Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Qué pasa con la OPEP y el precio del petróleo?

La OPEP nuevamente pone a los precios del petróleo en una montaña rusa, sin embargo sus miembros deberán ponerse de acuerdo si es que no quieren dejar de aprovechar el aumento de la demanda.
jue 08 julio 2021 05:01 AM
Precio petróleo
En esta semana, el precio del petróleo ha tocado máximos en más de tres años.

Los mercados se enfrentan a un nuevo capítulo turbulento en los precios del petróleo en menos de un año, cuando Rusia rompió el acuerdo con la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). En esta ocasión la disputa entre los gigantes petroleros Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos ha generado una crisis en la organización que comienza a levantar dudas sobre el futuro del grupo y a generar alta volatilidad en los precios de los futuros del crudo.

La mañana del martes, el precio del Brent, usado como referencia internacional, tocó su mayor nivel en tres años, pero al cierre del miércoles el precio había retrocedido 5.6% a 73.43 dólares el barril. Lo mismo sucedió con el petróleo estadounidense, el WTI, que alcanzó los 76.98 dólares, su mayor precio desde 2014, para luego caer 6.2% a 72.20 dólares.

Publicidad

Las alzas ocurrieron después de que los países de la OPEP y sus aliados, como Rusia -conocido como OPEP+- cancelaron una reunión en la que se esperaba un acuerdo para aumentar gradualmente la producción petrolera y satisfacer la creciente demanda que hay debido a que la economía mundial ya calienta motores. Este grupo ha restringido la oferta de petróleo por más de un año desde que la demanda global se derrumbó por los cierres económicos por el coronavirus.

El grupo aún mantiene recortes de producción de casi seis millones de barriles de petróleo por día (bpd), de acuerdo con Reuters. Y al suspender la reunión, por lo pronto, el aumento coordinado de la oferta petrolera en agosto no ocurrirá. En un escenario con una oferta restringida y un aumento de la demanda, los precios tienden a subir.

El alza del precio del petróleo, que puede desencadenar un aumento de la inflación a nivel mundial, no es la única preocupación del mercado. El impasse ha generado una mayor tensión al interior de la OPEP y se teme que algunos miembros opten por incrementar la producción petrolera, con el objetivo de aprovechar la mayor demanda y los precios altos. Estos temores se reflejaron en la caída de los precios del petróleo.

“Si no se ponen de acuerdo, el petróleo empezará a caer, hasta que se tengan que poner de acuerdo”, dice Ramsé Gutiérrez, codirector de inversiones del gestor de activos Franklin Templeton.

Hasta ahora, las bajas de alrededor de 6% en dos días caídas han presionado muy poco a Arabia Saudita, el líder de facto de la OPEP, y a Emiratos Árabes Unidos, el cuarto mayor exportador de petróleo, para llegar a un acuerdo, generando aún más incertidumbre y reavivando las desconfianza en la organización.

Publicidad

Un claro ejemplo de estos temores se observó entre los productores de gas shale o de lutitas en Estados Unidos. Gutiérrez señala que lo primero que hicieron estas compañías fue salir a buscar coberturas para fijar los precios altos y así garantizar el precio del petróleo que venderán en los próximos 12 meses.

El tiempo que puede durar este escenario es incierto, pues las conversaciones pueden retomarse en cualquier momento.

Ana Azuara, analista de la institución financiera Banco Base, señala que existe la posibilidad de que los países de la OPEP aumenten la producción “a niveles que se sentirían cómodos”. Si esta previsión se cumple, estamos lejos de ver escenarios como los precios negativos de 2020 o cuando en 2014 el precio colapsó por una superabundancia de petróleo, especialmente promovida por Arabia Saudita. “No veo que ese sea su objetivo, porque todos los países vienen saliendo de una crisis económica”, comenta Azuara.

Sin embargo, los analistas dejaron claro que el mejor escenario para todos los productores es un acuerdo para satisfacer la demanda sin inundar el mercado, de lo contrario todos los miembros de la OPEP pierden.

Entre que se ponen de acuerdo, o no, los futuros del Brent y del WTI acumulan un avance de 41.6% y 48.8%, respectivamente, en lo que va del año. A ojos de los grandes productores -como Emiratos Árabes Unidos o Arabia Saudita- esto resulta apetitoso luego de que el flujo petrolero permaneciera restringido por más de un año.

A este ímpetu por abrir la llave del petróleo se suma el impulso que están ganando las energías renovables en particular en países desarrollados que han pactado eliminar los combustibles fósiles progresivamente en poco más de dos décadas.

“Lo que estamos viendo ahorita es temporal. Se quiere mantener el control de un precio que le convenga a los países petroleros que tienen que aprovechar los últimos años en que la energía fósil va a ser dominante”, dice Gutiérrez.

Publicidad
Publicidad
Publicidad