Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Qué es el euro digital y qué se sabe hasta ahora sobre su desarrollo?

El Banco Central Europeo (BCE) prepara la eventual emisión del euro digital, una divisa regulada por el propio organismo. ¿Qué ventajas tendría y qué se sabe de esta CDBC?
mar 20 diciembre 2022 05:00 AM
logo del euro
Desde octubre de 2021, la Unión Europea ha discutido la utilización de una moneda digital como una forma de complementar el uso del efectivo.

Todo se está digitalizando, hasta las monedas como el euro. Desde octubre de 2021, la Unión Europea discute usar una moneda digital como una forma de complementar los pagos electrónicos, lo que sumaría seguridad a los usuarios y al sector financiero en general, sobretodo tras la crisis que se ha generado en la industria de las criptomonedas en los últimos meses.

Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo (BCE), ha cambiado su perspectiva sobre la digitalización de las formas tradicionales en las que se maneja el efectivo. La mandataria ha explicado que se está colaborando con la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y varios ministros de economía para desarrollar el denominado euro digital, por lo que se espera que la regulación llegue el próximo año y pueda comenzar a ser una alternativa de pago legal entre 2025 y 2026.

Publicidad

¿Qué es el euro digital?

Un euro digital se plantea como un medio de pago electrónico que cualquier persona puede utilizar en la zona euro. Se trata de un activo seguro y fácil de usar al igual que el efectivo en la actualidad, que se usa a través de tarjetas o aplicaciones, puesto que será dinero de banco emitido por el BCE.

“Estamos trabajando con los bancos centrales nacionales de la zona del euro para estudiar la conveniencia de introducir un euro digital. Sería una moneda digital de banco central, un equivalente electrónico al efectivo. Y complementaría los billetes y monedas, dando a los ciudadanos una opción adicional para sus pagos”, informó el BCE en un comunicado.

La fase de investigación comenzó en octubre de 2021 y se espera que dure dos años, hasta octubre de 2023. Los especialistas siguen examinando cómo sería el diseño y cómo podría distribuirse, además del impacto que tendría en el mercado.

Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España, ha señalado que la oferta de monedas digitales privadas favorece la descentralización de la cadena de valor tradicional y puede acelerar, sin control, la creación de dinero y el crédito a la economía. Sin embargo, comentó que también se pueden potenciar situaciones de dominio de mercado o de excesiva fragmentación, perjudicando tanto a la estabilidad financiera como a los usuarios.

Publicidad

¿Qué es una CBDC?

Desde el surgimiento de las criptomonedas en 2009 y el boom que han tenido en los últimos años los activos financieros digitales, los bancos centrales se han visto en la necesidad de discutir y debatir sobre abrir la posibilidad de tener monedas digitales propias (CBDC, por sus siglas en inglés) que puedan hacerle frente a las exigencias de los entes económicos que cada vez modernizan más sus procesos de pago.

La emergencia de las criptomonedas está abriendo el camino a las monedas digitales de los bancos centrales. La competencia de las primeras puede ser un incentivo para que los bancos centrales emitan una moneda digital similar, pero hasta la fecha, el tamaño de las existencias de criptomonedas dista mucho de ser una amenaza para el efectivo.

Santiago Fernández, responsable de sistemas financieros y regulación, y Olga Gouveia, economista principal en el equipo de sistemas financieros de BBVA Research, mencionaron que los bancos centrales que están considerando más seriamente la emisión de CBDC son aquellos que se enfrentan a una reducción en el uso de efectivo y a su posible eliminación debido al uso de medios de pago alternativos como las tarjetas de crédito.

“Si el objetivo es reemplazar el efectivo por un medio de pago más eficiente, se deberá establecer una CBDC que sea universal, anónima y no devengue intereses: universal como el efectivo, que puede ser utilizado por cualquier persona que lo posea; anónima porque es una característica esencial del efectivo; y que no devengue intereses para emular el efectivo”, añadieron los analistas de BBVA.

Publicidad

¿Qué ventajas brindaría?

Las ventajas que podría tener en primera instancia una moneda digital única son inciertas hasta el momento para algunos de los analistas que han estudiado el tema, ya que supondría un cambio en el funcionamiento de los sistemas de pago al por mayor y sustituir el efectivo por una variante digital alteraría muchos de nuestros hábitos.

“Un euro digital proporcionaría un ancla para la estabilidad de nuestro dinero en la era digital. Lo que ya está claro es que un euro digital debe ser accesible, sólido, seguro, eficiente y acorde a la ley. También garantizaríamos el máximo nivel de privacidad”, recalcó el BCE.

Algunos de los argumentos a favor que pueden observarse a primera instancia son la posibilidad de sustituir el efectivo por una alternativa mucho más eficaz. "¿Por qué querrían las autoridades sustituir el efectivo por una variante digital? Entre otros motivos, la logística del efectivo es cara (emitir, distribuir y retirar efectivo requiere una infraestructura costosa), se deteriora con el tiempo, es sucio y transmite enfermedades, y genera delitos (robos) y falsificaciones. Una variante digital sería más eficiente, más limpia y más segura", explican los especialistas de BBVA.

Otra ventaja es la mejora de la eficiencia de los sistemas de pago transfronterizos. Las criptomonedas ofrecen una oportunidad para reducir de manera drástica los costes, lo que puede traducirse en transacciones más rápidas y menos costosas como, por ejemplo, en el caso de las remesas.

“Uno de los beneficios potenciales de la emisión de un euro digital es el elemento integrador a nivel europeo, tanto del circuito de pagos como de otros desarrollos tecnológicos, como por ejemplo la identidad electrónica. En este sentido, supondría un factor dinamizador de la digitalización, habilitando posibilidades de negocio hasta ahora inexistentes”, añadió Hernández de Cos.

La desventaja de la aplicación del euro digital más visible para los analistas serían las distorsiones en el funcionamiento del sistema financiero, ya que podría impactar en la intermediación financiera de manera importante, sustituyendo los medios de pago que ahora provee el sector financiero, o incluso los depósitos que ahora custodian los bancos, especialmente en momentos de crisis, en los que habría más apetito por mantener depósitos en el banco central, por la seguridad y confianza que se tiene hacia estas instituciones.

Newsletter

Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Publicidad


Publicidad