Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Netflix enfrenta el dilema de poner publicidad o aumentar su suscripción

Plataformas que nacieron libres de anuncios, y mostraron esta característica como un valor agregado, hoy los evalúan como una alternativa para mantener los precios de las suscripciones competitivos.
mar 02 agosto 2022 04:34 PM
(Fotografía temática de Netflix)
Netflix cuenta con 51 millones de suscriptores en México, según datos de la empresa de análisis YouGov.

Netflix encendió las alarmas cuando dijo que analizaba incorporar publicidad a su plataforma. ¿El motivo? Hacer frente al alza de los costos sin tener que trasladar todo el aumento al precio que pagan sus suscriptores por acceder a sus contenidos. De esta manera, aquello que era un diferenciador quedará ahora en segundo plano.

¿Son los anuncios el salvoconducto para acceder a contenido de buena calidad y gratis? Esta es una de los interrogantes a la que se enfrentan los grandes jugadores de la industria. Lo cierto es que esta posibilidad cada vez más latente generó un debate que afecta tanto a los consumidores como a los anunciantes. ¿Cómo recibirán esto las diferentes generaciones de espectadores? ¿Cambiará el modelo de negocio de las plataformas de streaming de contenidos hacia algo más híbrido?

Más allá del anuncio de Netflix, esto es algo que se venía venir; la publicidad empezaba a entrar por la puerta trasera en espacios donde, al parecer, no estaba tan mal vista. Y, sobre todo, recomponiendo un lugar histórico que siempre tuvo y que parecía que le habían arrebatado.

Publicidad

Actualmente, cifras de la empresa de análisis de datos global YouGov revelan que Netflix cuenta con 51 millones de suscriptores en México, lo que equivale a casi el 63.4% de la población mayor de edad (80.4 millones).

Además, David Eastman, managing director de YouGov Latam, refiere que el 44.4% de los encuestados que son suscriptores de Netflix coinciden en que a las plataformas no debería de importarles si comparten sus suscripciones y credenciales de usuario, mientras que al 32.9% le fue indiferente. Y sobre qué tanto la gente disfruta ver anuncios, el 45% dejó claro que no lo hace, pero al 32.1% le es indiferente.

Martin Perelmuter, head of sales Latam de Yahoo, asegura que con las generaciones más grandes no habrá mayores inconvenientes si las plataformas de streaming incorporan anuncios a su plataforma.

“Ellos ya están acostumbrados a aguantar la tanda. En cambio, los más jóvenes son más ansiosos. Por eso, hay que tener en cuenta el tiempo de duración, el contexto, la temática. Será imperativo targetear la data por edades y contextualizar a nivel de comportamiento y contenido. De no hacerlo, es muy probable que se vea afectada la percepción de la marca. Cada contacto debe ser personalizado, corto y relevante”, sostiene.

Cuestión de costumbre

Jesús Mejía, especialista en tecnología, considera que la llegada de los anuncios no será tan bien recibida por los usuarios, pues por algo pagan un servicio de streaming y migraron de la televisión a las plataformas, a fin de evitarse los anuncios y poder enfocarse en su entretenimiento.

Al ser un jugador a nivel mundial el que plantea la posible incorporación de la publicidad en el mundo de los streaming, los especialistas de YouGov y Yahoo consideran que una vez que los anuncios estén insertos serán aceptados y poco a poco los espectadores se acostumbrarán al nuevo formato.

“En Latinoamérica creemos que el modelo publicitario se va a imponer, ya que hay mucha gente no bancarizada”, indica el directivo de Yahoo. “Aunque Netflix espera encontrar cierta resistencia a los anuncios, al agregar un modelo de membresía más económico o totalmente gratuito, podría ganar una gran cantidad de usuarios. La industria había predicho que esta fatiga de los servicios de transmisión ocurriría pronto porque hay muchos jugadores”, comenta Perelmuter.

Además, se está viviendo una situación económica difícil, tan solo en México la tasa inflacionaria superó el 8% al inicio del tercer trimestre del año. En consecuencia, muchas personas ya no pueden permitirse el lujo de tener o mantener algunos servicios de streaming.

En ese sentido, reiteran los especialistas, el movimiento de Netflix tiene aún más sentido y potencialmente agrega más dinero al negocio diversificando los ingresos.

En términos de branding, el pronóstico sobre el cese de las contraseñas compartidas es que los usuarios que pagan por su membresía comenzarán a ver aún más valor y percibirán a Netflix como una marca premium, incluso más que antes.

 
Publicidad
Publicidad