Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Biden o Trump: EU decide_header desktop Home Expansión
Biden o Trump: EU decide_galería desktop Home Expansión

¿Qué se juegan demócratas y republicanos con la vacante en la Corte Suprema?

El presidente Donald Trump busca llenar la vacante de Ruth Bader Ginsberg antes de las elecciones del 3 de noviembre, un movimiento que puede darle una ventaja en unos comicios disputados.
mar 22 septiembre 2020 05:02 AM
Empate
Con una vacante, existe la posibilidad de que la Corte Suprema viva empates 4-4 en decisiones importantes, como el resultado de las elecciones.

La muerte de la juez liberal Ruth Bader Ginsburg dejó un vació de poder en la Corte Suprema de los Estados Unidos y está provocando una fuerte disputa entre el Partido Republicano y su contraparte demócrata.

Mientras que los republicanos, encabezados por el presidente Donald Trump y el jefe de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, quieren ocupar la vacante antes del 3 noviembre; los demócratas piden esperar que que sea el próximo presidente electo quien nomine a sus candidatos al puesto.

Publicidad

Esto ya pasó en 2016. Entonces McConnell se negó a votar al sucesor de un juez conservador que falleció bajo el argumento de que era un año electoral, pero en este caso indicó que organizará el voto antes de las elecciones.

La muerte de la jueza Ginsburg enciende las campañas presidenciales en EU

Existe un "precedente abrumador a favor de que sea este Senado el que vote la nominación este año", dijo McConnell.

Trump aseguró que el Senado, que cuenta con mayoría oficialista, tiene "mucho tiempo" para ratificar la nominación del nuevo magistrado antes de los comicios y dijo que la votación "deberá tener lugar antes de las elecciones".

El contexto en el que se dan las elecciones es muy diferente al de hace cuatro años. Durante los últimos meses, el presidente Trump no se ha cansado de repetir que los demócratas buscan hacer un fraude electoral vinculado al voto por correo, sin ofrecer ninguna prueba.

Trump, quien está rezagado en las encuestas en comparación con el demócrata Joe Biden, ha dicho que la única manera en la que puede perder las elecciones es si los resultados son falsos.

Incluso, la semana pasada llegó a asegurar que puede ser que jamás se conozcan los resultados de esta elección con precisión.

"¿Qué va a pasar el 3 de noviembre cuando alguien lidere y diga 'bueno, no hemos contado las boletas, tenemos millones de boletas que contar'? Es un desastre", dijo el viernes. "Esta será la estafa de todos los tiempos".

Publicidad

Ante este panorama, donde es altamente probable que Donald Trump no acepte los resultados, puede ser que la disputa por las elecciones llegue a la Corte Suprema.

El Grupo de Trabajo Nacional sobre Crisis Electorales, un nuevo grupo formado por una coalición bipartidista de altos funcionarios del gobierno, académicos y líderes del derecho al voto para tratar de proteger la democracia en caso de una elección impugnada, celebró una cumbre el jueves para informar a los periodistas sobre las formas de combatir la desinformación antes y después de las elecciones.

El Proyecto de Integridad de la Transición, un grupo separado de estrategas políticos de alto nivel formado para prepararse para las elecciones, generó diferentes resultados electorales a principios de este verano. Los resultados aterradores que produjeron los llevaron a concluir que, a menos que Biden gane un reventón, "el potencial de conflicto violento es alto", de acuerdo con un reporte de Vice News.

En la historia reciente de Estados Unidos, solo unos comicios llegaron a resolverse hasta la Corte Suprema: la elección entre el demócrata Al Gore y el republicano George W. Bush, cuando una diferencia mínima en Florida le daba la victoria a Bush.

"Fue una elección cuestionadísima, pero ya en la Corte Suprema, tanto el candidato Gore como el partido demócrata prefieren perder la elección a socavar el sistema norteamericano", indicó previamente el maestro de la Escuela de Gobierno de la Universidad Panamericana, Gildardo López.

Publicidad

El movimiento de los republicanos busca afianzar una mayoría conservadora de 6-3. Con su composición actual, hay la posibilidad de un empate.

La muerte de la jueza Ginsburg significa que si su asiento no se llena antes del día de las elecciones, cualquier pelea que llegue tan lejos será decidida por un tribunal que podría estancarse cuatro a cuatro en una decisión clave.

"Una composición de 4-4 no puede decidir nada", dijo el senador oficialista Ted Cruz, quien ha sonado como un candidato a la Corte Suprema. "Necesitamos una corte completa el día de las elecciones".

Si los republicanos logran un reemplazo que les dé una ventaja es posible que los demócratas no acepten una decisión desfavorable de la corte.

"Tenemos muchos casos de ambas partes comportándose extremadamente mal, y desafortunadamente tenemos muchos casos de tribunales estatales que les permiten salirse con la suya si están controlados por aliados", advirtió a Vice el profesor de la Universidad Case Western Reserve, Jonathan Adler.

Los demócratas exigen esperar, antes de cualquier votación, no solo el resultado de las elecciones de noviembre sino hasta después de la asunción del nuevo presidente

Sin embargo, los demócratas tienen pocos recursos para evitar esta confirmación.

"Tenemos algunas flechas" disponibles, afirmó el domingo la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, pero sin especificar qué "opciones" estaba considerando

Pelosi formuló esas declaraciones al ser interrogada sobre la posibilidad de que su campo iniciara un nuevo procedimiento de juicio político contra Donald Trump o su secretario de Justicia, William Barr, para evitar la confirmación antes de las elecciones.

Desestimó en cambio otra posibilidad: provocar la parálisis del gobierno negándose a un acuerdo con los republicanos antes de que finalice el calendario presupuestario el 30 de septiembre.

Ello sería "catastrófico" en medio de una pandemia, insistió Pelosi el lunes.

A los demócratas les queda amenazar con lo que harían en caso de que ganaran en las elecciones presidenciales y lograran mayoría el Senado el 3 de noviembre.

Varios dirigentes importantes del Partido Demócrata han prometido que reformarán la Corte Suprema para aumentar el número de jueces hasta 15, incluidos cinco elegidos por unanimidad por los otros diez.

Con ello, afirman, se podría "despolitizar" el templo de la ley en Estados Unidos.

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad