Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Por qué la mezquita Al-Aqsa es un punto de conflicto para Israel y Palestina?

Este templo es el tercer lugar más sagrado para el Islam, solo después de la Meca y la Medina, además de tener un enorme valor político para los palestinos.
jue 13 mayo 2021 05:04 AM
Mezquita
Según el Corán —el libro sagrado del Islam—, esta Mezquita es el lugar desde el cual Mahoma ascendió al cielo.

La Explanada de las Mezquitas, llamada Monte del Templo por los judíos, ha sido el escenario de nuevos enfrentamientos entre policías israelíes y manifestantes palestinos. Pero no es la primera vez que es el centro de disputas.

Tercer lugar santo del Islam, y el más sagrado del judaísmo, la explanada de las Mezquitas es un polvorín donde el menor incidente puede degenerar.

Publicidad

Un sitio sagrado para el Islam

La explanada, llamada por los musulmanes Al-Haram al-Sharif (Noble santuario), alberga la Cúpula de la Roca y la mezquita Al-Aqsa (la Lejana) pues es el santuario más alejado donde, según la tradición musulmana, el profeta Mahoma habría acudido. La Cúpula de la Roca se levanta sobre el lugar donde el profeta habría subido a los cielos.

Continúa la escalada de tensiones entre Israel y la Franja de Gaza

La mezquita de Al-Aqsa "tiene un profundo significado para los musulmanes alrededor del mundo. Pero también es importante resaltar su gran relevancia política para los palestinos. Estos dos hechos la hacen un punto focal para el conflicto”, dijo el periodista y el profesor universitario Ken Chitwood en un artículo para The Conversation.

Según el Corán —el libro sagrado del Islam—, este es el lugar desde el cual Mahoma ascendió al cielo. El domo de la roca es el lugar físico donde el profeta físicamente ascendió.

Se hace referencia con frecuencia en la tradición islámica y los hadices (registros de algo que el Profeta Mahoma dijo, hizo o aprobó tácitamente) se cree que mientras estuvo en La Meca, Mohoma originalmente orientó las oraciones de su comunidad hacia Al-Aqsa.

En 622 d.C., la comunidad huyó de La Meca debido a la persecución, buscando refugio en Medina, al norte. Después de poco más de un año allí, los musulmanes creen que Dios le ordenó a Mahoma que volviera a mirar hacia La Meca para orar. En la Sura 2, versículos 149-150, el Corán dice, "vuelve tu rostro hacia la Mezquita Sagrada [la Kaaba en La Meca] ... dondequiera que estés, vuelve tu rostro hacia ella".

Publicidad

No obstante, Jerusalén y sus lugares sagrados, específicamente Al-Aqsa y la Cúpula de la Roca, han sido lugares de peregrinaje islámico durante 15 siglos.

Dado su significado sagrado, existía una gran preocupación por el destino del recinto después de la victoria de Israel en la guerra árabe-israelí de 1967 y su posterior anexión de Jerusalén Oriental.

Una historia milenaria

Los orígenes de la mezquita se remontan al siglo VII. Fue construido por primera vez en 637 d.C., solo cinco años después de la muerte del profeta. Ha sido destruido, reconstruido y renovado varias veces.

El edificio actual data en gran parte del siglo XI y alberga oraciones diarias y reuniones de los viernes que atraen a grandes multitudes. Fue construida sobre el sitio del Templo judío destruido por los romanos en el año 70, y cuyo único vestigio es el Muro de los Lamentos.

Se encuentra adyacente a importantes lugares religiosos judíos y cristianos, en particular el sitio del Primer y Segundo Templos Judíos.

Llamada por los judíos Har HaBayit (Monte del Templo), la explanada es el lugar más sagrado del judaísmo. Pero la mayoría de los fieles no acuden a ella pues el rabinato les prohíbe el acceso, por temor a que pisen y desacralicen el santo lugar.

Sin embargo algunos grupos judíos ultraortodoxos abogan por un mayor acceso y control del sitio, buscando recuperar el histórico Monte del Templo, considerado por los judíos como el lugar donde Dios promete su plena presencia.

Publicidad

Múltiples enfrentamientos

Israel asegura no querer modificar el statu quo heredado del conflicto de 1967. Las normas tácitas de este statu quo autorizan a los musulmanes a subir a cualquier hora del día y la noche a la explanada, y a los judíos a ingresar en ella a ciertas horas, pero sin rezar.

Ello crea frecuentemente tensiones con fieles musulmanes que temen que Israel modifique las normas que regulan el acceso a la explanada de las Mezquitas, administradas por Jordania en coordinación con las autoridades palestinas.

Israel bombardea la Franja de Gaza tras ataques con cohetes de Hamas

La policía israelí controla a los visitantes no musulmanes que acuden a la explanada de las Mezquitas vía la puerta de los Magrebíes.

El lugar es escenario de frecuentes tensiones.

En 1996, una decisión israelí de abrir una nueva entrada al oeste de la explanada provocó disturbios que causaron 80 muertos en tres días.

El 28 de septiembre de 2000, la visita a la explanada de Ariel Sharon, entonces líder de la oposición de la derecha israelí, fue percibida como una provocación por los palestinos. Al día siguiente, sangrientos enfrentamientos opusieron a palestinos y policías israelíes, que dejaron siete muertos por bala entre los manifestantes, dando inicio a la segunda Intifada.

En julio 2017, dos palestinos murieron en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad israelíes. En agosto de 2019, los enfrentamientos entre policías israelíes y fieles en la explanada de las Mezquitas causaron decenas de heridos, durante importantes conmemoraciones judía y musulmana.

Con información de AFP y EFE

Publicidad
Publicidad