Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

Moscú se regodea con el resultado de la investigación de Mueller

Aunque el gobierno de Vladimir Putin aún no se ha manifestado sobre el informe, políticos pro-Kremlin cantan victoria después de que se informara que no se encontraron pruebas de colusión.
Los ojos sobre Rusia.
Los ojos sobre Rusia. La investigación de Mueller no ha dejado libre de culpa al país gobernado por Donald Trump.

MOSCÚ (CNN)- El Kremlin aún no responde a las conclusiones de la investigación del fiscal especial Robert Mueller, pero en Moscú ya empezaron los regodeos.

El secretario de Justicia de Estados Unidos, William Barr, dijo el domingo 24 de marzo que la investigación del fiscal especial no concluyó que el equipo de campaña ni los asociados del presidente de ese país, Donald Trump, hubieran conspirado con Rusia.

"En pocas palabras, Rusia no eligió a Trump", tuiteó Evgeni Popov, uno de los conductores de un programa de debate político pro-Kremlin. " Mueller no encontró pruebas de colusión entre el equipo de Trump y Rusia . El secretario de Justicia de Estados Unidos presentó un reporte de cuatro páginas sobre el informe de la investigación del fiscal especial ante el Congreso. Una gran decepción".

Popov agregó: "¿Y qué hay de las sanciones por la 'interferencia en las elecciones'? ¡Ahí te hablan, Mueller!".

Alexei Pushkov, un prominente senador ruso, tampoco escatimó palabras. "Mueller no encontró pruebas de la colusión de Trump con Moscú. Pero los demócratas seguirán gritando que hubo conspiración. Los maniáticos de las teorías de la conspiración no necesitan hechos, necesitan despertar pasiones y ganar puntos con eso. Ya están diciendo que Trump influyó en Mueller de alguna forma. Qué circo".

Hay que dejar en claro que la investigación de Mueller no ha dejado libre de culpa a Rusia. La interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016 desembocaron en una serie de denuncias contra personas y entidades rusas, además de que en la investigación de Mueller se identificaron "dos esfuerzos rusos principales" para interferir en las elecciones presidenciales de 2016.

Publicidad

Lee: Dinero, poder e información: las entrañas de la maquinaria electoral de Trump

Como se indica en el resumen de Barr, el fiscal especial presentó una denuncia penal contra la Agencia de Investigación en Internet, la llamada "fábrica de troles" que sembró la desinformación y la propaganda durante la campaña electoral. Además, el fiscal especial también presentó denuncias contra oficiales militares rusos en relación con el hackeo de la campaña de Hillary Clinton y de algunas organizaciones del Partido Demócrata.

El gobierno ruso siempre ha negado haber tenido que ver con la fábrica de troles y con el hackeo, aunque el presidente de Rusia, Vladimir Putin, reconoció que algunos hackers "patriotas" sin respaldo del Estado pudieron haber interferido en las elecciones de Estados Unidos.

"[Los hackers] pueden actuar en nombre de su país, se levantan de buen humor y pintan cosas. Pasa lo mismo con los hackers, hoy se levantan, leen algo sobre las relaciones Estado-Estado", dijo en el Foro Económico Mundial de San Petersburgo, en 2017. "Si son patriotas, contribuyen como creen correcto para pelear contra quienes dicen cosas malas sobre Rusia".

Recomendamos: ¿Tiembla Trump? Mueller cierra su investigación sobre las elecciones de EU

El Kremlin también pidió que se desecharan las demás investigaciones sobre los lazos entre Trump y Rusia. Dimitri Peskov, portavoz del Kremlin, descalificó recientemente la nueva investigación general que los demócratas de la Cámara de Representantes están haciéndole a Trump y dijo a CNN que "no tenemos la capacidad ni el deseo de hacer comentarios respecto a cada nueva investigación que emprenda uno u otro grupo de legisladores estadounidenses. Hay tantas investigaciones que su valor definitivamente ha disminuido".

Es probable que las relaciones entre Estados Unidos y Rusia sigan siendo pésimas. En 2017, el Congreso estadounidense aprobó por abrumadora mayoría la Ley para Contrarrestar a los Adversarios de Estados Unidos a través de Sanciones, cuya intención es, en parte, castigar a Rusia por su interferencia en las elecciones de 2016. Moscú y Washington siguen totalmente contrapuestos en todo, desde las políticas respecto a Siria y el control de armas hasta las consecuencias del ataque con un agente neurotóxico ocurrido el año pasado en Salisbury, Inglaterra.

Mitch McConnell, líder de la mayoría en el Senado estadounidense, dijo en un comunicado en el que aplaude el resumen de Barr: "Los esfuerzos constantes de Rusia por interferir en nuestra democracia son peligrosos y perturbadores y aplaudo las contribuciones del fiscal especial a nuestros esfuerzos por entender mejor las actividades de Rusia en este sentido".

Al parecer, en Washington sigue habiendo consenso partidista respecto a que Rusia es muy mal actor.

Anna-Maja Rappard y Mary Ilyushina, de CNN, colaboraron con este reportaje.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad