Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La oposición y el chavismo chocan por el control del parlamento de Venezuela

Un grupo de legisladores oficialistas nombra, sin votación, a Luis Parra como líder de la Asamblea Nacional, mientras Juan Guaidó fue ratificado en una sesión desde una sede alterna.
lun 06 enero 2020 01:09 PM
VENEZUELA-CRISIS-NATIONAL ASSEMBLY-GUAIDO
Juan Guaidó trepó las rejas perimetrales del edificio de la Asamblea Nacional, pero militares con escudos antimotines le impidieron saltarlas.

Juan Guaidó fue ratificado este domingo como presidente del Parlamento de Venezuela por diputados opositores en la sede del periódico El Nacional, después de que un congresista rival, Luis Parra, se proclamara en el Palacio Legislativo como jefe de la cámara con apoyo chavista.

"Juro (...) hacer cumplir" la Constitución como "presidente del Parlamento y presidente encargado de Venezuela", dijo Guaidó tras recibir votos de 100 legisladores en una sesión en la que participaron diputados inhabilitados por acusaciones penales que la oposición denuncia como actos de "persecución política".

Publicidad

El proceso fue nominal, congresista por congresista.

Lee: 10 momentos económicos de la última década

Desde ese cargo, el líder opositor reclamó el 23 de enero de 2019 la presidencia interina del país con reconocimiento de medio centenar de naciones, encabezadas por Estados Unidos, que este domingo le reiteró su respaldo.

Horas antes, los diputados chavistas votaron como presidente del Parlamento a un casi desconocido Luis Parra, mientras las fuerzas policiales impedían a golpes acceder al hemiciclo a Juan Guaidó.

El Palacio Legislativo amaneció tomado por funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada), quienes incluso impidieron a numerosos periodistas ingresar a la sede de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento).

Opinión: 2020: Polarización y ensanchamiento de la grieta política y social

Allí se presentó Guaidó junto a un grupo de diputados que fueron retenidos como él durante horas en los diferentes puntos de control bajo la excusa de que debían revisar uno a uno la documentación.

En paralelo, parlamentarios del oficialista Bloque de la Patria y opositores que se han apartado de la línea de Guaidó, acusados muchos de ellos de corrupción, ingresaron sin mayor problema.

Cuando Guaidó llegó hasta el edificio los agentes del GNB le impidieron el acceso y se desató entonces la escena más insólita de la jornada: una docena de funcionarios le hicieron retroceder a golpes.

Publicidad

Guaidó trepó las rejas perimetrales del edificio, pero militares con escudos antimotines le impidieron saltarlas, constataron periodistas de AFP.

El dirigente tildó a las fuerzas militares y policiales que establecieron piquetes en las calles de acceso al palacio de "órganos represivos de la dictadura". Hubo cuatro horas de forcejeos.

Migrantes venezolanos limpian río en Lima en agradecimiento a los peruanos

El presidente socialista Nicolás Maduro, quien ha logrado mantenerse en el poder apoyado por la Fuerza Armada y países como China, Rusia o Cuba, reconoció a Parra.

"La Asamblea Nacional ha tomado una decisión y hay una nueva junta directiva (...). Venía sonando que el diputado Juan Guaidó iba a ser sacado", celebró Maduro, vestido de beisbolista, en la inauguración de un estadio en el estado Vargas en el norte de Venezuela, donde nació Guaidó.

A pesar de la escena de Guaidó tratando de entrar a la sede legislativa, que dio vueltas por las redes sociales y abrió portadas de medios durante todo el día Maduro afirmó que no entró a la Asamblea porque no quiso "dar la cara".

Doble sesión

Ante la ausencia de Guaidó en el Palacio Legislativo, el diputado Héctor Agüero, del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), subió a la tribuna presidencial aupado por la bancada chavista y llamó a sesión alegando que se trataba del legislador de mayor edad, con 79 años, y que por ello tenía esa potestad.

Publicidad

Fue entonces cuando Parra se proclamó tras una consulta a mano alzada. No se contaron los votos.

Lee: 2019: el año de las protestas

Parra aseguró a la prensa que la sesión contó con 140 diputados y que 81 aprobaron su postulación, presentada apenas unas horas antes por otro legislador opositor que marcó distancia con Guaidó, José Brito. El congresista chavista Pedro Carreño, no obstante, aseguró a la AFP que fueron 84 votos, mayoría simple en la cámara.

Parra reconoció el lunes que todavía no cuenta con la lista ni con el registro de qué diputados votaron por él este domingo y le permitieron llegar al cargo.

La oposición ganó 112 de 167 escaños en las elecciones legislativas de 2015, pero ha sufrido divisiones y, además, una treintena de legisladores se exiliaron o se refugiaron en sedes diplomáticas por procesos judiciales. Guaidó ha denunciado "sobornos" a diputados para ponerlos en su contra.

OPINIÓN: Hay que medir al mundo de acuerdo a cómo trata a los refugiados

Parra y Brito son acusados de cabildear ante autoridades de Colombia y Estados Unidos para librar de responsabilidad a un empresario en casos de presuntos sobrecostos en la importación de alimentos para el gobierno de Maduro. Tras esa denuncia, ambos rompieron con Guaidó, asegurando que aún adversan al chavismo.

El presidente de la Asamblea Nacional elegido por los chavista exigió este lunes al mandatario Nicolás Maduro que acuda a la Cámara "a dar la cara".

"En los próximos días, le exigimos a Maduro que venga y dé la cara en el Parlamento, que Nicolás Maduro le responda al país desde este poder legítimo" para explicar la situación del país, dijo Parra en una rueda de prensa en la sede de la AN.

Recomendamos: Escasez de agua potable, la otra crisis que deben enfrentar los venezolanos

La sesión marcaba un momento clave para Guaidó, de 36 años, quien intenta reimpulsar su liderazgo.

El opositor había prometido desplazar a Maduro en 2019, después de que la mayoría opositora del Parlamento lo declarara "usurpador" acusándole de haber sido reelegido fraudulentamente en 2018. Su popularidad, según la encuestadora Datanálisis, cayó a 38.9% en diciembre después de llegar a 63% en enero de 2019.

Tras la proclamación de Parra, que tildó de "show burdo", Guaidó llamó a una sesión a diputados opositores en las instalaciones de El Nacional, medio de comunicación crítico de Maduro.

Juan Guaidó impulsa a nuevas protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro

Allí acudieron 111 diputados que votaron para que Guaidó fuera reelegido como presidente de la AN, un cargo fundamental pues desde él y con una interpretación de la Constitución pasó a la presidencia interina de Venezuela, en la que ha sido reconocido por buena parte de la comunidad internacional.

Nada más ser reelegido, y con las innumerables dudas que giran en torno a la elección de Parra, convocó para el martes 7 de enero la primera sesión de la AN, de abismal mayoría opositora.

Parra ha convocado para esa misma fecha una sesión parlamentaria, con lo que se duplica la paradoja institucional venezolana, que también cuenta con un Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) no reconocido por la oposición y otro "en el exilio".

La reacción internacional

Un acuerdo de la alianza opositora establecía que la presidencia anual del Parlamento sería rotativa, correspondiendo en 2020 a partidos minoritarios. La mayoría de esas organizaciones dio apoyo a Guaidó, pero unas son críticas de Guaidó y otras iniciaron negociaciones con representantes de Maduro.

"Pudiste ser el futuro, pero hoy eres y serás el pasado (...). Tu tiempo terminó", dijo Brito a periodistas, dirigiéndose a Guaidó, al anunciar la postulación de Parra.

El Tribunal Supremo de Justicia, de línea oficialista, declaró en desacato al Parlamento en 2016, por lo que considera nulas todas sus decisiones. Una oficialista Asamblea Constituyente ha asumido en la práctica sus funciones.

Este año corresponden elecciones parlamentarias, aún sin fecha, pero Guaidó exige comicios presidenciales sin Maduro.

Washington le renovó su respaldo. "Felicito a Juan Guaidó por su reelección (...) y condeno los esfuerzos fallidos del exrégimen de Maduro de negar la voluntad de la democráticamente elegida Asamblea Nacional", dijo el secretario de Estado, Mike Pompeo.

El Grupo de Lima, en tanto, condenó "el uso de la fuerza" contra legisladores opositores.

"¿Qué mentira le van a meter a Donald Trump? (…) Otro fracaso más de los gringos", ironizó Maduro.

El gobierno de Uruguay manifestó este lunes su "profunda preocupación" por la violación de los derechos de los diputados de la Asamblea Nacional venezolana y criticó "la actitud" del régimen de Nicolás Maduro, asegurando que "daña" los esfuerzos internacionales para una salida a la crisis en Venezuela.

El ejecutivo uruguayo lamentó "la conculcación de los derechos de los diputados de la Asamblea Nacional" venezolana tras "la acción de la Guardia Nacional Bolivariana", que impidió que opositores participaran en la sesión del domingo en la que iba a elegirse el nuevo jefe parlamentario.

"La actitud del gobierno de Venezuela daña seriamente los esfuerzos de la comunidad internacional para colaborar con los venezolanos, a través del diálogo y la negociación, en lograr una salida a la grave crisis institucional que sufre ese país", expresó el gobierno de Tabaré Vázquez, cercano al régimen de Maduro, en un comunicado.

El Gobierno de México se pronunció en favor de que prevalezca la democracia en la elección de la directiva de la Asamblea Nacional de Venezuela.

Con información de EFE y AFP

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad