Publicidad
Publicidad

Las preguntas que quedaron sin resolver tras la cumbre Kim-Trump

El encuentro del presidente de EU y Corea del Norte dejó en el aire qué es lo que realmente se acordó, así como quién fue el verdadero ganador del encuentro.
Pendientes
Pendientes EU aún debe negociar los mecanismos necesarios para la desnuclearización de Corea del Norte. (Foto: Reuters/Jonathan Ernst)

La cumbre entre Donald Trump y Kim Jong Un innegablemente mereció el epíteto "histórico", usado excesivamente.

Las esperanzas de paz eran palpables mientras irradiaban desde Singapur. Teniendo en cuenta los temores reales de hace seis meses de que Estados Unidos y Corea del Norte se dirigieran a una guerra horrenda en medio de la retórica de "fuego y furia" de Trump y las pruebas nucleares de Kim, ese es un logro significativo en sí mismo.

Lee: Kim Jong Un invitó a Trump a visitarlo en Pyongyang y aceptó viajar a EU

Pero el encuentro casi onírico entre el presidente de Estados Unidos y el líder supremo del estado más represivo del mundo terminó con preguntas crecientes sobre lo que realmente se había logrado, quién había ganado más y qué sucedería después.

¿El momento sensacional le dio una victoria a Trump?

Trump y Kim obtuvieron lo que querían de una bonanza propagandística salpicada de múltiples oportunidades fotográficas que ayudarán a cimentar la legitimidad política de ambos hombres en sus contextos tan dispares de regreso a sus países.

Publicidad

Pudo haber sido el evento televisivo más espectacular de la estrella de televisión de realidad convertida en presidente, ya que el mundo se preparó para verlo lograr una hazaña improbable al atraer al líder de Corea del Norte fuera de su escondite para una cumbre que ninguno de sus predecesores había intentado.

Característicamente, Trump citó los elogios de Kim por sus esfuerzos.

Lee: La cumbre Kim-Trump cambia el panorama geopolítico de Asia

"Él dijo, 'nunca hemos llegado tan lejos'. No creo que hayan tenido la confianza en un presidente, francamente, como la que tienen en este momento de hacer las cosas y tener la capacidad de hacer las cosas ", dijo Trump.

Es probable que la Casa Blanca use la cumbre para enmarcar a Trump como un audaz pacificador mientras se dirige a las problemáticas elecciones intermedias. Y la atmósfera de carnaval en Singapur también podría mantener la investigación del abogado especial de Robert Mueller fuera de los titulares por unos días más.

¿Kim también puede atribuirse una victoria?

Publicidad

Para Kim, el espectáculo fue casi todo el punto de la cumbre.

Recomendamos: Kim Jong Un es el gran ganador de la cumbre de Singapur

Él aceptó la máxima afirmación de su gobierno dinástico al reunirse con un presidente de Estados Unidos que dijo efusivamente que era "un hombre muy talentoso". Sus dos días en el centro de atención solidificarán su imagen en desarrollo como un estadista regional cada vez más diestro, un estatus que ningún líder norcoreano ha disfrutado jamás.

En un paseo bajo el deslumbrante horizonte de Singapur, el despiadado dictador fue tratado como una celebridad, en escenas que, junto con el abrazo de Trump, seguramente serán utilizadas por los medios oficiales de Pyongyang durante años en películas y murales diseñados para inflar el culto a la personalidad de Kim.

nullTrump incluso le dio un recorrido por su limusina blindada personal "Bestia".

Publicidad

La cumbre también podría crear una atmósfera de esperanza que podría hacer que China y otras naciones se inclinen menos a imponer las rígidas sanciones económicas que han llevado al éxito de la campaña de "máxima presión" de Trump que llevó a Kim a la mesa.

¿Qué obtuvo Trump realmente y a qué cedió?

El presidente argumentó que había forjado una hermandad instantánea con Kim que lo posicionará de manera única para presidir la desnuclearización completa de la península de Corea .

"Confía en mí, creo, realmente lo creo", dijo Trump en una entrevista con ABC News. "Creo que confía en mí y confío en él".

Si esta reunión desencadena un proceso diplomático que pone fin a la amenaza nuclear de Corea del Norte, y cura una de las llagas diplomáticas abiertas más antiguas de la historia, se merecerá un lugar en el panteón de cumbres en las que participaron presidentes como Richard Nixon y Ronald Reagan.

Publicidad

Y Trump merecerá crédito por el astuto uso del poder presidencial, la disposición a asumir riesgos e incluso podría obtener el Premio Nobel de la Paz que incluso sus enemigos no deberían envidiarle.

Pero esos triunfos parecen más distantes que nunca después de la cumbre.

Lee: Kim y Trump se suman a la lista de históricos saludos en las últimas décadas

"Me parece que Donald Trump hizo muchas concesiones y obtuvo muy poco a cambio", dijo el historiador y analista de seguridad nacional y defensa de CNN Max Boot.

La declaración conjunta emitida por las dos partes después de la cumbre no pareció hacer ningún progreso significativo en la tarea de comprometer a los norcoreanos con el desmantelamiento completo, irreversible y verificable del arsenal nuclear de Pyongyang que desea la administración.

La declaración incluía un tímido compromiso de los norcoreanos para "trabajar hacia la desnuclearización completa de la península de Corea" y para las conversaciones de seguimiento dirigidas desde el lado estadounidense por el secretario de Estado, Mike Pompeo.

Publicidad

El uso de la palabra "reafirmado" en la declaración sirvió para resaltar la falta de nuevos compromisos y no incluyó una promesa de Corea del Norte de una contabilidad de sus programas de misiles y nucleares que muchos analistas consideraron antes de la cumbre como una prueba de su éxito.

Lee: Donald Trump y Kim Jong Un, ¿merecen el premio Nobel de la Paz?

¿Qué significa la desnuclearización en realidad?

Tampoco había indicios de que las dos partes hubieran reducido la contradicción en sus posiciones sobre lo que realmente significa la desnuclearización.

Estados Unidos dice que se explica por sí mismo: Pyongyang debe deshacerse de sus armas nucleares. Pero los norcoreanos definen el concepto como la desaparición del paraguas nuclear de Estados Unidos que protege a Corea del Sur.

Publicidad

La declaración de la cumbre también pareció quedarse corta frente a las declaraciones previas de Estados Unidos y Corea del Norte, firmadas bajo los regímenes del abuelo Kim Il Sung y el padre Kim Jong Il. Y ahora se cree que Corea del Norte tiene un arsenal nuclear de 20-60 armas y está cerca de colocar un dispositivo encima de un misil balístico intercontinental que podría golpear a Estados Unidos.

"Desafortunadamente, aún no está claro si las dos partes están en sintonía sobre las definiciones y el ritmo, y la secuencia de muchos pasos involucrados en la desnuclearización completa de la península de Corea", dijo Daryl Kimball, director ejecutivo de la Asociación de Control de Armas.

nullEl presidente sí reveló que Kim le dijo que ya había destruido un sitio importante de un motor de misiles, aunque no estaba claro qué tan significativo era este paso ni cómo podía verificarse.

Y en medio de la consternación, incluso entre sus colegas republicanos, de que ha dado demasiado, Trump prometió estar atentos.

"Nuestros ojos están abiertos, pero la paz siempre vale la pena, especialmente en este caso", dijo el presidente estadounidense.

¿Qué pasará ahora con las tropas estadounidenses?

Publicidad

Kim salió con un regalo inesperado, después de que Trump sorprendió a sus aliados en Seúl y su propio ejército al poner fin a los ejercicios militares conjuntos entre EU y Corea del Sur sobre los cuales Pyongyang se ha quejado expresamente.

Trump calificó los ejercicios como "provocativos", adoptando la propia retórica de Corea del Norte y dijo que cancelarlos mientras el diálogo esté funcionando ahorraría mucho dinero.

Su oferta reforzará las preocupaciones en el Congreso de que el presidente, que durante mucho tiempo ha disputado el valor de las guarniciones estadounidenses en el extranjero, se está preparando para poner la presencia de miles de soldados estadounidenses en la mesa de negociaciones. Y con ello complacerá a China, que busca superar a Estados Unidos como principal potencia militar en la región de Asia Pacífico.

¿Qué hay de los derechos humanos y el mimar a dictadores?

Había algo escalofriante en ver al presidente festejar a Kim frente a un telón de fondo de banderas estadounidenses y norcoreanas.

Publicidad

Después de todo, Kim preside el estado más opresivo del mundo, con un récord de esclavizar y matar de hambre a su pueblo, y fue responsable de la muerte de un prisionero estadounidense Otto Warmbier el año pasado.

La reunión también representó giro de 180 grados impresionante para la política exterior tradicional de Estados Unidos.

Dos días antes Trump le dijo al mundo que Kim "ama mucho a su país" y criticó a los aliados más antiguos de Estados Unidos después de una áspera cumbre del G7 y uno de sus principales asesores advirtió que había "un lugar especial en el infierno" reservado para el primer ministro canadiense Justin Trudeau.

Esa yuxtaposición reflejó la forma en que Trump a menudo reprende a los amigos más antiguos de Estados Unidos, pero parece cómodo en compañía de líderes autoritarios como Kim, el presidente ruso Vladimir Putin y el presidente de China, Xi Jinping.

En cierto sentido, Trump tenía razón en que solo él podría haber pensado en la cumbre.

Este momento en la historia puede haber sido hecho a medida para un presidente de EU listo para minimizar las preocupaciones tradicionales de Estados Unidos sobre los derechos humanos, y quién está dispuesto a cenar con Kim para eliminar una grave amenaza militar.

Publicidad

OPINIÓN: Las palabras asombrosas de Trump sobre el pueblo norcoreano

Pero los críticos aún acusarán a Trump de apaciguar a un dictador despiadado.

¿Qué sigue?

Lo que suceda en los próximos meses decidirá si la cumbre se ve como un verdadero momento de avance o un punto bajo de la diplomacia estadounidense.

Ahora dependerá de Pompeo llevar a cabo el tipo de conversaciones exhaustivas en pos de un acuerdo de reducción de armas nucleares que, irónicamente, fue el trabajo principal de su predecesor John Kerry, quien pasó años persiguiendo el acuerdo con Irán del cual Trump se retiró .

Trump insistió en Singapur que Corea del Norte hablaba en serio sobre su disposición a abandonar sus armas nucleares. Todo dependerá ahora de si Kim ha hecho esa elección estratégica con la esperanza de transformar su economía primitiva.

Publicidad

Pero aún no hay evidencia de que Pyongyang haya abandonado su práctica habitual de exigir concesiones en un prolongado proceso de negociación que siempre deja sus programas de armas intactos.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad