Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las armadoras apuestan por el crédito balloon para atraer a los clientes

Este esquema permite financiar una parte del precio total del vehículo y obtener mensualidades bajas durante 36 o 48 meses. Para las marcas es una forma de acortar el tiempo de renovación vehicular.
mié 31 agosto 2022 06:12 PM
Comprar un auto
Nissan fue una de las primeras armadoras en ofrecer esta alternativa en México. Lo hizo a través de su marca premium Infiniti, que en 2018 lanzó este producto financiero bajo el nombre de Selectiviti. Casi a la par, la marca surcoreana Kia presentó Kia Access.

Laura Sandoval quiere un SUV híbrido. En los últimos meses ha mirado precios y comparado alternativas de financiamiento esperando encontrar una que le permita tener una mensualidad "atractiva". Pero hasta ahora no ha logrado encontrar un esquema que satisfaga sus necesidades. “La mayoría de los créditos a los que podría acceder son a plazos de 72 meses y la verdad no quiero endeudarme por tanto tiempo”, cuenta a las afueras de un concesionario.

En la última visita a uno de sus distribuidores más cercanos, le recomendaron considerar el crédito balloon, un esquema de financiamiento que algunas marcas de vehículos empezaron a ofrecer hace unos cinco años y que se ha vuelto una opción interesante en un contexto de inflación generalizada.

La ventaja de este esquema es que le permite al consumidor financiar una parte del precio total del vehículo y obtener una mensualidad competitiva durante 36 o 48 meses, con la posibilidad de decidir, una vez transcurrido ese tiempo, si desea refinanciar el monto pendiente o dejar el vehículo como enganche de otro nuevo.

Para las marcas es una forma de acortar el tiempo de renovación vehicular: en lugar de tener que esperar cinco o seis años a que el cliente termine de pagar su crédito tradicional, lo tendrán de vuelta a los tres o cuatro años.

"Es un ganar ganar", dice Edgar Carranza, CEO de Hyundai Motor de México, una empresa que lanzó, en asociación con BBVA, hace poco más de un año, un crédito balloon bajo el nombre de "Compra inteligente".

Publicidad

¿Qué es un crédito balloon o global?

En un financiamiento tradicional, los clientes están obligados a pagar el monto total de un vehículo mediante una mensualidad fija por un periodo determinado, de los 12 a 72 meses en la mayoría de los casos.

Igual que ocurre con un crédito tradicional, para acceder a un auto a través del crédito balloon hay que dar un pago inicial, o enganche, que oscila entre el 10% y 30%. Pero en el balloon o global no se financia el monto total, sino solo una parte que se cubre en hasta 48 meses.

Transcurrido ese tiempo, el cliente puede decidir si paga de contado el monto restante, lo refinancia o regresar el vehículo para saldar la deuda y utilizar el excedente para estrenar otro modelo de la misma marca. En este último caso, el distribuidor hace la valuación de la unidad financiada y toma una parte del precio para saldar el monto pendiente -conocido como balloon payment-, mientras que el remanente podría ser tomado para el enganche de un nuevo vehículo.

"El balloon es muy atractivo porque te permite tener mensualidades más bajas que el crédito tradicional y un precio pactado de recompra a los dos o tres años. De tal suerte que dejas tu unidad, a manera de enganche, y te lleves un vehículo nuevo cada dos o tres años", detalló Horacio Chávez, director general de Kia en México.

¿Conviene comprar un auto bajo este esquema?

Desde hace unos meses, la inflación general en el México, indicador encargado de medir el comportamiento de los precios en el país, ha estado muy por arriba de los límites que marca el Banco de México para el mismo. Este escenario, ha llevado a la Junta de Gobierno del banco central a incrementar la tasa de interés de referencia a 8.5%, su mayor nivel desde que el país inició su política monetaria vigente.

Brais Álvarez, gerente de cuenta de la consultora J.D. Power, detalla que este contexto inflacionario ha marcado dos tendencias en materia de financiamiento automotriz: pedir los plazos más largos, de 60 o 72 meses, que hoy ofrecen las financieras de las marcas; u optar por el crédito balloon. Aunque en ambos casos los consumidores pueden obtener una mensualidad baja, cambian las condiciones.

Marcas como Kia ven claramente ambas tendencias materializarse en sus pisos de venta. "Lo que está pasando con el financiamiento es que se están extendiendo los plazos, ya el más común en la industria son los 60 meses y ya también se está yendo mucho a los 72 meses. Pero nosotros, al contrario, estamos tratando de que los ciclos sean menores", dijo Chávez.

Ulises Rosas, asesor independiente para la compra y venta de automóviles, destaca que el crédito balloon resulta conveniente para aquellas personas que tienen en orden sus gastos e ingresos, pues lo principal para salir beneficiados con este esquema “es la planeación”.

“Debemos de ser realistas si vamos a optar por este crédito. Si se cuenta con la cantidad suficiente para un enganche de hasta 30%, para luego tener mensualidades pequeñas, pues adelante. Pero no hay que perder de vista que al final habrá otro pago 'fuerte', si es que el cliente quieren quedarse con el vehículo. Por ello, si planeas tus finanzas y te programas para ahorrar y complementar ese pago al final, considero que no hay nada mejor que el crédito balloon”, añade.

¿Qué marcas lo ofrecen en México?

Nissan fue una de las primeras armadoras en ofrecer esta alternativa en México. Lo hizo a través de su marca premium Infiniti, que en 2018 lanzó este producto financiero bajo el nombre de Selectiviti. Casi a la par, la marca surcoreana Kia presentó Kia Access y lo definió como "el plan de financiamiento con mensualidades más cómodas que permite renovar auto cada dos años".

Desde entonces más armadoras han incorporado al crédito balloon a su oferta financiera. Toyota, a través de su financiera de casa Financial Services, ofrece uno con enganche inicial desde 10%, plazos desde 24 meses y un último pago de entre el 25% y 30% del valor del vehículo.

“Disfruta de bajas mensualidades en tu financiamiento y una vez llegando el momento de realizar tu pago final, deberás de liquidarlo eligiendo una de las opciones disponibles”, dice en su sitio web. Entre las opciones al cierre del plazo acordado contempla el refinanciamiento o liquidación de la unidad y también, el renovar el vehículo con el que se inició el plan a través de un nuevo crédito.

Ford cuenta con Ford Blue, un plan que considera un enganche de 25%, 35% o 40%, con mensualidades a plazos de 12, 24 o 36 meses y, si el cliente desea quedarse con su vehículo, requiere un pago final del 35% financiamiento. Su competidor General Motors cuenta con el esquema Flex Pay, que solicita un enganche de 20% del valor del vehículo, ofrece plazos de 24 y 36 meses, y da la posibilidad de conservar la unidad por medio de un pago final, el refinanciamiento de la misma o el cambio por un nuevo vehículo.

También las marcas premium, Audi y BMW entre otras, ofrecen una alternativa balloon.

El reto que tienen las financieras de las marcas, opina Álvarez, es lograr transmitir adecuadamente los beneficios del esquema. "Una mensualidad de 5,000 pesos puede resultar llamativa y cómoda, pero cuando el cliente lee que tiene que dar dos pagos grandes, uno al principio y otro al final, deja de ver el anuncio", dijo.

Hoy los consumidores mexicanos están más familiarizados con el esquema tradicional: dar un enganche y luego pagar 60 mensualidades fijas.

"Ha costado trabajo convencer a la gente de probar el crédito balloon, pero en nuestro caso, gracias a que hemos capacitado a la fuerza de ventas, hemos tenido un crecimiento exponencial en los últimos meses. Creo que en los próximos dos o tres años este esquema se va a popularizar", concluyó Chávez.

Con información de Ivet Rodríguez

 
Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad