están inclinando por las opciones de arrendamiento, en parte debido a las preocupaciones constantes sobre los costos de mantenimiento de la batería y los valores residuales futuros, y en parte porque este esquema ahora tiene tasas de interés más atractivas que el financiamiento tradicional.

En México, algunas armadoras que venden eléctricos o híbridos han empezado a incorporar el esquema, ya sea puro o híbrido, como parte de la oferta financiera para impulsar la venta de sus unidades de baterías.

Publicidad

General Motors, por ejemplo, ofrece este esquema como una de las alternativas para adquirir el nuevo eléctrico Bolt EUV. "Las rentas están en 15,900 pesos y tenemos planes que incluso no requieren un enganche. Además, el arrendamiento es deducible de impuestos", dijo Carlos de la Mora, gerente de mercadotecnia de vehículos eléctricos y deportivos de la marca.

"Definitivamente, el lanzamiento de vehículos eléctricos es una oportunidad para este producto financiero, especialmente porque atiende a la preocupación del cliente potencial sobre el riesgo de comprar un auto de alto precio con tantas interrogantes alrededor: estaciones, ansiedad de autonomía, servicios de mantenimiento, carga en casa o pública", dice Brais Álvarez, gerente de cuenta en la consultora J.D. Power, quien añade que la principal ventaja que ofrece este esquema a los interesados en probar la electromovilidad es que les permite terminar el contrato en cualquier momento, si al final no les convence la experiencia de manejar un eléctrico.

"Pagas una renta, de por ejemplo 10,000 pesos al mes, con la opción a terminar el contrato cuando quieras. Parecido a las plataformas digitales", explica. "Será un esquema que puede ayudar a despegar la adopción de estos vehículos", añade.

¿Qué es el leasing de autos?

El director de la consultora Jato Dynamics para América Latina, Gerardo San Román, define a este esquema como un servicio financiero que permite hacer uso de un automóvil, en lugar de comprarlo. "Es similar a la renta de un departamento, pero en esta ocasión, por lo que se está pagando es por usar un automóvil", dijo en entrevista.

La escasez de chips ha generado una reducción dramática en los niveles de inventario, teniendo como consecuencia incrementos en los precios de la mayoría de los vehículos, incluidos los eléctricos, cuyas etiquetas sobrepasan los 500,000 pesos. Algunas incluso rozan el millón de pesos.

En este contexto inflacionario, otro punto a favor del arrendamiento -dice San Román- es que, al terminar el plazo establecido, el cliente tiene la posibilidad de comprar el vehículo, pero con base en su valor actual en el mercado, es decir, que no habrá absorbido la depreciación de la unidad. "Estarás comprando un vehículo que ya se depreció, hasta 40% o 50%, entonces puede resultar algo muy eficiente si quieres tener la pertenencia del vehículo y si no, lo único que haces es que renuevas el contrato. Muchas empresas (arrendadoras) premian muy bien la lealtad de sus clientes y les ofrecen cada vez mejores condiciones", aseveró.

Horacio Chávez, director de KIA en México, también resalta este beneficio. Entre las “bondades” del arrendamiento está que se puede cambiar una unidad cada dos, tres o cuatro años, así como que los pagos mensuales son menores en comparación con los correspondientes al financiamiento tradicional, en tanto que ya incluyen en muchos casos el mantenimiento de la unidad.

Además, los especialistas consultados resaltan las tasas de interés competitivas. Al ser un servicio financiero, estos esquemas están sujetos a una tasa de interés. Sin embargo, ahora son más competitivas que el financiamiento tradicional, lo que representa un beneficio en un momento en el que la mayor parte de los bancos centrales han optado por aumentar su tasa de interés de referencia.

El subgobernador del Banco de México, Jonathan Heath, prevé que en el país se incremente hasta 75 puntos base para el siguiente 23 de junio, lo cual encarecerá aún más el crédito automotriz tradicional.

Mientras que las tasas de interés en el financiamiento son de entre 17% y 18%, en el leasing están en 12% y 13%, similares a las que ofrecían la mayoría de las financieras de casa de las marcas antes de la pandemia.

 

¿Leasing con beneficios fiscales?

Para el presidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), Guillermo Rosales, el arrendamiento vehicular es una especie de “traje hecho a la medida” que ha ganado popularidad entre las empresas o las personas físicas con actividad empresarial por los beneficios fiscales y la flexibilidad que acompañan al esquema.

“Es mayormente elegido por empresas o por personas con actividad empresarial, que buscan satisfacer las necesidades de transporte sin tener que descapitalizarse. Esa es una condición que ofrece el arrendamiento, que con una baja cuota de entrada se puede disponer del vehículo”, expuso.

Esto se vuelve especialmente llamativo para aquellos clientes que quieren adquirir un vehículo premium o un eléctrico. "Al implicar una renta, este gasto puede deducirse", dice Álvarez, de J.D. Power México. “Si eres una persona moral (empresario), por ejemplo, y tienes la capacidad de deducir este gasto, el arrendamiento se vuelve la mejor forma de adquirir un vehículo", añade.

Las flotillas de vehículos eléctricos se han vuelto populares entre empresas de entrega de última milla, como arrendadoras y plataformas de servicio de transporte. DHL opera una flota de Renault Kangoo ZE desde finales de 2020, mientras que Beat y Budget han conformado nuevas flotas con modelos eléctricos de JAC.

¿Un esquema atractivo para comprar autos eléctricos?

Pese a los beneficios de este esquema, los especialistas dicen que aún no se ha explotado a profundidad en México. Hay alrededor de 263,418 unidades con un contrato activo de arrendamiento al cierre del primer trimestre del año, lo que representa un incremento anual de 15.9%, de acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Arrendadoras de Vehículos (AMAVe), que tiene 19 socios, pero la mayoría de ellos están a nombre de empresas o freelance (regidos bajo un esquema de persona física con actividad emrpesarial).

"Creo que a la industria le falta saber explicarlo para que las personas entiendan el beneficio”, dice Álvarez, quien añade que mientras que en Estados Unidos, entre seis y siete vehículos de cada 10 se obtienen a través de arrendamiento, en México la cifra llega a uno o quizás menos.

El problema, dicen los especialistas, es que a los mexicanos les gusta decir y sentir que son dueños del vehículo. No obstante, las nuevas generaciones empiezan a valorar más el uso que la propiedad y, en el caso de los eléctricos, pagar una renta puede ser más conveniente que comprar una unidad cuando aún hay muchas interrogantes alrededor de la nueva tecnología.

KIA es una de las marcas que ha intentado posicionar el arrendamiento entre sus clientes. La marca lanzó en México un producto financiero de arrendamiento, que hoy acumula 900 contratos. Al inicio, los resultados obtenidos fueron bajos. “En el análisis que hicimos, no llega a más de 2% en la industria el leasing que no es financiero", dice Horacio Chávez, director de la marca en México.

Pero la empresa ha orientado esfuerzos en capacitar a la fuerza de ventas, con la intención de explicar mejor a los clientes en qué consiste el esquema para así motivar una mayor colocación de vehículos, sobre todo los híbridos y eventualmente los eléctricos que la marca pudiera traer al mercado.

"A raíz de que capacitamos doblemente a la red y pusimos un enfoque diario en este producto, el asesor de ventas lo ha podido explicar mejor a los clientes, por lo que creo que podríamos ir penetrando mucho más rápido”, dice Chávez.

 
Publicidad
Publicidad