Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Roberta Jacobson será la coordinadora de Biden para la frontera sur

La diplomática estadounidense, que fue embajadora de Estados Unidos en México, gestionará la relación fronteriza entre ambos países.
mar 19 enero 2021 02:52 PM
Cercanía
Jacobson es reconocida como una de las embajadoras estadounidenses más cercanas y cordiales en tiempos recientes.

Roberta Jacobson regresará al gobierno estadounidense para encabezar la relación fronteriza entre Estados Unidos y México. La diplomática será la coordinadora para asuntos de la frontera sur del Consejo de Seguridad Nacional. Esta es una señala más que el presidente Joe Biden tendrá una aproximación diferente a la relación bilateral que la que tuvo Donald Trump.

El cargo que Jacobson, quien fue embajadora en México entre 2016 y 2018, es de buena creación y coordinará las cuestiones relacionadas con seguridad nacional de México y Centroamérica.

Publicidad

El nombramiento, que fue difundido primero por la revista Foreing Policy , fue confirmado la tarde del lunes por Juan Sebastián González, el director senior para el Hemisferio Occidental del Consejo de Seguridad Nacional, un cargo clave para la relación con América Latina.

"Siempre he admirado a Roberta Jacobson. Respetada, experimentada, y capaz, pocos se preocupan tanto o han trabajado tanto para avanzar en las relaciones Estados Unidos-México para que alcancen todo su potencial", indicó González en Twitter.

Jacobson tendrá un papel clave en la implementación de las reformas que el gobierno de Joe Biden propondrá al sistema nacional de asilo y en la gestión de los retos de seguridad que surgen en México y en Centroamérica, de acuerdo con Foreing Policy.

La ex embajadora también será de ayuda para manejar la relación de Washington con México y los países centroamericanos, que se ha complicado aún más durante el gobierno de Donald Trump, pues se ha centrado de manera excesiva en el control migratorio, de acuerdo con especialistas.

"Ha habido muchos altibajos en la relación entre Estados Unidos y México", dijo a la publicación Mari Carmen Aponte, ex embajadora de Estados Unidos en El Salvador y subsecretaria de Estado interina para asuntos del Hemisferio Occidental en el gobierno de Barack Obama. "Las bajas han sido muchas, muy dramáticas y políticamente difíciles. ¿Y los puntos altos? Creo que ambas partes desearían que hubieran muchos más de los que hubo?".

Publicidad

Especialista en México

Jacobson, una especialista en la política de América Latina, fue nominada por el presidente Barack Obama como embajadora de Estados Unidos en México el 1 de junio de 2015, en sustitución Anthony Wayne, quien dejó el país en julio de ese año.

Antes de ser nombrada embajadora, Jacobson era subsecretaria de Estado para el Hemisferio Occidental, cargo en el que encabezaba la diplomacia estadounidense para América Latina. En ese puesto, fue el principal rostro estadounidense en el proceso de restablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba iniciado en diciembre de 2014. Este proceso, culminó con la visita de Obama a la isla en 2015.

Jacobson no era ajena a México. Entre 2007 y 2010 sirvió como encargada del Departamento de Estado para asuntos del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN) para México y Canadá y antes, de 2003 a 2007, fue directora de la oficina para México del Departamento de Estado. También participó en la configuración de la Iniciativa Mérida.

Biden revela el plan de vacunación contra COVID-19 en EU

Al igual que otras nominaciones hechas por el presidente demócrata, el nombramiento de Jacobson fue bloqueado durante 10 meses por la oposición republicana, que controlaba el Congreso estadounidense entonces. El senador Marco Rubio se negaba a aceptar la nominación hasta que el gobierno de Obama no estableciera nuevas sanciones al gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela.

Publicidad

El 28 de abril de 2016, el nombramiento fue confirmado por el Senado de Estados Unidos. Jacobson llegó a México el 26 de mayo de ese año. La diplomática se convirtió en la primera mujer en presidir la embajada de Estados Unidos en la Ciudad de México.

En el puesto, fue una crítica de la construcción de un muro fronterizo, una de las principales promesas del entonces candidato republicano a la presidencia, Donald Trump. Además, defendió que la relación bilateral era madura y profunda.

Cuando Trump asumió la presidencia de Estados Unidos, se sospechaba que Jacobson dejaría la embajada, pero no fue así. "Roberta Jacobson es la embajadora ideal para México ahora mismo, y no hay ningún plan de cambiarla en este momento", dijo en mayo de 2017, el entonces secretario de Estado adjunto de Estados Unidos para Latinoamérica, Francisco Palmieri.

"No creo que tengamos a una persona más cualificada en el Departamento de Estado que entienda y conozca México tanto como ella. Estamos apoyándonos en ella y su embajada para gestionar y guiar nuestra amplia relación con México en este periodo. Es una persona clave para ayudarnos a hacerlo", agregó.

En marzo de 2018, poco antes de cumplir dos años al frente de la representación diplomática, Jacobson anunció que dejaría la embajada y también el Departamento de Estado, lo que hizo pensar a varios que su salida respondía a sus diferencias con el gobierno de Donald Trump.

Publicidad

"Tras 31 años de servicio para el gobierno estadounidense, partiré a principios de mayo en busca de otras oportunidades", expuso en su cuenta de Twitter.

Reconocida como una de las embajadoras estadounidenses más cercanas y cordiales en tiempos recientes, Jacobson escribió una serie de nostálgicos tuits y un mensaje de despedida en video expresando su amor por México y su gente. “Este ha sido el puesto de mi vida”, aseguró.

Su sucesor en el cargo, Christopher Landau, fue nominado como embajador casi un año después de la renuncia de Jacobson. El abogado, que es hijo de un ex diplomático estadounidense, mantuvo el estilo cercano de Jacobson y utilizó las redes sociales de la embajada para documentar su vida en México.

Después de renunciar a la embajada, Jacobson fue una crítica de las políticas de Trump sobre México y la inmigración, condenando su "retórica de campaña que difama a los mexicanos". La ex diplomática trabajó en la firma de consultoría global Albright Stonebridge Group y luego se unió al equipo de transición de Biden como parte del equipo de revisión de la agenda para el Departamento de Estado.

Un momento complicado para la relación con México

Cuando Jacobson se fue de Ciudad de México, el 4 de mayo de 2018, aseguró que aunque la relación entre ambos países no estaba en su mejor momento, por las tensiones comerciales y migratorias, ambos países habían pasado por episodios más complicados.

Año y medio después, las relaciones están en un momento mucho más tenso, sin embargo el tema ya no es la negociación del Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), sino el narcotráfico. El ex secretario de Defensa, Salvador Cienfuegos, está en el centro de esta controversia.

La Fiscalía General de la República (FGR) informó el jueves de la semana pasada que exoneraba a Cienfuegos, después de ser extraditado a México y acusado por Washington de vínculos con el narcotráfico.

Cienfuegos fue capturado el pasado octubre en Los Ángeles y posteriormente trasladado a Nueva York, donde se le acusó de haber protegido y recibido sobornos del hoy extinto cártel mexicano H-2, una escisión del grupo criminal de los Beltrán Leyva prácticamente desconocido hasta la detención del general.

En noviembre, sin embargo, la Fiscalía mexicana y el Departamento de Justicia llegaron a un extraordinario acuerdo por el que Estados Unidos retiró las acusaciones de narcotráfico y lavado de dinero contra Cienfuegos, a cambio de que fuera investigado en México.

Su exoneración en México ha supuesto un fuerte varapalo a las pesquisas de la Agencia de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, en inglés), ya irritada por la decisión del Gobierno mexicano de limitar el trabajo de esa y otras agencias de seguridad extranjeras.

El jueves pasado, el embajador Landau, quien dejará su cargo este miércoles, criticó la actitud del gobierno mexicano y consideró que "se puede hacer más en ambos lados de la frontera" para detener esta actividad delictiva, uno de los principales reclamos de México a Estados Unidos.

"Creo que para mucha gente en México, este punto de las armas es solamente una cosa que se hace para regañar a Estados Unidos. Yo sí creo que hay más que podemos hacer y hay más que México también puede hacer", sostuvo.

Estas tensiones se producen a pocas horas de que llegue al poder Biden, e incrementa la incertidumbre sobre el rumbo que tomará la relación bilateral.

Con información de EFE

Publicidad
Publicidad