Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

Él interpretó al presidente de Ucrania en la TV, ahora lo es en realidad

El empresario y actor Volodimir Zelenski obtuvo un apoyo arrasador de los ucranianos, quienes lo prefirieron a cinco años más del gobierno de Petro Poroshenko.
Retos.
Retos. El nuevo presidente heredará un conflicto con Rusia por la anexión de Crimea, aunque no está claro como lo abordará.

(CNN)- Hizo de presidente en televisión. Ahora, tendrá la oportunidad de hacer su actuación más importante hasta hoy.

Según las encuestas de salida, los ucranianos apoyaron abrumadoramente al comediante, actor y empresario Volodimir Zelenski en las elecciones presidenciales del domingo, 21 de abril, y prefirieron a un político novato que cinco años más de Petro Poroshenko.

En la segunda ronda de elecciones, el político novato, de 41 años, ganó el 73.2% del voto, mientras que Poroshenko, presidente en funciones, ganó el 25.3%, según una encuesta de salida de la difusora estatal ucraniana Ukrinform.

Lee: Rusia y OPEP analizan abandonar acuerdo petrolero

El ascenso de Zelenski al poder es testimonio de la profunda decepción de los electores con la clase gobernante y de su malestar por la corrupción descarada y el declive económico.

Antes de postularse a la presidencia, Zelenski era famoso por su actuación en la serie de comedia ucraniana El siervo del pueblo, en la que hacía el papel de un maestro que queda en la miseria y que inesperadamente se vuelve presidente de Ucrania luego de que su perorata anticorrupción se hiciera viral en las redes sociales. En la vida real, se estima que su imperio del entretenimiento vale decenas de millones de dólares.

Publicidad

La realidad superó a la ficción cuando Zelenski usó esa misma plataforma para anunciar su candidatura a la presidencia. La víspera de Año Nuevo, dio un discurso al país en el canal 1+1, el segundo canal más popular del país y en donde se transmite su programa.

Recomendamos: ¿Google, Facebook y Twitter incumplen promesa de frenar noticias falsas?

Al principio, se consideró que el apoyo a Zelenski era una forma de protestar y su popularidad creció conforme decaía la fe en Poroshenko, quien llegó al poder tras las protestas pro-Occidente de 2013; Poroshenko se basó en una plataforma patriótica militante, pero al parecer no le cayó bien a la población, harta de la guerra de poder con Rusia.

Problemas heredados

Desde que Rusia se anexó la península de Crimea en 2014, las tropas ucranianas han estado peleando en la región oriental de Donbás contra los separatistas que cuentan con el apoyo militar de Moscú. Según cálculos de Naciones Unidas, el conflicto ha cobrado la vida de casi 13,000 personas, 3,321 de ellas civiles.

En noviembre, las tensiones con Moscú llegaron a un punto álgido luego de que Rusia se apoderara de tres buques de la Armada ucraniana y detuviera a 24 marinos en el estrecho de Kerch, una vía marítima estratégica. El gobierno de Poroshenko respondió con la imposición de la ley marcial y advirtió de una invasión rusa inminente.

Aunque lo más seguro es que Zelenski herede estos problemas, no está claro cómo los abordará.

Zelenski se basó en una plataforma bastante imprecisa y propuso pocas políticas concretas. También ha evitado en gran medida manifestar públicamente sus posturas, evade las entrevistas importantes, ha celebrado pocas conferencias de prensa y es famoso por haber dejado plantado a Poroshenko en el primer debate programado.

Lee: Putin promulga leyes contras las noticias falsas y las ofensas al Estado

En el programa El derecho al poder de la televisora 1+1, hace unos días, Zelenski dijo que su estrategia de campaña era no ir a programas de debate en los que "la gente del viejo gobierno nada más discute, hace relaciones públicas y nada de acuerdos reales".

"No me estaba escondiendo de nadie", dijo. Ofreció disculpas a los periodistas que pudieron haberse ofendido por su falta de atención a la prensa.

Aunque Zelenski nunca habló de objetivos políticos concretos, lo que surgió de su plataforma de campaña fue su atención a comenzar de cero y su compromiso con el combate a la corrupción y la oligarquía.

La realidad supera a la ficción

Aunque su programa de televisión es una comedia ficticia, los temas que en él se exploran pueden dar pistas sobre cómo piensa dirigir al país… o al menos qué es lo que los ucranianos pueden esperar de él.

En el programa, la intersección entre el crimen y la política es un tema persistente; en su campaña, Zelenski prometió deshacerse de la corrupción sistémica.

Su personaje también habla ruso predominantemente, al igual que otros miembros del elenco. El 30% de Ucrania habla ruso, según estadísticas gubernamentales, y el idioma es un tema polémico que todos los políticos usan para ganar puntos.

OPINIÓN: La paradoja de la globalización

En 2017, se impuso el ucraniano como idioma de estudio en las escuelas estatales a partir del quinto año y se impuso una moratoria a los medios rusoparlantes en el oeste de Ucrania (en donde el ucraniano es el idioma principal) que ha recibido críticas internacionales.

El idioma que Zelenski opta por hablar podría considerarse un intento de adoptar una postura más liberal respecto a la cuestión del idioma, indicio de que lo considera un tema más personal, basado en cuestiones culturales. Sin embargo, sus detractores argumentarán que no está resistiéndose lo suficiente a Rusia y a su influencia cultural en el país, cosa en la que Poroshenko basó su campaña.

Andreas Umland, investigador del Instituto para la Cooperación Euroatlántica, dijo a CNN que la inexperiencia política de Zelenski podría servirle de ventaja y señaló que había "un estado de ánimo general a favor del cambio" y que Zelenski pudo aprovechar un momento en el que los electores protestan no solo contra Poroshenko, sino contra la clase política.

Umland dijo que la inexperiencia podría obligar a Zelenski a forjar relaciones más fuertes entre la sociedad civil y la política. Indicio de ello podría ser su selección de asesores, un grupo de tecnócratas reformistas.

Los principales de esos asesores son el exministro de Finanzas, Oleksander Daniliuk; el exministro de Desarrollo Económico y Comercio, Aivaras Abromavicius, y el legislador y activista contra la corrupción, Sergui Leschenko.

Sin embargo, no se sabe qué tan uniforme será la mezcla de la imagen que proyecta Zelenski y su personaje político. No le cambien de canal.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad