Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

EU y China cruzan acusaciones por la pandemia en la Asamblea de la ONU

Donald Trump asegura que Beijing permitió que el coronavirus infectará al mundo; mientras que el presidente Chino acusó a su contraparte estadounidense de infectar al mundo "con un virus político".
mar 22 septiembre 2020 09:41 AM
Globalización
En su discurso, Xi Jinping dijo que la globalización económica es una realidad incontestable y que intentar combatirla con la "lanza de Don Quijote es ir en contra de una tendencia de la historia".

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidió este martes en la Asamblea General de la ONU que se responsabilice a China por la pandemia de COVID-19.

En un mensaje de video pregrabado para la cita anual de las Naciones Unidas, Trump acusó a Beijing de permitir que el coronavirus "abandone China e infecte al mundo".

Publicidad

"Las Naciones Unidas deben responsabilizar a China por sus acciones", afirmó.

El mandatario estadounidense, que ya ha denunciado cómo China silenció inicialmente los primeros casos de coronavirus a fines del año pasado en la ciudad de Wuhan, ha anunciado que retirará a su país de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"El Gobierno chino, y la Organización Mundial de la Salud —que virtualmente está controlada por China— declararon falsamente que no había evidencia de transmisión entre humanos", añadió Trump. "Después, dijeron con falsedad que las personas sin síntomas no propagarían la enfermedad (...) Naciones Unidas debe responsabilizar a China por sus acciones".

Por el contrario, el presidente de China, Xi Jinping, adoptó un tono conciliador en su discurso virtual pregrabado ante la Asamblea General, en el cual pidió una mayor cooperación y destacó que su país no tiene intención de librar "ni una guerra fría ni una guerra abierta con ningún país".

Xi pidió en su discurso una respuesta global al coronavirus y entregó todo su respaldo a la OMS, entidad que Trump prometió que Estados Unidos abandonará.

"En la lucha contra el virus debemos fortalecer la solidaridad y superar esto juntos", dijo. "Debemos seguir las directrices de la ciencia, dar un rol central al liderazgo de la Organización Mundial de la Salud y lanzar una respuesta internacional conjunta para combatir esta pandemia".

Publicidad

En su discurso, Xi buscó un contraste con las tesis más nacionalistas de Trump y presentó a China como un gran respaldo del sistema multilateral y de la solidaridad internacional.

"Debemos vernos los unos a los otros como miembros de la misma gran familia, perseguir una cooperación en la que todos ganemos y ponernos por encima de disputas ideológicas y no caer en la trampa de la guerra de civilizaciones", señaló.

Xi tocó también la guerra comercial con Estados Unidos, insistiendo en que la globalización económica es una realidad incontestable y que intentar combatirla con la "lanza de Don Quijote es ir en contra de una tendencia de la historia".

"Seamos claros, el mundo nunca va a volver al aislamiento y nadie puede cortar los lazos entre países", señaló el líder chino, que urgió a trabajar para impulsar un desarrollo equilibrado en todo el mundo.

"China es el mayor país en vías de desarrollo del mundo, un país comprometido con un desarrollo pacífico, abierto, cooperativo y común. Nunca vamos a buscar hegemonía, expansión o esferas de influencia", recalcó.

Su embajador usó, sin embargo, un tono más duro contra Estados Unidos, al que acusó de diseminar "un virus político" en las Naciones Unidas, luego de las declaraciones de Trump.

"Cuando la comunidad internacional está peleando realmente duro contra la COVID-19, Estados Unidos está diseminando un virus político en la Asamblea General", dijo a periodistas el embajador de China ante la ONU, Zhang Jun.

Publicidad

La OMS rechazó los comentarios de Trump.

"Ningún gobierno nos controla", dijo la directora de comunicaciones de la ONU, Gabby Stern, en un tuit, y agregó: "Desde febrero, nuestros expertos han abordado públicamente la transmisión de personas sin síntomas o antes de los síntomas".

Los líderes de las dos economías más grandes del mundo expusieron una vez más sus visiones disímiles, en un momento en que las relaciones bilaterales se encuentran en su peor nivel en décadas luego de que la pandemia profundizó el quiebre expuesto por las disputas sobre comercio y tecnología.

Trump, que buscará la reelección en noviembre mientras Estados Unidos lidia con el mayor número oficial de muertes e infecciones por coronavirus en el mundo, centró su discurso en los ataques a China.

El cambio climático: la otra disputa

Trump no solo usó al gigante asiático como contraste para ensalzar su propia gestión de la pandemia, sino también para argumentar que su política medioambiental no es tan mala, pese a haber iniciado la retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París.

"Quienes atacan el excepcional historial medioambiental de Estados Unidos mientras ignoran la polución rampante de China no están interesados en el medioambiente", afirmó.

Era un mensaje extraño para un presidente que ha definido el calentamiento global como una "farsa", pero tenía una razón de ser: las encuestas muestran que a cada vez más votantes conservadores, especialmente en Florida, les preocupa la crisis climática, y la campaña de Trump ha tratado de suavizar su mensaje en ese sentido.

Evitar una nueva guerra fría

Frente a la pandemia de coronavirus, el mundo debe "hacer todo lo posible para evitar una nueva Guerra Fría", alertó por su lado el jefe de la ONU, Antonio Guterres, al inaugurar la 75ª Asamblea General de la organización.

La OMS rechazó los comentarios de Trump.

"Ningún gobierno nos controla", dijo la directora de comunicaciones de la ONU, Gabby Stern, en un tuit, y agregó: "Desde febrero, nuestros expertos han abordado públicamente la transmisión de personas sin síntomas o antes de los síntomas".

Los líderes de las dos economías más grandes del mundo expusieron una vez más sus visiones disímiles, en un momento en que las relaciones bilaterales se encuentran en su peor nivel en décadas luego de que la pandemia profundizó el quiebre expuesto por las disputas sobre comercio y tecnología.

Trump, que buscará la reelección en noviembre mientras Estados Unidos lidia con el mayor número oficial de muertes e infecciones por coronavirus en el mundo, centró su discurso en los ataques a China.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad