Kim Jong Un es el gran ganador de la cumbre de Singapur

El anuncio de Trump de terminar con los ejercicios militares regulares que lleva a cabo EU con Corea del Sur fue un signo de confianza hacia el líder norcoreano.
Los momentos más sobresalientes de la cumbre entre Trump y Kim Jong Un
Kevin Liptak
SINGAPUR (CNN) -

Casi cinco horas de conversaciones sin precedentes y surrealistas entre el presidente estadounidense Donald Trump y el norcoreano Kim Jong Un culminaron el martes con declaraciones exageradas de una nueva amistad, pero con vagas promesas de desarme nuclear.

Para Trump, eso equivale a un resultado triunfal en su apuesta extraordinaria con el líder despótico del reino rebelde. Pero hubo pocos detalles sobre los nuevos compromisos que Kim había asegurado, incluso cuando Trump anunció que terminaría con los ejercicios militares regulares que lleva a cabo EU con Corea del Sur.

Lee: La cumbre Kim-Trump cambia el panorama geopolítico de Asia

El que el desarme nuclear sea el resultado final de la cumbre será algo que se conozca en años, si no es que en décadas. Pero el acto dramático de extender la mano a uno de los adversarios de toda la vida de Estados Unidos ilustrará para siempre el mandato instintivo, rompe normas de Trump.

"Ambos queremos hacer algo. Ambos vamos a hacer algo. Y hemos desarrollado un vínculo muy especial", dijo Trump al concluir la cumbre histórica. "La gente estará muy impresionada. La gente va a estar muy feliz".

El documento que él y Kim firmaron decía que el líder norcoreano "reafirmó su firme e inquebrantable compromiso de completar la desnuclearización de la península de Corea ". A cambio, Trump acordó "proporcionar garantías de seguridad" a Corea del Norte.

Pero no se mencionó el objetivo anterior de Estados Unidos de una "desnuclearización completa, verificable e irreversible". Y los compromisos de Kim no parecen ir más allá de lo que ya prometió hacer en abril cuando se reunió con el presidente surcoreano Moon Jae-in a lo largo de la frontera de sus países.

Trump insistió durante una conferencia de prensa que el acuerdo fue más allá de lo que mucha gente esperaba. Pero reconoció que el esfuerzo de Corea del Norte por deshacerse de su arsenal nuclear estaba en sus primeras etapas.

"Lo haremos tan rápido como sea posible mecánica y físicamente", dijo.

Un punto más crítico, en palabras de Trump, fue el desarrollo de un vínculo personal con Kim, un dictador brutal responsable de las muertes no solo de sus propios ciudadanos, sino de al menos un estadounidense, Otto Warmbier, que fue devuelto a EU en estado de coma solamente para morir días después.

"Creo que toda nuestra relación con Corea del Norte y la península de Corea va a ser una situación muy diferente a lo que fue en el pasado", dijo Trump durante la cumbre.

Más tarde, durante su conferencia de prensa, Trump dijo que la muerte de Warmbier contribuyó a que la cumbre tuviera lugar.

"Sin Otto, esto no habría sucedido", dijo Trump.

Trump y Kim, ambos empeñados en hacer historia, se saludaron temprano en la mañana con las manos extendidas frente a una hilera de banderas de Estados Unidos y Corea del Norte, una visión inimaginable que refleja un nuevo capítulo en la enconada relación de los dos países.

Recomendamos: La UE y China aplauden la reunión Kim-Trump; Japón la toma con cautela

Las amenazas de Trump de abandonar educadamente la reunión si no se cumplían sus expectativas no se materializaron. En cambio, predijo que podría "resolver un gran problema, un gran dilema" junto a su nuevo socio.

"Trabajando juntos, lo solucionaremos", dijo Trump.

Los comentarios se produjeron en medio de una serie de eventos improbables que pocos podrían haber previsto incluso hace tres meses. Las imágenes poco probables de contrapartes de Estados Unidos y Corea del Norte que participan en un diálogo amistoso le dieron al día un aire de irrealidad. En un menú detallado, la Casa Blanca dijo que a los hombres se les sirvió helado de vainilla Häagen-Dazs para el postre.

Otros eventos imprevistos también rodearon la cumbre, aumentando el drama. Minutos antes del apretón de manos histórico, Trump tuiteó que su principal asesor económico, Larry Kudlow, había sufrido un ataque cardíaco. Inmediatamente después del encuentro, Dennis Rodman, uno de los únicos estadounidenses que ha conocido personalmente a Kim, lloraba abiertamente mientras era entrevistado por Chris Cuomo de CNN.

Incluso Kim parecía reconocer lo surrealista del día.

"Mucha gente en el mundo pensará en esto como una forma (inaudible) de fantasía ... de una película de ciencia ficción", se escuchó a su intérprete decir mientras los dos líderes caminaban por una columnata de columnas blancas.

Al final de la cumbre, Trump elogió las conversaciones como un logro histórico y personal.

"Aprendimos mucho uno sobre el otro y sobre nuestros países", dijo Trump. "Aprendí que es un hombre muy talentoso".

Lee: Donald Trump y Kim Jong Un, ¿merecen el premio Nobel de la Paz?

Cuando fue presionado sobre esos comentarios a la luz de las brutales tácticas de Kim, Trump continuó alabando la capacidad de los líderes norcoreanos para dirigir un país a una edad temprana.

"Él es muy talentoso", dijo Trump, citando la capacidad de Kim de "hacerse cargo de una situación como lo hizo a los 26 años y liderarlo, y mandarlo con dureza".

Kim asumió el poder después de que su padre, Kim Jong Il, también un dictador brutal, muriera en 2011.

A lo largo del día, el lenguaje corporal de Trump y Kim fue francamente amistoso, una calidez impactante dado el control férreo de Kim sobre el poder y su sombrío récord en derechos humanos.

La decisión de Trump de reunirse con él atrajo críticas feroces por normalizar un régimen señalado rutinariamente por sus abusos contra los derechos humanos, que durante años ha construido una imagen de temible régimen de renegados, lanzando amenazas de guerra nuclear.

“Él confía en mí”, dice el exbasquetbolista Dennis Rodman sobre Kim Jong Un

El día comenzó con Trump dando palmaditas en la espalda a Kim y colocando su mano en el hombro del norcoreano mientras caminaban hacia su primera reunión. Más tarde fueron vistos sonriendo y riendo durante el almuerzo.

Trump dijo a los reporteros que "absolutamente" extendería una invitación a la Casa Blanca a Kim, quien también anunció una nueva era.

"Hoy tuvimos una reunión histórica y decidimos dejar atrás el pasado", dijo Kim a través de un traductor. El mundo verá un cambio importante”.

La reunión se produjo solo unos meses después de que los dos hombres intercambiaran provocaciones nucleares, intensificando las tensiones y generando temores de guerra. En contraste, Trump pareció retroceder militarmente el martes, declarando que Estados Unidos detendrá los "juegos de guerra", una aparente referencia a los ejercicios militares conjuntos con Corea del Sur que Corea del Norte siempre ha reprendido como provocativos.

Trump también dijo que espera eventualmente retirar las fuerzas estadounidenses de Corea del Sur, pero dijo que "eso no es parte de la ecuación en este momento".

"Quiero sacar a nuestros soldados. Quiero traer a nuestros soldados de vuelta a casa", dijo Trump. "Pero eso no es parte de la ecuación en este momento. Espero que lo sea eventualmente".

La reunión del martes, convocada en un hotel de lujo en la isla de Sentosa, se produjo apenas tres meses después de que Trump aceptara la invitación de Corea del Norte para las conversaciones. Fue una línea de tiempo extraordinariamente comprimida para la histórica cumbre, que en un momento se suspendió por completo a medida que se rompía la comunicación entre Washington y Pyongyang.

OPINIÓN: ¿Qué hay en un apretón de manos histórico? Expertos de CNN lo explican

Las conversaciones revivieron rápidamente, lo que llevó al evento altamente coreografiado que se desarrolló el martes.

Después de que los hombres se dieron la mano, se reunieron dentro para charlas uno-a-uno .En esa primera reunión, se les unieron solo traductores, una ruptura con la práctica estándar de tener al menos un asistente presente para reuniones de alto riesgo.

Más tarde, los asesores se unieron a las conversaciones para una sesión bilateral más amplia y un almuerzo de trabajo.

Trump se interesó mucho en el esplendor del día e insistió en que las imágenes transmitidas por todo el mundo reflejan a un líder al mando que realiza un movimiento decisivo y que altera el mundo. Al mismo tiempo, admitió que no creía que necesitara una preparación exhaustiva para evaluar a Kim.

Estas fueron las reacciones de algunos países ante la cumbre de Singapur

Como parte de las aportaciones previas, Trump encargó un video altamente producido destinado a convencer a Kim de que renunciara a sus armas y abriera su país a inversiones externas .Trump le mostró a Kim la película en un iPad durante sus conversaciones.

Sin embargo, en una Singapur futurista, Kim pudo ver los beneficios del avance económico a corta distancia. Kim fue visto dando un paseo a la luz de la luna por el lujoso hotel y casino Marina Bay Sands, propiedad del mega-donante republicano Sheldon Adelson, el tipo de desarrollo deslumbrante que pocos norcoreanos podrían imaginarse que pueda llegar a su país.

Kim fue aclamado por los espectadores que vieron al dictador quien, hasta principios de esta primavera no se creía que hubiera salido de Corea del Norte desde que asumió el cargo de líder supremo.

Yuli Yang, Sophie Jeong, Yoonjung Seo y Jeff Zeleny de CNN contribuyeron a este reportaje.

Noticias del día
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.
Ahora ve
La jungla de asfalto de la CDMX acoge este templo al dios del viento
Te Recomendamos
×