Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Qué sabemos sobre la efectividad de las vacunas chinas contra el COVID-19?

Las inyecciones de Sinovac, Sinopharm y CanSino están bajo la mira de los especialistas en el mundo por tener una menor eficacia contra el COVID-19 que otras inmunizaciones.
mar 13 abril 2021 05:04 AM
En una extraña muestra de debilidad, científicos de China reconocieron el fin de semana pasado que las vacunas que China ha desarrollado son menos eficaces ante el COVID-19 que las producidas por otros países.
Los especialistas chinos admitieron que las vacunas desarrolladas con ARN mensajero, como las de Pfizer y Moderna, pueden tener un mayor grado de efectividad contra el COVID-19.

En una extraña muestra de debilidad, científicos chinos reconocieron el fin de semana que las vacunas que el país ha desarrollado son menos eficaces ante el COVID-19 que las producidas por otros países, como las de Pfizer y Moderna.

Las vacunas disponibles actualmente "no tienen tasas de protección muy altas", dijo Gao Fu, director de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de China, en una conferencia en la ciudad china de Chengdu el sábado.

Publicidad

Gao matizó sus declaraciones un día después. "Los datos de las pruebas de la tasa de protección de la vacuna a nivel global son tanto altos como bajos", dijo Gao el domingo al tabloide estatal Global Times.

China ha desarrollado cuatro vacunas nacionales aprobadas para uso público y un funcionario dijo el sábado que el país probablemente producirá 3,000 millones de dosis para fin de año.

China supera las mil millones de vacunas anticovid administradas

Esto sabemos sobre las vacunas de China:

¿Qué tan efectivas son?

Hay muy poca transparencia sobre los estudios clínicos que se realizaron con las vacunas, pero poco a poco están siendo publicados más resultados.

Presión y recompensa, China lucha por convencer a su población de que se vacune

Ensayos clínicos efectuados en Brasil mostraron que una vacuna contra el COVID-19 desarrollada por la firma china Sinovac tiene una tasa de eficacia ligeramente superior al 50%. Así apenas superaría la barrera para obtener la autorización de uso de emergencia de la Organización Mundial de la Salud.

Un estudio divulgado este domingo por el Instituto brasileño Butantan señala que la eficacia de la vacuna china Coronavac —desarrollada por Sinovac— frente a los casos sintomáticos del COVID-19, sube al 62.3 % si el intervalo para la aplicación de la segunda dosis es superior a los 14 días iniciales.

Según el estudio, desarrollado conjuntamente por el Butantan y Sinovac, la Coronavac es segura y efectiva en el 50.7% de los casos sintomáticos del virus para quienes reciben la segunda dosis en un intervalo de 14 días, porcentaje ligeramente superior al 50.38% informado en un análisis previo.

Publicidad

Los resultados también señalaron que para los casos que requirieron asistencia médica, la efectividad de la Coronavac osciló entre 83.7% y 100%, mientras que en un estudio preliminar variaba entre 78% y 100%.

Según el Butantan, el estudio también evidencia que la Coronavac es eficaz en la protección contra las variantes brasileñas P.1. (Amazonas) y P.2. (Río de Janeiro).

Un estudio diferente en Turquía indicó que esta vacuna tiene un 83.5% de efectividad.

No se han publicado datos detallados de eficacia de una vacuna fabricada por el laboratorio chino Sinopharm. Según señaló, dos vacunas desarrolladas por sus unidades tienen un 79.4% y un 72.5% de efectividad, respectivamente, según los resultados provisionales. En un estudio separado, los Emiratos Árabes Unidos obtuvieron un 86% de efectividad.

Este último país comenzó a ofrecer una tercera dosis de la vacuna Sinopharm a los residentes que no pudieron generar suficientes anticuerpos después de dos inyecciones, de acuerdo con la cadena CNN.

La vacuna desarrollada por CanSino es de 65.28% pasados los 28 días.

Con relación a estos datos, la directora del Departamento de Inmunizaciones de la OMS, Kate O’Brien, dijo que la eficacia de las vacunas contra el COVID-19 es en general mayor cuando se trata de prevenir casos severos o graves.

"Los resultados de cada una de las vacunas han mostrado que hay mucha más eficacia cuando la enfermedad es más grave. Todas las vacunas han tenido una eficacia muy alta en cuanto a (evitar) hospitalizaciones y casos graves", dijo en una rueda de prensa.

Publicidad

O'Brien consideró que "lo que es realmente importante es que todas las vacunas (que se utilizan actualmente) han superado el límite de lo que la OMS estableció como los criterios mínimos para su uso y para controlar la pandemia".

Sostuvo que los datos que han surgido en relación a la eficacia de la vacuna china SinoVac en particular fluctúan dependiendo de si se evalúa en una enfermedad grave o leve.

"En esta fase, cuando estamos centrándonos en reducir hospitalizaciones, muertes y casos graves, lo que importa realmente es la eficacia contra esta fase más seria de la enfermedad, la más crítica", comentó.

La OMS está evaluando actualmente los datos que le han presentado las compañías chinas Sinopharm y Sinovac para obtener autorizaciones para el uso de emergencia de ambas.

Se espera que el comité de expertos que asesora a la OMS en cuestiones de inmunización presente su informe sobre la primera vacuna a finales de este mes y a principios de mayo para la segunda.

¿Qué tecnología usan?

Tres vacunas —dos de Sinopharm y una Sinovac— son de proteínas de virus inactivas. Es decir, se basan en una tecnología que se ha usado desde hace bastante tiempo en el desarrollo de vacuna. Otras vacunas que la usan con las de la hepatitis B o la gripe, de acuerdo con un reporte de la DW.

La cuarta vacuna China, desarrollada por el laboratorio CanSino, es una vacuna de vector, basada en un adenovirus tipo 5, el mismo tipo de tecnología que utiliza la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

Publicidad

Los especialistas chinos admitieron que las vacunas desarrolladas con ARN mensajero, como las de Pfizer y Moderna, pueden tener un mayor grado de efectividad contra el COVID-19.

Gao estimó que los expertos no deben ignorar las vacunas de ARN mensajero (ARNm) solo porque ya hay varias vacunas en el país y aboga por un mayor desarrollo, informa The Paper.

"Los niveles de anticuerpos generados por nuestras vacunas (chinas) son más bajos que las del ARN mensajero (tecnología usada por las vacunas de Pfizer y Moderna), y los datos de eficacia también son más bajos", indicó por su parte el experto en vacunas Tao Lina, en una conferencia de prensa el sábado.

"Por eso —continuó, citado por el diario South China Morning Post—, creo que es una conclusión natural que nuestras vacunas de virus inactivado y vector de adenovirus son menos efectivas que las de ARN mensajero”.

En TecReview: ¿Qué pasa si se aplican vacunas distintas contra Covid-19 en una misma persona?

Sin embargo estas vacunas tienen una ventaja ante las vacunas de Pfizer y Moderna: pueden ser almacenadas en temperaturas que alcanzan los refrigeradores convencionales.

¿Qué países las usan?

China ha enviado millones de sus vacuna contra el COVID-19 a varios países del mundo. En Asia, algunos de los principales consumidores de estas inmunizaciones han sido Indonesia, Malasia, Filipinas, Tailandia y Pakistan.

Estas vacunas son de vital importancia para muchos países de África que tienen un importante intercambio comercial con China. Zimbabue, Somalia, Dijibouti, Benin y Túnez son las naciones que mayor cantidad de dosis de estas inmunizaciones han recibido.

En América Latina, las vacunas chinas también forman una parte importante de los esquemas de vacunación. Entre los países que usan estas vacunas están Brasil, Colombia, Ecuador, México y Chile.

Este último país, que es el que más ha avanzado en su esquema de vacunación en América Latina, vive una de las peores etapas de la pandemia a pesar de ello.

Aunque los especialistas en salud pública coinciden en que la razón principal de eso fue la relajación de las restricciones implementadas por el gobierno chileno, también la baja efectividad de la vacuna de Sinovac ha salido a flote como una posible explicación al aumento de casos.

La vacuna Coronavac representaba el 93% de las dosis administradas hasta el 6 de abril en el país sudamericano. Un estudio de la Universidad de Chile estima para la vacuna de Sinovac una efectividad del 54%.

El estudio indica también que en base a la efectividad de la vacuna Sinovac, el desafío de lograr la inmunidad de rebaño —prometida por el gobierno de Chile hacia fines de junio— es aún mayor.

"Lograr la inmunidad de rebaño será un desafío mayor que lo que es lograrla en países con vacunas que en promedio son más efectivas", dijo Eduardo Engel, otro de los autores de la investigación, explicando que mientras menos efectivas es una vacuna "hay que inmunizar a una mayor fracción de la población".

El ministro chileno de Salud, Enrique Paris, dijo este lunes que la vacuna elaborada por el laboratorio chino Sinovac evita en un 100 % los casos más graves de coronavirus y combate las variantes brasileña y británica.

"Quiero transmitir absoluta tranquilidad con respecto a este tema y decirle a la población que esta vacuna se está usando en múltiples otros países, no solamente en Chile, y por ser un virus inactivo y tener toda la composición proteica del virus, crea una gran cantidad de anticuerpos", aseguró Paris.

Chile pagó 3.5 millones de dólares para albergar un ensayo clínico de la vacuna y también ordenó 60 millones de dosis para su población de 19 millones durante tres años.

El próximo viernes el país hará público un estudio sobre la eficacia y efectividad de la vacuna realizado por universidades chilenas junto al Ministerio de Salud, que será uno de los primeros en el mundo en demostrar cómo funciona la vacuna china en la población real, más allá de los ensayos clínicos.

Pfizer pide autorización para usar vacuna covid en adolescentes en EU

"Nosotros seguimos confiando en la vacuna Sinovac", insistió el funcionario chileno.

¿Qué solución se puede dar a este problema?

El director de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de China dijo que tomar medidas para "optimizar" el proceso de la vacuna, incluido el cambio de la cantidad de dosis y el periodo de tiempo entre dosis, supondría una solución "definitiva" a sus problemas de eficacia.

En la conferencia celebrada el sábado en la ciudad china de Chengdu, Gao agregó que una opción para solventar el problema de la eficacia es alternar el uso de dosis de vacunas elaboradas con distintas tecnologías.

Es una opción que también examinan expertos en salud de otros países.

Por ejemplo, las autoridades francesas han anunciado que se inyectará una segunda dosis de las vacunas de Pfizer o de Moderna (ambas utilizan la tecnología de ARN mensajero) a los pacientes menores de 55 años que han recibido una primera de AstraZeneca.

La OMS indicó el viernes que todavía no hay datos suficientes que permitan recomendar la utilización de dos vacunas distintas contra el COVID-19 para cubrir la primera y segunda dosis requeridas.

"No hay datos adecuados como para decir que esto es algo que se puede hacer, así que en estos momentos no podemos recomendar la combinación de vacunas", comentó hoy a la prensa la portavoz de la OMS, Margaret Harris.

Agregó que esta cuestión está en estudio, conforme a la sugerencia que hizo el grupo de expertos que asesora a la OMS en el terreno de la inmunización.

Con información de AFP, EFE y Reuters

Publicidad
Publicidad