Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Nueva Zelanda busca prohibir los rifles de asalto. ¿Estados Unidos puede?

Los tiroteos en el país norteamericano son muy frecuentes, sin embargo la regulación de armas de fuego aún es un tema espinoso.
Control de armas.
Control de armas. La prohibición federal a los rifles de asalto venció en 2004. El apoyo a la reactivación de esa prohibición es de menos del 50%, según encuestas recientes.

WASHINGTON (CNN)- Una semana después del tiroteo en dos mezquitas, el gobierno de Nueva Zelanda está preparándose para prohibir los rifles de asalto, en abril, y recuperar las que están en circulación.

Veinte años después de Columbine, el primero de tantos tiroteos masivos en Estados Unidos, el gobierno federal de ese país ha hecho básicamente nada. La prohibición federal a los rifles de asalto venció en 2004. El apoyo a la reactivación de esa prohibición es de menos del 50%, según encuestas recientes.

En preparación para un posible tiroteo en la escuela, a los maestros de Indiana les disparan con perdigones, porque si no puedes impedirlos, prepárate para ellos . O algo así. Los tiroteos en Estados Unidos parecen repugnantemente normales.

Recomendamos: Estos son los 5 pasos para comprar un arma en Estados Unidos

¿Por qué pasa esto? Hay algunas diferencias claras entre Estados Unidos y Nueva Zelanda que hay que tomar en cuenta.

En Nueva Zelanda no hay Segunda Enmienda

Publicidad

Mientras que Estados Unidos se formó tras una revolución contra Gran Bretaña, Nueva Zelanda sigue siendo técnicamente parte de la Mancomunidad. No hubo una revolución sangrienta que resultara en la consagración del derecho de portar armas en la ley. Cabe señalar que Estados Unidos tenía una prohibición a los rifles de asalto, así que debería ser constitucional volver a implementarla. Además, siete estados tienen sus propias prohibiciones a los rifles de asalto .

Imagine que Nancy Pelosi controlara el gobierno y no hubiera Senado

En Nueva Zelanda no hay una estructura legislativa bicameral, que es como decir que no tiene Senado. Tampoco tiene presidente. El gobierno de la primera ministra Jacinda Ardern se compone del Parlamento, el equivalente neozelandés a la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

Esencialmente, Ardern puede anunciar que habrá nuevas leyes sobre armas porque ella y su coalición —su Partido Laborista, el partido nacionalista New Zealand First y el Partido Verde — controlan el Parlamento. Tienen que redactar y discutir las nuevas leyes, pero como la coalición gobernante controla la única cámara del Parlamento, hay grandes posibilidades de que lo logren.

Además, a diferencia de Estados Unidos, todos los partidos apoyan la nueva prohibición a los rifles de asalto. El partido de la oposición en Nueva Zelanda respaldó las medidas expeditas para prohibir los rifles de asalto. El freno en el caso del Parlamento neozelandés es que si a los electores no les gusta lo que hacen, elegirán un partido nuevo en las siguientes elecciones.

El sistema de frenos y contrapesos retarda el cambio

Los demócratas, que han tomado el control de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, no controlan el gobierno. Esencialmente, siguen siendo la oposición leal. Cuando los demócratas proponen una ley sobre armas, como piensan hacerlo este año , no se vuelve ley a menos que pase en el Senado, cuya mayoría republicana probablemente no la apruebe. Aunque lo hicieran, el presidente Donald Trump podría vetarla. Es más, la propuesta de ley que los demócratas de la Cámara de Representantes aprobaron tiene que ver con las revisiones de antecedentes . No se ha decidido nada acerca de la propuesta de prohibir los rifles de asalto. El gobierno de Estados Unidos es menos reactivo y menos ágil que el de Nueva Zelanda. Se necesitan muchos más acuerdos para que las cosas pasen en Estados Unidos, cosa que surge de la idea de la separación de poderes para proteger los derechos de los individuos.

Esa es probablemente parte de la razón por la que los legisladores neozelandeses pudieron nacionalizar el sistema de seguros de gastos médicos desde hace mucho, pero en Estados Unidos, eso parece imposible. Por otro lado, los republicanos no pudieron derogar la Ley de Cuidado de Salud Asequible. La obstrucción va en ambas direcciones.

Los demócratas pagaron el precio político de prohibir los rifles de asalto en 1994

Durante la presidencia de Bill Clinton, con un Congreso controlado por los demócratas, se implementó la prohibición parcial por diez años a los rifles de asalto. Se incluyó en una propuesta de ley penal que ahora tiene un legado muy atribulado porque sentó las bases para el encarcelamiento descontrolado, particularmente de minorías.

Poco después de que se promulgara, los demócratas perdieron el control de la cámara baja . Los asistentes de Clinton culparon específicamente a la prohibición a los rifles de asalto. Además, para 2004, año en el que venció, el apetito del país por una prohibición de ese tipo se había evaporado. En 2009, Barack Obama no pudo cumplir la promesa de hacer permanente la prohibición .

Nueva Zelanda es mucho más pequeño que Estados Unidos

La población de Estados Unidos en 2017 era de alrededor de 326 millones de personas, según la Oficina del Censo de Estados Unidos. En ese mismo año, la población de Nueva Zelanda era de unos 4.8 millones de personas, según el Banco Mundial, así que estaría más o menos entre Louisiana y Alabama y sería el 25º estado más poblado de Estados Unidos. Gobernar un lugar de cinco millones de personas y tomar en cuenta las diferentes opiniones es muy diferente a gobernar un país mucho más grande, tanto en población como en territorio.

Es una de las razones por la que algunos estados de la unión americana han podido actuar en donde el gobierno federal ha fracasado. Es importante señalar que en California, estado con casi 40 millones de habitantes, hay diez veces más personas afectadas por la prohibición a los rifles de asalto (que entró en vigor hace 20 años) que en Nueva Zelanda. Esta podría ser la razón de más peso. En Estados Unidos, la mayoría de la gente apoya leyes de control de armas más estrictas, pero no hay un apoyo mayoritario a la prohibición federal a los rifles de asalto. En una encuesta que Gallup llevó a cabo en 2018 , el 61% de los participantes se manifestó a favor de leyes de control de armas más estrictas, pero solo el 40% de los estadounidenses favorecieron una prohibición a los rifles de asalto. En esto hay anomalías regionales, lo que significa que los legisladores de ciertos estados seguirán obstruyéndola. En el sistema de gobierno estadounidense, podrán hacerlo. En una encuesta de Pew, de 2017 , solo el 17% de los estadounidenses de la región noreste tenían armas en sus hogares, a diferencia del 45% de las personas de la región sur y el 46% en la oeste. Además, son muchos más los republicanos que los demócratas que tienen armas en sus hogares, lo que profundiza la brecha partidista en este asunto.

Hay muchas más armas en Estados Unidos

Hay muchas armas en Nueva Zelanda, más de 1.2 millones, es decir, alrededor de una por cada tres personas. Pero hay una cantidad apabullante de armas en Estados Unidos: casi un arma por cada persona y alrededor de la mitad de las armas en manos de civiles en todo el mundo , lo que indica que están mucho más arraigadas en la cultura estadounidense.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad