Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Irán puede beneficiarse de su cercanía con los terroristas en una guerra con EU

La república islámica es considerada como uno de los principales Estados patrocinadores del terrorismo por el Departamento de Estado.
mar 02 julio 2019 09:53 AM
Hezbolá
Uno de estos grupos es Hezbolá, una organización extremista relacionada con Irán a la que Estados Unidos considera organización terrorista extranjera.
Josh Campbell

(CNN)- Mientras se siguen intensificando las tensiones entre Washington y Teherán al grado de un posible enfrentamiento entre fuerzas militares, funcionarios y ex funcionarios estadounidenses de seguridad nacional siguen concentrados en la amenaza potencial que representan los grupos intermediarios afiliados con Irán en caso de que estalle la guerra entre ambos países.

El mes pasado, el New York Times reportó que la Casa Blanca había emprendido un ataque contra activos militares iraníes en respuesta al derribo de un dron estadounidense de vigilancia en el estrecho de Ormuz, pero Donald Trump lo canceló.

Tras haber dado un paso atrás en el camino a la guerra, Trump volvió a intensificar su discurso cuando indicó que si Irán ataca intereses estadounidenses, la respuesta sería la "obliteración". Su amenaza fue la respuesta a un comentario cáustico del presidente de Irán, Hasán Rohaní, quien dijo que la Casa Blanca "padecía de retraso mental".

El lunes, Trump siguió con su discurso belicoso y les dijo a los reporteros que Teherán estaba "jugando con fuego" cuando se dio a conocer que el régimen iraní había excedido la cantidad permitida de uranio enriquecido según el tratado nuclear de 2015.

La posibilidad de que estalle la guerra conlleva la realidad de que Irán, al que el Departamento de Estado de Estados Unidos considera uno de los principales Estados patrocinadores del terrorismo, se beneficie de operaciones asimétricas en el extranjero o en territorio estadounidense a cargo de elementos terroristas que han contado con el respaldo del régimen iraní desde hace mucho.

Uno de estos grupos es Hezbolá, una organización extremista relacionada con Irán a la que Estados Unidos considera organización terrorista extranjera. Se cree que el grupo ha sido responsable de varios ataques letales en todo el mundo en las pasadas tres décadas, algunos de los cuales han cobrado vidas de estadounidenses.

En su informe más reciente sobre amenazas globales , la Dirección de Inteligencia Nacional de Estados Unidos incluye a Hezbolá en la lista de desafíos clave para la seguridad mundial y afirma que el grupo "muy probablemente conserva la capacidad de ejecutar una amplia gama de ataques contra intereses estadounidenses en todo el mundo".

Publicidad

Aunque en años recientes las corporaciones policiacas federales han arrestado a varias personas relacionadas o inspiradas en grupos extremistas sunitas como Al Qaeda y el Estado Islámico (ISIS), el FBI también ha perturbado la actividad operativa de varios individuos relacionados con Hezbolá, un grupo musulmán chiita.

Las autoridades estadounidenses de combate al terrorismo no han publicado la cifra estimada de miembros de Hezbolá que se sospecha que están en el país; sin embargo, un alto funcionario de seguridad nacional de Estados Unidos le dijo a CNN que el gobierno sigue investigando y degradando las capacidades de Hezbolá en Estados Unidos.

Lee: Trump designa a la fuerza de élite de Irán como una organización terrorista

"Hezbolá es ciertamente una prioridad de seguridad nacional porque tiene la capacidad de cometer actos hostiles pero no necesariamente había tenido el motivo para hacerlo", dijo el funcionario. "Nuestros esfuerzos se han dirigido a reducir su capacidad en caso de que sus motivaciones cambien".

Un proceso penal reciente nos permite echar un vistazo de las operaciones de Hezbolá en Estados Unidos. En 2017, las autoridades arrestaron a Ali Kourani , un residente de Nueva York de 32 años, al que acusaron de brindar apoyo material a Hezbolá.

Publicidad

En los documentos probatorios de una denuncia penal se afirma que Kourani es un "agente latente" según sus propias palabras; junto otro colaborador al que también arrestaron, se suponía que "llevaría una vida ostensiblemente normal pero podría activarse y asignársele" operaciones.

Según la denuncia, Kourani asistió a un "campamento de entrenamiento" de Hezbolá en Líbano y vigiló varios blancos potenciales en Estados Unidos, tales como aeropuertos y edificios gubernamentales. Un jurado encontró culpable a Kourani en mayo y está en espera de recibir su sentencia.

En otros casos anteriores se destacan los esfuerzos de los agentes relacionados con Hezbolá por recaudar dinero y conseguir armas y equipos de comunicación. Las autoridades federales sujetaron a proceso a diez personas en 2009 por su presunta participación en las operaciones de apoyo material al grupo terrorista. Entre sus tácticas estaba traficar con mercancías robadas y de contrabando para recaudar y lavar dinero y conspirar para exportar armas a lugares como Siria, según el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Conforme la administración Trump se prepara para una posible acción militar contra Irán, no se sabe qué tan amplia ha sido la participación de las corporaciones policiacas federales en la planificación para la guerra. Un portavoz del FBI declinó hacer comentarios sobre cuál es la función de la dependencia en las reuniones sobre Irán con la Casa Blanca.

Recomendamos: Un general de EU advierte sobre un posible resurgimiento del ISIS

"Sabemos que Irán ha usado intermediarios en todo el mundo, incluido Hezbolá, para sus actividades malignas", dijo Lisa Monaco, exasesora de seguridad interna de la presidencia de Barack Obama y subsecretaria de Seguridad Nacional del Departamento de Justicia. "Conforme se intensifican las tensiones, es importante que haya un enfoque coordinado en los servicios de combate al terrorismo para que el FBI y otras dependencias que tengan responsabilidad sobre la seguridad aquí en casa estén al tanto de las maniobras de Estados Unidos y las respuestas potenciales a dichas maniobras".

Aunque las corporaciones policiacas federales usualmente no participan en la toma de decisiones sobre las acciones militares en el extranjero, el FBI podría ser responsable de detectar cualquier amenaza dentro del país que podría activarse en represalia a un conflicto armado entre Irán y Estados Unidos.

Un ex funcionario de los servicios de contraterrorismo señaló que la experiencia y el entrenamiento de Hezbolá son un desafío para que las corporaciones policiacas entiendan los motivos de la organización.

"A diferencia de quienes están ligados a ISIS, los agentes de Hezbolá están muy bien entrenados y son increíblemente disciplinados", dijo Robert Baer, director de operaciones de la CIA retirado y analista de seguridad nacional de CNN. "No vas a topártelos enredados en las redes de las corporaciones policiacas porque estuvieron presumiendo en internet que quieren perpetrar ataques".

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad