Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Así ha sido la experiencia europea de regresar a clases en pandemia

México empieza a hacerlo ahora, pero todo los países de la Unión Europea reiniciaron las clases presenciales hace meses, algunos en momentos en que la pandemia marcaba récords. ¿Cómo les ha ido?
mar 15 junio 2021 05:04 AM
Tras un caótico 2020 de pandemia, los países europeos comenzaron una heterogénea vuelta al colegio a lo largo de este año. A inicios de 2021, cuando estaba previsto el reinicio de las clases presenciales tras las fiestas navideñas, la propagación de una tercera ola de COVID-19 retrasó esos planes, por lo que el continente ha visto una vuelta a las aulas a diferentes velocidades.
Los protocolos anti COVID-19 que se aplican en toda la Unión Europea incluyen el uso obligatorio de cubrebocas, la ventilación de los espacios cerrados, distanciamiento físico y rastreo de posibles contagios de coronavirus.

Tras un caótico 2020 de pandemia, los países europeos comenzaron una heterogénea vuelta al colegio a lo largo de este año. A inicios de 2021, cuando estaba previsto el reinicio de las clases presenciales tras las fiestas navideñas, la propagación de una tercera ola de COVID-19 retrasó esos planes, por lo que el continente ha visto una vuelta a las aulas a diferentes velocidades.

La gran mayoría de los países volvieron a abrir las clases en enero y febrero, sin embargo, otros lo pospusieron hasta mayo y junio.

Publicidad

España, por ejemplo, volvió a las clases el 7 de enero, cuando se registraron unos 19,700 casos diarios en medio de plena expansión de la tercera ola que duró hasta mediados de febrero, con un máximo de 107,000 casos el 10 de febrero.

En cambio, las escuelas de educación secundaria y universitaria en Reino Unido no volvieron hasta marzo, mientras que algunos estados alemanes como Renania del Norte-Westfalia no regresaron a clases presenciales hasta junio.

Una baja sostenida de casos de coronavirus

Hoy, con el avance de una exitosa campaña de vacunación, todos los estudiantes europeos ya han vuelto a las aulas. Y, a pesar de haber permitido un mayor contacto entre menores de hogares diferentes, la experiencia deja un resultado positivo que queda reflejado en el descenso en nuevos contagios diarios en todos los países del Viejo Continente. Todos los países han registrado una drástica caída en la cifra de contagios diarios.

Desde el 7 de enero hasta mediados de junio, Reino Unido ha pasado de casi 60,000 casos diarios a 8,000; Alemania de 19.000 a 1.000, España de 19,700 a 2,000; Holanda de 8,000 a 1,000; Bélgica de 2,500 a 573; Portugal de 9,000 a 750; Italia de 18,400 a 1,892 y Francia de 21,000 a 2,800.

Lee

Luego de tres semanas de cierre por la pandemia, los centros de preescolar y primaria reabrieron este lunes en Francia, pero deberán mantener un estricto protocolo sanitario que conlleva la suspensión de una clase si se detecta un caso de COVID-19.

Regreso a clases

Luego de tres semanas de cierre por la pandemia, los centros de preescolar y primaria reabrieron este lunes en Francia.
FOTO: DANA TENTEA/Hans Lucas via AFP
Luego de tres semanas de cierre por la pandemia, los centros de preescolar y primaria reabrieron este lunes en Francia, pero deberán mantener un estricto protocolo sanitario que conlleva la suspensión de una clase si se detecta un caso de COVID-19.

Emmanuel Macron en el regreso a clases de Francia

"¿Están contentos de volver físicamente?" al colegio, preguntó el presidente Emmanuel Macron a los alumnos de una escuela primaria a las afueras de París.
FOTO: AFP/Thibault Camus
Luego de tres semanas de cierre por la pandemia, los centros de preescolar y primaria reabrieron este lunes en Francia, pero deberán mantener un estricto protocolo sanitario que conlleva la suspensión de una clase si se detecta un caso de COVID-19.

Cómo se previene el COVID-19

Para regresar a clases, los colegios de Francia deberán mantener un estricto protocolo sanitario que conlleva la suspensión de una clase si se detecta un caso de COVID-19.
FOTO: JC MILHET/Hans Lucas via AFP
Luego de tres semanas de cierre por la pandemia, los centros de preescolar y primaria reabrieron este lunes en Francia, pero deberán mantener un estricto protocolo sanitario que conlleva la suspensión de una clase si se detecta un caso de COVID-19.

Con pocas interrupciones

Francia es uno de los países que menos ha cerrado sus clases en el último año de pandemia, de marzo de 2020 al pasado marzo, con 10 semanas en total.
FOTO: JC MILHET/Hans Lucas via AFP
Las escuelas pueden mejorar

Las escuelas pueden mejorar

Algunos padres de familia admitieron que hay mejoras que hacer para impedir los contagios de COVID-19, como poner filtros de oxígeno o airear las aulas.
FOTO: JC MILHET/Hans Lucas via AFP
Luego de tres semanas de cierre por la pandemia, los centros de preescolar y primaria reabrieron este lunes en Francia, pero deberán mantener un estricto protocolo sanitario que conlleva la suspensión de una clase si se detecta un caso de COVID-19.

Otras recomendaciones

El ministerio de Educación de Francia recomendó que se tomen clases al aire libre siempre que sea posible.
FOTO: JC MILHET/Hans Lucas via AFP
Luego de tres semanas de cierre por la pandemia, los centros de preescolar y primaria reabrieron este lunes en Francia, pero deberán mantener un estricto protocolo sanitario que conlleva la suspensión de una clase si se detecta un caso de COVID-19.

¿Cuándo regresan el resto de los estudiantes?

Los otros 5.7 millones de alumnos del resto de niveles educativos retomarán las clases de manera presencial el próximo lunes 3 de mayo.
FOTO: JC MILHET/Hans Lucas via AFP
Luego de tres semanas de cierre por la pandemia, los centros de preescolar y primaria reabrieron este lunes en Francia, pero deberán mantener un estricto protocolo sanitario que conlleva la suspensión de una clase si se detecta un caso de COVID-19.

Pruebas para el COVID-19

Para que esta reanudación de las clases se lleve a cabo correctamente, el gobierno se apoya en la campaña masiva de detección del virus en niños y profesores. En los centros preescolares y de primaria, se desplegarán 400,000 test de saliva, con el objetivo de llegar a los 600,000 por semana de aquí a mediados de mayo.
FOTO: JC MILHET/Hans Lucas via AFP

Con la excepción del pico provocado por la tercera ola a mitad de febrero, Europa registra un descenso progresivo en la incidencia de COVID-19 durante 2021. El panorama es completamente opuesto al de 2020.

Publicidad

Vacunas y protocolos estrictos de seguridad: las claves del éxito europeo

La menor incidencia de COVID-19 en Europa se explica por varios factores que han tenido un papel importante por proteger a los menores en las escuelas. El primero es el rápido avance de una campaña de vacunación en la que los maestros formaban parte de la población prioritaria para recibir el medicamento. Así, el 70% de los maestros en la Comunidad de Madrid habían recibido la primera dosis de la vacuna AstraZeneca al 26 de marzo.

El objetivo de la Unión Europea (UE) es que para mediados de julio esté vacunada el 70% de la población adulta que vive en los veintisiete países que forman parte de la institución. Hasta el momento, el 50% de la población adulta ha recibido al menos una primera dosis, según dijo recientemente Úrsula von der Leyen, la presidenta de la Comisión Europea. Mientras tanto, 100 millones de habitantes de la UE ya están completamente vacunados.

Otro de los factores que explican el descenso de casos en las escuelas son los protocolos anti-COVID que están en marcha en todos los países y que tienen especial foco en las escuelas. Con algunas excepciones, el uso del cubrebocas ha sido obligatorio en todos los países europeos durante 2021. Ese uso también ha sido mandatorio en los colegios, con la intención de proteger a los niños y a los profesores.

Publicidad

Los protocolos también incluían mantener las aulas ventiladas, además de intentar que haya distancia entre profesores, estudiantes y padres. Precisamente, ese ha sido uno de los mayores retos de los centros educativos, ya que los niños de manera natural tienden a querer jugar y juntarse con otros, por lo que los profesores han tenido que esforzarse en que se mantenga una distancia mínima.

El uso de un sistema híbrido ha sido una opción implementada por algunas regiones europeas para ir gradualmente volviendo a una operación completamente presencial. Por ejemplo, en Italia los estudiantes de infantil y primaria volvieron a las aulas en enero, mientras que el sistema de educación a distancia se mantuvo para los estudiantes de secundaria y los universitarios durante unas semanas más. De esa manera se lograba un retorno más escalonado que permitía un mayor control ante posibles infecciones.

Rastreo de casos de COVID-19 en las escuelas

Otra forma efectiva ha sido la realización de tests para gestionar los casos de coronavirus de manera eficiente. En Reino Unido, por ejemplo, el ministerio de Educación ha solicitado a los estudiantes de educación secundaria y universitaria que se realicen un test de COVID-19 antes de volver a clase el 7 de junio, cuando terminaron las vacaciones de mitad de año académico.

Publicidad

En ese aspecto, el Reino Unido tiene un programa de rastreo de posibles casos de coronavirus desde que retomaron las clases de educación secundaria y universitaria en marzo. Ese sistema les ha ayudado a identificar focos de contagio y aislarlos antes de que se convierta en una zona de infección. Así, las escuelas en Inglaterra han realizado más de 50 millones de test desde enero.

En todo este esquema ha sido fundamental la capacidad de las autoridades para gestionar los brotes de COVID en los colegios. En el caso de España, las autoridades han actuado de manera rápida para confinar y aislar las escuelas en las que se han registrado brotes de COVID. El protocolo de respuesta, en caso de que hubiera un foco, ha consistido en cerrar inmediatamente el colegio durante algunos días y dar seguimiento a los contagiados. Y, mientras se controlaba el brote, los alumnos atenderían a clases desde su casa de manera telemática.

Todos estos protocolos, campaña de vacunación, planes de educación a distancia y programas de respuesta han permitido a Europa tener un retorno seguro a las clases. Las medidas de distanciamiento han ayudado a reducir los contagios y, aunque ha habido brotes puntuales de COVID en los colegios europeos, los datos evidencian un descenso significativo en el número de contagios diarios.

A pocos días de que el 21 de junio empiece oficialmente el verano, el continente parece empezar a prepararse para despedirse de la ‘nueva normalidad’ para volver de una vez por todas a la añorada ‘normalidad’.

Publicidad
Publicidad