Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La COP26: cinco claves para entender la cita climática más importante del mundo

Considerada por algunos como la última gran oportunidad para frenar el calentamiento global, la cumbre en Glasgow arranca entre el escepticismo sobre su éxito.
mié 27 octubre 2021 03:03 PM
Personas toman parte de una marcha por el clima en Bruselas, Bélgica.
Tras la apertura de la COP26 el 31 de octubre en Glasgow , el gobierno británico dispondrá de dos semanas de encuentros para persuadir a unos 200 países a hacer más para reducir sus emisiones de carbono.

Con cada vez perspectivas más agrias, el mundo se prepara para la COP26, la conferencia sobre el cambio climático que se celebrará del 31 de octubre al 12 de noviembre en Glasgow.

Para muchos especialistas, esta cita es la última gran oportunidad del mundo para poder frenar el calentamiento global y así salvar millones de vidas. Sin embargo, las perspectivas de lograr acuerdos más ambiciosos sobre la reducción de gases de efecto invernadero se ha diluido en las últimas semanas.

Publicidad

La ausencia de líderes como el presidente chino Xi Jinping y el mandatario ruso Vladimir Putin, así como la falta de compromisos claros de otros líderes hacen dudar del éxito de esta nueva cumbre, que llega seis años después de la firma del Acuerdo de París.

Esto es lo que debes saber sobre esta cita.

¿Qué es la COP26?

La COP26 es la edición de 2021 de la conferencia anual de las Naciones Unidas sobre cambio climático.

El acrónimo COP corresponde a las palabras Conferencia de las Partes, que son los signatarios de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), un tratado que fue acordado en la Cumbre de la Tierra de 1992, entró en vigor en 1994 y en él participan 197 Partes (196 países más la UE).

La conferencia de 2021, cuyo anfitrión es el Reino Unido y se celebrará en Glasgow, Escocia, será la vigesimosexta. Las conferencias de las Naciones Unidas sobre cambio climático están entre las mayores reuniones mundiales, con complejas negociaciones intergubernamentales que, durante dos semanas, son objeto de una gran atención mediática.

Objetivos de la COP26

La COP26 tiene cuatro objetivos principales: mitigación, adaptación, financiamiento y colaboración.

La mitigación implica la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero a cero para la mitad del siglo para tratar de evitar que la temperatura se eleve más de 1.5 gradas en comparación con la era preindustrial.

Publicidad

Para alcanzar este objetivo será necesario que los países de comprometan a acelerar la eliminación del carbón como combustible, disminuir la deforestación, impulsar el uso de vehículos eléctricos y alentar la inversión en energías renovables.

El segundo objetivo es adoptar y proteger a las comunidades y a los habitats naturales ante los efectos del cambio climático, que continuará a pesar de la reducción de la reducción de las emisiones, de acuerdo con la ONU.

Durante la COP26 se busca que los países se comprometan a proteger y restaurar los ecosistemas así como a construir defensas, sistemas de alerta e infraestructura y agricultura resilientes para evitar la pérdida de hogares, medios de vida e incluso de vidas.

El tercer objetivo es quizás es más complicado de cumplir de todos, pues para alcanzar los primeros dos objetivos se necesita de un mayor financiamiento. Este fue el punto donde las conversaciones se estancaron el COP25, celebrada en Madrid en 2019.

En concreto, se buscará que los países ricos entreguen ayudas equivalentes o mayores a 100,000 millones de dólares anuales a los países pobres para hacer frente a la emergencia climática, una meta fijada en la Conferencia del Clima de Copenhague en 2009 y que no ha sido cumplida desde entonces.

El éxito en la COP pasaría por elaborar "un paquete que presente un equilibrio justo" que puedan aceptar todas las partes, explicaba a la AFP Patricia Espinosa, responsable del clima de las Naciones Unidas, durante la "preCOP" de Milán a principios de octubre.

Publicidad

"Tener una buena perspectiva (sobre esta cantidad de dólares) instauraría la confianza y nos permitiría avanzar en otros temas”.

"Podemos esperar un sentimiento de emergencia y, quizá, una posición más firme de los países" del Sur, considera Alden Meyer, del círculo de reflexión E3G. Y un "paquete de solidaridad creíble" sería "un factor clave" para progresar en las negociaciones.

Varios actores y expertos estiman que esta cantidad de 100,000 millones de dólares es insuficiente y se ha quedado obsoleta, ya que los efectos del calentamiento global se han acelerado, provocando fenómenos catastróficos como sequías, gigantescos incendios forestales, huracanes, inundaciones…

Y si se compara con los billones de dólares destinados a relanzar la economía tras la pandemia del COVID-19, esta cantidad parece minúscula. Unos programas de recuperación económica criticados, además, por su falta de ambición ecológica.

El cuarto objetivo es la colaboración conjunta de todos los países para frenar el cambio climático. Para lograrlo, durante la COP26 se intentará concluir el Rulebook de París, las reglas operativas que hacen que el Acuerdo de París sea operativo.

El Acuerdo de París

El Acuerdo de París firmado en la COP21 de 2015 estableció que “cada país debía auditar los Gases de Efecto Invernadero (GEI) que emite”, y por otro lado que los firmantes se comprometían a seguir “un calendario de reducción de emisiones en la medida de sus posibilidades”, indicó el el investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España (CSIC), Fernando Valladares, a la agencia EFE.

Sin embargo, este acuerdo “fue agridulce” porque aunque “se logró firmar el objetivo de no sobrepasar un ascenso térmico de 1.5 grados respecto a los niveles preindustriales”, el acuerdo “no era vinculante y no contemplaba repercusiones legales para los países que no cumplieran sus promesas”, lamenta Valladares.

Publicidad

El presidente británico de la COP26, Alok Sharma, consideró que será "más difícil" alcanzar un acuerdo mundial al final de la cumbre climática, que se inaugurará en Glasgow, que durante la de París en 2015.

"Lo que estamos tratando de hacer aquí en Glasgow es realmente muy complicado", declaró Sharma al periódico The Guardian, "definitivamente más difícil que París en muchos niveles".

"Lo que hicieron en París fue brillante, fue un acuerdo marco, (pero) una gran parte de las reglas detalladas se dejaron para el futuro", agregó.

La importancia de frenar el ascenso térmico

En agosto, un informe de la ONU advirtió que el calentamiento global debido a las emisiones de gases de efecto invernadero podría superar los 1.5 ºC en las próximas dos décadas.

"Los esfuerzos que hay que hacer a nivel internacional para quedarse en 1.5 grados y no llegar a 2 son gigantescos", ya que una diferencia de medio grado implica “cientos de millones de personas afectadas por la subida del nivel del mar y los fenómenos meteorológicos extremos”, asegura Valladares.

En caso de superar los 2 ºC las consecuencias serán catastróficas: todos los arrecifes de coral de aguas cálidas desaparecerían y el hielo marino del Ártico se derretiría por completo como mínimo un verano cada década, con un impacto devastador para la vida silvestre y para las comunidades que de ella dependen por el ascenso del nivel del mar.

La salud humana también se verá amenazada por un incremento de la contaminación atmosférica, el aumento de las enfermedades, una mayor tasa de desnutrición y una mayor exposición al calor extremo.

A pesar de esto, el mundo está muy lejos de lograr sus metas climáticas. De acuerdo con un informe publicado a principios de esta semana, los compromisos actuales de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero encaminan al planeta a un aumento medio de la temperatura de 2.7 grados Celsius este siglo.

La Organización Meteorológica Mundial de la ONU dijo el lunes, antes del evento de dos semanas que comienza en Escocia, que las concentraciones de gases de efecto invernadero alcanzaron un récord el año pasado y que el planeta está "muy lejos" de frenar el aumento de las temperaturas.

El informe anual sobre la "brecha de emisiones" del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que mide la diferencia entre las emisiones previstas y las que son compatibles con la limitación del aumento de la temperatura en este siglo, tal y como se acordó en el Acuerdo de París, dijo que los compromisos actualizados sólo reducen las emisiones previstas para 2030 en un 7.5% adicional, en comparación con los compromisos anteriores.

Si se mantiene a lo largo de este siglo, esto llevaría a un calentamiento de 2.7 ºC, algo menos que los 3 ºC que el PNUMA preveía en su último informe. Se necesita una reducción del 30% para limitar el calentamiento a 2 ºC y del 55% para limitarlo a 1.5 ºC.

Según el informe, los compromisos actuales de cero emisiones netas podrían limitar el calentamiento a unos 2.2 ºC a finales de siglo, pero los compromisos para 2030 no sitúan a los principales emisores en una senda clara para conseguirlo.

Los datos más recientes de la ONU muestran que 143 países, que representan alrededor del 57% de las emisiones mundiales, han presentado planes de reducción de emisiones nuevos o actualizados antes de la COP26 y se estima que sus emisiones totales se situarán en torno al 9% de los niveles de 2010 para 2030 si se aplican en su totalidad.

Pero si se toman en conjunto todas las promesas de los 192 países en el marco del Acuerdo de París, se calcula un aumento de alrededor del 16% en las emisiones mundiales para 2030 en comparación con 2010, lo que llevaría a un calentamiento de alrededor de 2.7 ºC.

"Este informe es otra clamorosa llamada de atención. ¿Cuántas necesitamos? La brecha en las emisiones es el resultado de una brecha en el liderazgo", dijo el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, en una rueda de prensa.

China e India, responsables de cerca del 30% de las emisiones mundiales, aún no han asumido mayores compromisos.

Para 2030, para alcanzar el límite de 1,5 ºC, las emisiones anuales de gases de efecto invernadero deben reducirse en 28 gigatoneladas (Gt) adicionales de CO2 equivalente, o reducirse a la mitad desde los niveles actuales de casi 60 Gt, por encima de lo prometido en las promesas actualizadas y otros compromisos para 2030, según el informe.

Para alcanzar el límite de 2 ºC, se necesita un recorte adicional de 13 Gt en las emisiones anuales para 2030.

"Tenemos ocho años para hacer los planes, poner en marcha las políticas, aplicarlas y, en última instancia, realizar los recortes", dijo la directora ejecutiva del PNUMA, Inger Andersen. "El reloj está sonando con fuerza".

México en la COP26

El gobierno de México anunció el lunes pedirá un modelo de financiación "más ambicioso" para afrontar la crisis climática y que se tomen medidas que tengan en cuenta "los contextos" de cada país durante la COP26.

"México considera de gran importancia establecer un objetivo de financiamiento climático más ambicioso, que permita a los países en desarrollo llevar a cabo acciones de adaptación de manera oportuna, así como acelerar el cumplimiento de sus compromisos climáticos", informó la Secretaría de Medio Ambiente en un comunicado.

Además, reivindicó que cuando se asuman compromisos climáticos, se debe "reconocer una responsabilidad compartida pero diferenciada considerando los diferentes contextos de cada país".

"Esta convención representa una gran oportunidad para continuar trabajando con todos los países en desarrollar acciones climáticas ambiciosas a fin de integrar una visión que atienda de manera integral nuestras problemáticas comunes", expresó.

También indicó que es necesario que los temas que se aborden durante la cumbre se traten con perspectiva de derechos humanos y de género.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador presentó semanas atrás una reforma eléctrica para limitar la participación de empresas privadas en el sector que, según sus críticos, relega las energías renovables.

En el comunicado, la Secretaría recordó que el compromiso de México ante el Acuerdo de París "se compone de una meta de mitigación para 2030 de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero un 22 % y de uso de carbono negro en un 51 %".

También reafirmó su compromiso sobre la generación de energías limpias con la meta del 35,1 % de generación eléctrica para 2024, del 39,9 % para 2030 y del 50 % para 2050.

"Además, trabajamos estrechamente con Estados Unidos para acelerar el despliegue de energía renovable en México, incluida la energía eólica, solar, geotérmica e hidroeléctrica", terminó.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, dijo este lunes en rueda de prensa que la secretaria de Medio Ambiente, María Luisa Albores, presentará en la COP26 los planes de México de reforestación, así como de energía solar, hidroeléctrica y geotérmica.

México también pondrá sobre la mesa que en estas cumbres "se hacen diferentes tipos de anuncios y luego los recursos no los hemos visto”.

Con información de AFP, EFE y Reuters

Publicidad
Publicidad