Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Evita contagiarte de la 'fiebre' por tener acciones en un debut bursátil

Expertos sugieren tener paciencia al momento de decidir tus inversiones en las OPI, pues en algunos casos puede costarte dinero.
Uber OPI  comprar acciones
Un problema que enfrenta Uber es que, como Lyft, está en números rojos.

NUEVA YORK (CNN)- ¿Debería comprar en una oferta pública inicial en su primer día de negociación o esperar un tiempo para ver cómo se desempeñan las acciones?

Dicen que la paciencia es una virtud. Y eso es especialmente cierto con las acciones recientemente públicas.

Podía parecer tentador comprar acciones de Uber el viernes (10 de mayo), el día de su anticipada oferta pública inicial (OPI). Pero si das un vistazo al rival de Uber, Lyft, verás por qué podría no ser una gran idea.

Lee: OPI de Uber no despierta apetito de inversionistas

Lyft está operando ahora aproximadamente 25% por debajo de su precio de salida a bolsa (29 de marzo) debido a las preocupaciones sobre cuánto dinero está perdiendo, su competencia con Uber y los resultados decepcionantes de su primer reporte de ganancias desde que se volvió pública.

Los inversionistas promedio deberían observar y esperar cuando se trate de una OPI muy sonada, en lugar de sumergirse en ella los primeros días, recomienda Jim Price, profesor y emprendedor en residencia en el Instituto Zell Lurie de la Universidad de Michigan Ross.

Publicidad

“Mantente al margen. Estas OPI súperactivas son estrategias de inversionistas institucionales”, dice Price, refiriéndose a los grandes fondos de inversión y a los fondos de cobertura que pueden comprar en una OPI al precio de oferta.

Por lo general, los inversionistas individuales tienen que esperar a que una acción comience a cotizar antes de que puedan comprarla, y a menudo terminan haciéndolo con una gran prima sobre el precio de oferta.

Cuidado con la voltereta

La compañía de hamburguesas basada en vegetales Beyond Meat fijó su OPI en 25 dólares la semana pasada, pero la acción abrió en 46 dólares y llegó a 85 dólares unos días más tarde antes de bajar a alrededor de 68 dólares.

“Las grandes instituciones se embolsan todo el dinero en los primeros días de negociación y saben el momento exacto en que deben disparar una voltereta y vender”, dijo Price. ¿Dónde deja eso a los inversores individuales? No en una muy buena posición”.

Lee: Lyft le come el mercado a Uber...aunque también lo ayuda

Price señala que hay otra razón para ser paciente con una OPI: algunos inversores tienen prohibido vender en los primeros meses que una acción se negocie debido al llamado periodo de bloqueo.

Pero una vez que los fundadores de la empresa y las firmas de capital de riesgo en etapa temprana tienen permitido vender legalmente, pueden deshacerse algunas acciones. Eso podría presionar las acciones a la baja, ya que habrá una mayor oferta de acciones en el mercado.

“Permitir que el polvo se asiente —quizás entre dos y seis meses— tiene sentido”, dijo Price.

Otro problema con muchas OPI y especialmente con Uber es que esta empresa, como Lyft, están en números rojos.

Enfócate en las ganancias, no en las ventas

Muchas startups están dispuestas a gastar mucho dinero para ganar participación de mercado. Eso puede ayudarles a atraer más dinero de capital de riesgo y ayudar a impulsar las valoraciones de sus mercados privados.

Pero los inversionistas de Wall Street son menos tolerantes a las grandes pérdidas. Quieren ver ganancias sólidas cada trimestre.

Compañías como Google y Facebook han logrado concretar eso en gran medida desde sus OPI. Pero ¿qué hay de otras nuevas empresas de alto perfil que se han hecho públicas en la última década, como Twitter, Snap y Blue Apron? No tanto.

Lee: Quiénes se enriquecerán con la OPI de Lyft

“En última instancia, el éxito de las OPI tanto de Lyft como de Uber se juzgará en función del desempeño posterior a la OPI y de cómo estas empresas pueden mantener su crecimiento mientras avanzan hacia la rentabilidad y reducen su quema de efectivo”, dijo Alex Castelli, socio gerente de asesoría y consultoría de la firma de impuestos CohnReznick.

En otras palabras, es posible que algunas compañías se estén haciendo públicas simplemente para obtener efectivo y no porque necesiten el dinero o tengan un plan viable a largo plazo. Y esas son las firmas que los inversores deberían observar con mucho cuidado.

"Hay un dicho de negocios de la vieja escuela. Los ingresos son para la vanidad y las ganancias para la cordura”, dijo Jessica Rovello, CEO y cofundadora de Arkadium, una firma de juegos y medios interactivos. Dijo que volver pública su empresa no está en sus planes. Ella es feliz manteniéndola privada.

¿Quieres saber cómo cuidar tu dinero?
Recibe nuestro contenido sobre ahorro, gasto e inversión en un correo semanal.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad