Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

COP26, entre desacuerdos por la resolución sobre el cambio climático

Durante la conferencia sobre el cambio climático, las naciones acordaron limitar el aumento promedio de la temperatura global a 2.4 grados centígrados.
sáb 13 noviembre 2021 12:48 PM
Cop26
El presidente de la COP26, Alok Sharma, reacciona durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático, en Glasgow, Gran Bretaña.

Tras una jornada de intensos debates, la conferencia sobre el cambio climático (Cop26) -que se llevó a cabo en Glasgow, Reino Unido- mantuvo la exigencia de que los países establezcan compromisos climáticos más estrictos para 2022, en lugar de cada cinco años como se les exige actualmente.

Al igual que las versiones anteriores, el último borrador del acuerdo de la conferencia intenta equilibrar las demandas de las naciones más vulnerables al clima, las grandes potencias industriales y aquellas cuyo consumo o exportación de combustibles fósiles es vital para su desarrollo económico.

El acuerdo final requerirá el consentimiento unánime de los casi 200 países presentes, desde las superpotencias del carbón y el gas hasta los productores de petróleo y las islas del Pacífico que están siendo engullidas por la subida del nivel del mar.

Publicidad

En las reuniones -que comenzaron hace 14 días- se habló de mantener el Acuerdo de París de 2015 de limitar el calentamiento global a 1.5 grados Celsius (2.7 Fahrenheit) por encima de los niveles preindustriales, pues los científicos afirman que sobrepasar ese límite desencadenaría un aumento extremo del nivel del mar y catástrofes como sequías, tormentas monstruosas e incendios forestales mucho peores que los que ya sufre el mundo.

Pero los compromisos nacionales asumidos hasta ahora para limitar las emisiones de efecto invernadero -principalmente de dióxido de carbono procedente de la quema de carbón, petróleo y gas- solo limitarían el aumento promedio de la temperatura global a 2.4 grados centígrados.

Aunque esa brecha no se cierra en Glasgow, Alok Sharma, presidente de la conferencia del anfitrión, dijo que esperaba que el acuerdo final allane el camino hacia recortes más profundos.

El uso de los combustibles fósiles

China, el mayor emisor de gases de efecto invernadero, y Arabia Saudí, el mayor exportador de petróleo del mundo, trataron de evitar que el acuerdo final incluyera un lenguaje que se opusiera a los subsidios a los combustibles fósiles, dijeron dos fuentes a Reuters el viernes.

Durante la Cop26, el ministro de Medio Ambiente indio, Bhupender Yadav, defendió que las naciones menos industrializadas, con poca responsabilidad histórica en el calentamiento global, tienen "derecho a su parte justa del presupuesto global de carbono y tienen derecho al uso responsable de los combustibles fósiles".

"En este contexto ¿Cómo se puede esperar que los países en desarrollo hagan promesas de eliminar el carbón y las subvenciones a los combustibles fósiles?", lanzó, afirmando temer "que el consenso sigue siendo ilusorio".

Las naciones en desarrollo, que ya estaban indignadas por el incumplimiento de las promesas de financiación por parte de los países ricos, habían pedido un mecanismo específico que tuviera en cuenta los daños ya causados por los efectos devastadores del aumento de las tormentas, las sequías y las olas de calor.

Pero el proyecto de declaración debatido este sábado en las últimas horas de la conferencia de Glasgow solo proponía acelerar la aplicación de las medidas técnicas ya previstas, sin objetivos temporales.

Publicidad

Las bases de la financiación

Con 24 horas de retraso respecto a la agenda oficial, la conferencia de la ONU parecía finalmente haber llegado a un laborioso consenso, que incluiría, según el borrador, consultas formales para crear fondos estables para la mitigación y la adaptación y para estudiar las demandas de daños y pérdidas de los países más vulnerables a medio plazo.

Reino Unido intentó desbloquear la cuestión de la financiación de los planes para contener el cambio climático, siempre una de las más espinosas, proponiendo mecanismos para garantizar que las naciones más pobres reciban finalmente más ayuda financiera de la que se les ha prometido.

Los países en vías de desarrollo sostuvieron que las naciones ricas, cuyas emisiones históricas son en gran parte responsables del calentamiento del planeta, deben pagar más para ayudarles a adaptarse a sus consecuencias, además de reducir su huella de carbono.

En este tenor, el borrador insta a los países ricos a duplicar la financiación para la adaptación al clima para 2025 respecto a los niveles de 2019, ofreciendo una financiación que fue una demanda clave de las pequeñas naciones insulares en la conferencia.

Reino Unido también dijo que un comité de la ONU debería informar el año que viene sobre los progresos realizados en la consecución de los 100,000 millones de dólares de financiación anual para el clima que los países ricos habían prometido para 2020, pero que no habían cumplido. Y dijo que los gobiernos deberían reunirse en 2022, 2024 y 2026 para discutir la financiación de los planes sobre cambio climático.

Incluso 100,000 millones de dólares anuales están muy por debajo de las necesidades reales de los países más pobres, que podrían alcanzar los 300,000 millones de dólares en 2030 sólo en costos de adaptación, según Naciones Unidas, además de las pérdidas económicas derivadas de la pérdida de cosechas o los desastres relacionados con el clima.

El documento no contiene fechas exactas, ni montos. "Lo que este texto está intentando hacer es tapar agujeros y echar a andar un proceso", en especial en el tema de las finanzas para adaptación, es decir para prepararse ante lo que viene, explicó Helen Mountford, del World Resources Institute.

Con información de Reuters y AFP.

Publicidad
Publicidad
Publicidad