Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Aprende a dominar a tu tarjeta de crédito

Una mala planeación, gastos imprevistos o simplemente la falta de disciplina financiera pueden generar pérdidas a tu bolsillo al manejar las tarjetas de crédito.
mar 28 enero 2020 05:32 AM
Tarjeta de crédito pago de deuda
Es recomendable usar la tarjeta de crédito después de la fecha de corte y así tener alrededor de 50 días para el pago de la deuda.

Las tarjetas de crédito son un arma de doble filo, ya que si el usuario no la maneja de manera ordenada y responsable, puede traer varios dolores de cabeza al momento de pagar.

Ahora bien, ¿qué puedes hacer si has caído en una situación donde el saldo de tu tarjeta de crédito es impagable o tienes problemas para estar al corriente con tus pagos? Expansión consultó a expertos en temas de finanzas personales y esto fue lo que aconsejaron:

Publicidad

La primera recomendación de Siegfried Seedorf Fernández, académico de la Escuela de Negocios de la Universidad La Salle; y de Jesús Chávez Ugalde, director de análisis y estadísticas de servicios y productos financieros de Condusef es que una tarjeta de crédito no representa ingresos adicionales para el usuario, sino que son recursos que se tendrán que pagar más adelante.

“Lo ideal es no sobreendeudarse, no creer que el crédito es una extensión de nuestros ingresos, que no se va a quedar ahí, muerto”, dijo Chávez Ugalde. “No es una tarjeta que te da dinero. Debes tener el respaldo en tu bolsa de los pagos que tienes que hacer”, agregó Seedorf Fernández.

¿Cuándo puedo solicitar una tarjeta de crédito?

Una vez que está claro que estos productos no son una extensión de los ingresos, también se debe tener madurez financiera, es decir, estar claros de contar con la capacidad de pago.

“Mientras no tengas la capacidad de pago es como hacernos el harakiri”, explicó Seedorf Fernández.

“(Hay que tener) un crédito razonado, un crédito medido de acuerdo a mis posibilidades. Nunca endeudarme más allá de mi posibilidad de pago”, agregó.

“Si voy con la mentalidad que es una tarjeta que me da dinero, es un error. Tengo que pensar que es una tarjeta que me va a permitir retrasar ciertos pagos, pero con dinero mío”, insistió el académico.

Lee: HSBC aumenta sus comisiones en México

Antes de solicitar un plástico es necesario tomar en cuenta factores como el costo anual total (CAT), la tasa de interés que cobra el banco y si el usuario es totalero –que mes con mes paga la totalidad de la deuda- y comparar los beneficios que otorgan las diferentes tarjetas de crédito.

“Tengo que ver qué tarjeta tiene el CAT menor, si es atractivo y, además, me dicen que no tiene comisión. Muchas veces es mejor una tarjeta que no tiene comisión a una que te da puntos o regresa algún porcentaje de compras porque ese porcentaje nunca va a cubrir la comisión anual que me está cobrando”, señaló el académico de La Salle.

“El CAT que publica la institución sería un promedio, pero para la misma tarjeta, dependiendo del cliente, puede tener un CAT menor a otro”, destacó Chávez Ugalde.

¿Cuál es el mejor momento para pagar con la tarjeta?

Siempre podemos pagar con la tarjeta de crédito. Sin embargo, antes de hacerlo, los expertos recomiendan dos cosas: 1. Utilizar el plástico los días siguientes a la fecha de corte, esto para tener alrededor de 50 días para cubrir el monto pagado. Y 2. No pagar artículos o bienes que van a durar menos del tiempo que se van a estar pagando.

“Debo saber cómo voy a utilizar el producto financiero, es decir, no utilizar la tarjeta para pagar a meses sin intereses productos que me vayan a durar menos del tiempo que estaré pagando”, dijo Chávez Ugalde.

Publicidad

Los especialistas consideran que el número ideal de tarjetas que se pueden solicitar son dos y, de ser posible, la fecha de corte de una sea en la primera quincena del mes y la otra en la segunda para aprovechar al máximo el crédito.

¿Cómo poner en ceros una tarjeta de crédito?

Una vez que no es posible pagar mes con mes el saldo de la tarjeta, el usuario tiene dos opciones: la primera, coinciden los especialistas, acercarse al banco emisor y buscar un acuerdo de pago, con lo que el cliente tendrá pagos fijos y los intereses no se seguirán sumando.

“Los bancos en su mayoría son accesibles a ese tipo de reestructuración de los créditos. Te acercas al banco y le dices: no la voy a utilizar pero no me estés cobrando intereses sobre intereses porque, al final de cuentas, es lo que nos acaba: el interés se capitaliza y de esa capitalización me vuelven a cobrar intereses”, recomendó el académico de La Salle.

Existe la posibilidad de que la institución bancaria ofrezca un préstamo personal. Este tipo de productos tienen “una tasa (de interés) más baja, pero además tiene pagos fijos mensuales, ya no tienes que pagar una anualidad”, destacó Jesús Chávez.

Lee: Y las Afores que menos comisiones cobrarán este año son...

Otra opción para quienes manejan más de una tarjeta de crédito es pagar primero la del menor monto y, después, en la que se debe más, recomendó el funcionario de la Condusef.

Cuando tienes varias tarjetas y en todas debes, lo que recomendamos es: primero, dejas de pagar un poco la más alta y dedícate a pagar las pequeñas. Conforme vayas pagando ese dinero te va a ayudar a pagar la siguiente y la siguiente”, dijo.

“Para ponerla en cero es fundamental hacer un presupuesto para saber cuál es mi situación económica real, porque no sabemos en dónde nos encontramos –financieramente hablando-. Con el presupuesto puedes decir: no me alcanza para pagar la tarjeta, pero si quito A, B o C y me amarro un poco el cinturón puedo saldar de deudas”, añadió Chávez.

Señales de alerta

La primera señal de alerta es que no es posible cubrir el monto mínimo y quiere decir que hay un problema de sobreendeudamiento. Esto generará no solo el cobro de interés sino de comisiones, por ejemplo, de pago tardío (dependiendo del banco emisor).

“Si la comisión está entre 400 y 600 pesos por no pagar a tiempo, se te acumula, además de los intereses, entonces el pago mínimo se vuelve impagable, señaló director de análisis y estadísticas de servicios y productos financieros de Condusef.

“Si ya no pudimos pagar el total en cuatro o cinco meses, ya tenemos un buen historial para acercarnos con la banca y poder hacer esa reestructuración”, agregó Seedorf.

Publicidad
¿Quieres saber cómo cuidar tu dinero?
Recibe nuestro contenido sobre ahorro, gasto e inversión en un correo semanal.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad