Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

salvemos al planeta.gif
Publicidad

Nuestras Historias

La crisis climática lleva a la Tierra un "punto de inflexión global"

Un grupo de investigadores llama a tomar acciones urgentes para evitar "una amenaza a la existencia de la civilización" en un articulo de la revista Nature.
jue 28 noviembre 2019 11:02 AM
Relación
El equipo afirma que estos eventos climáticos están relacionados y el cambio en uno afectará a otro, lo que causará una "cascada" de crisis que irá empeorando.

Helen Regan

Unos científicos advirtieron que la Tierra se dirige a un "punto de inflexión global" si la crisis climática sigue por el camino actual y llamaron a emprender acciones urgentes para evitar "una amenaza a la existencia de la civilización".

El grupo de investigadores, que publicó un comentario en la gaceta Nature, señaló que cada vez hay más pruebas que indican que ya están teniendo lugar cambios irreversibles en los sistemas ambientales de la Tierra y que ahora estamos en un "estado de emergencia planetaria".

Publicidad

De acuerdo con los autores del comentario, el punto de inflexión global es aquél en el que los sistemas del planeta rebasan el punto de no retorno, tal como la pérdida de la selva amazónica, el derretimiento acelerado de los casquetes de hielo y el derretimiento del permafrost .

Este tipo de colapso llevaría a condiciones de "invernadero" que dejarían inhabitables algunas zonas de la Tierra.

"Nuestro argumento es que el tiempo que queda para intervenir y prevenir el punto de inflexión puede haberse reducido ya hacia cero, mientras que el tiempo de reacción para lograr emisiones netas de cero es de 30 años en el mejor de los casos", señalaron los autores.

Áreas problemáticas activas

El equipo, encabezado por Timothy Lenton, profesor de Cambio Climático y Ciencias de los Sistemas Terrestres de la Universidad de Exeter, en el suroeste de Inglaterra, identificó nueve áreas en las que, afirman, ya se están presentando los puntos de inflexión. Incluyen la destrucción generalizada de la Amazonía, la reducción del hielo marino del Ártico, la muerte a gran escala de los arrecifes de coral, el derretimiento de los casquetes de hielo de Groenlandia y la Antártida occidental, el derretimiento del permafrost, la desestabilización de los bosques boreales (que contienen una gran cantidad de árboles que crecen en los climas helados del norte) y la desaceleración de la circulación oceánica.

Publicidad

El equipo afirma que estos eventos están relacionados y el cambio en uno afectará a otro, lo que causará una "cascada" de crisis que irá empeorando.

Por ejemplo: el Ártico se está calentando al menos dos veces más rápido que el promedio mundial. El derretimiento del hielo marino del Ártico está provocando mayor calentamiento porque se refleja menos calor hacia el espacio. Ese calentamiento regional está causando el derretimiento acelerado del permafrost ártico (suelo que se queda congelado todo el año), cosa que libera dióxido de carbono y metano a la atmósfera . El calentamiento ha provocado perturbaciones a gran escala en la población de insectos e incendios en los bosques boreales de América del Norte que "podrían transformar algunas regiones que actualmente absorben carbono en fuentes de carbono", señaló el equipo.

Los investigadores dijeron que los resultados iniciales de los modelos preliminares indican que el clima es mucho más sensible de lo que se pensaba y que es posible llegar al punto de inflexión global.

2018 registró un récord de gases causantes del cambio climático

"En las investigaciones del año pasado se analizaron 30 tipos de cambio de régimen que abarcan al clima físico y a los sistemas ecológicos, desde el colapso del casquete de hielo de la Antártida occidental hasta el cambio de bosque lluvioso a sabana", agregaron. "Esto indicó que rebasar los puntos de inflexión en un sistema puede incrementar el riesgo de rebasarlos en otros".

Publicidad

Emisiones y calentamiento global

La idea del punto de inflexión climático no es nueva. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU presentó el concepto hace 20 años.

En ese entonces, la ONU propuso que "las discontinuidades a gran escala" se darían si y solo si el calentamiento global excedía los 5 °C sobre niveles preindustriales. No obstante, los autores dicen que los datos de los dos informes más recientes del IPCC, el de 2018 y el de septiembre de 2019, indican que los puntos de inflexión pueden presentarse con un calentamiento de entre uno y dos grados Celsius.

La temperatura promedio mundial es actualmente de alrededor de un grado Celsius más que en la era preindustrial y sigue subiendo.

En un informe de 2018 —en el que Lenton participó— se indica que el efecto dominó se activaría cuando la temperatura suba más de 2 °C sobre niveles preindustriales.

En ese modelo se ponen de relieve las consecuencias de las interacciones entre varios factores de cambio climático, tales como la pérdida o el debilitamiento de los sumideros de carbono, la muerte regresiva de los bosques, el encogimiento de las placas de hielo y el incremento de la respiración bacteriana, mismos que podrían combinarse y desencadenar un círculo vicioso que acelere el cambio climático.

Los autores reconocen que su comprensión del punto de inflexión climático es limitada y que se necesitan más investigaciones. Sin embargo, dicen que el impacto posible podría ser tan grande e "irreversible" que "pecar de temerarios no es una opción responsable".

En otras palabras, en su opinión es "demasiado arriesgado apostar a que podemos no hacer nada".

Y el tiempo apremia.

Pese a que en el Acuerdo de París de 2015 se implementó el objetivo de limitar el calentamiento de la Tierra a 1.5 °C, un reporte que publicó la ONU este mes indica que los compromisos que los países hicieron para limitar la crisis climática no son suficientes para controlar las temperaturas récord.

El Informe sobre la Brecha de Emisiones 2019 del Programa de la ONU para el Medio Ambiente indica que al ritmo actual, se espera que las temperaturas aumenten 3.2 °C para el 2100.

Los gases de efecto invernadero alcanzaron máximos récord en 2018 y no parece que vayan a bajar, según un informe que emitió recientemente la Organización Meteorológica Mundial . Los niveles de dióxido de carbono alcanzaron las 407.8 partes por millón, unidad que se usa para medir la concentración de un contaminante en el aire.

Sin embargo, aún hay esperanza. Los investigadores dicen que mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero desaceleraría la acumulación de estos efectos climáticos.

Dicen que lo que se necesita es la acción internacional urgente para reducir emisiones, frenar el incremento del nivel del mar y limitar el calentamiento a 1.5 °C.

"La salvación es que, hasta cierto punto, todavía podemos controlar el ritmo al que los daños del punto de inflexión se acumulan y por ende, el riesgo que representan", señalaron.

"La estabilidad y la adaptabilidad de nuestro planeta están en peligro. La acción internacional, no solo las palabras, debe reflejarlo".

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad