Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Francia prohíbe los viajes no esenciales con Reino Unido por la variante ómicron

A partir del viernes, la mayoría de los viajes de turismo y trabajo entre los dos países serán restringidos, como una medida para frenar el avance de casos de COVID-19.
jue 16 diciembre 2021 11:00 AM
Un Airbus A319 de Air France aterriza en el Aeropuerto Internacional de París Charles de Gaulle.
Además de estar vacunados, los viajeros británicos en Francia deberán presentar una prueba de COVID-19 negativa hecha 24 horas antes de su vuelo y permanecer en cuartentena 7 días.

PARÍS- Francia anunció este jueves la prohibición de la mayoría de viajes hacia o desde el Reino Unido por la "rápida" propagación de la variante ómicron en suelo británico, en un momento en que estudia nuevas medidas para frenar el repunte de COVID-19.

"Ante la muy rápida propagación de la variante ómicron en el Reino Unido, el gobierno [francés] restablece razones de peso para los viajes desde y hacia el Reino Unido y refuerza la exigencia de test a la salida y llegada", indicó en un comunicado.

Publicidad

La medida, que entrará en vigor a las del viernes, se aplicará a la mayoría de viajes, especialmente "de turismo y profesionales", si bien se prevén excepciones como estudiantes de intercambio y la muerte de un familiar.

Los ciudadanos residentes en Francia y sus familias podrán también regresar del Reino Unido —y viceversa—, así como los residentes en otros países de la Unión Europea (UE) que necesiten pasar por territorio francés para llegar a sus domicilios.

Nueva variante de COVID Omicron preocupa a científicos y economistas

Para entrar en Francia, los viajeros, estén vacunados o no, deberán cumplir otros requisitos como presentar una prueba de diagnóstico negativa de menos de 24 horas y comunicar un domicilio, donde deberán guardar cuarentena durante siete días.

El aislamiento podrá "levantarse al cabo de 48 horas" si el test realizado a la llegada es negativo, indicó a BFMTV el portavoz del ejecutivo francés, Gabriel Attal, sobre la medida que entrará en vigor a seis días de las fiestas de Navidad y fin de año.

"Estos cambios de última hora me angustian. Te hacen sentir como un rehén", aseguró a la AFP Marie Geoffroy, de 43 años y residente en Londres, antes de tomar el tren rumbo a Francia en la estación londinense de St Pancras. No todos "pueden permitirse" cambiar los billetes.

La exclusión del turismo asesta además un duro golpe a la industria francesa de los deportes de invierno. "Nos priva de una cuarta parte de nuestra clientela en un año normal", lamenta Fançois Badjily, de la Oficina de Turismo del Alpe d'Huez (sureste).

Publicidad

Apuesta por la vacunación

Reino Unido se suma así a la lista de destinos a los que el gobierno francés recomienda no viajar como Brasil, Costa Rica y Cuba, así como los países del sur de Africa donde se detectó incialmente la variante ómicron.

El Reino Unido, donde esta variante del coronavirus avanza con gran rapidez, registró el jueves más de 88,000 casos de COVID-19, un récord desde que comenzó la pandemia.

El portavoz del primer ministro británico, Boris Johnson, cuestionó medidas como listas rojas de países para frenar la importación de ómicron desde el exterior, porque "ya se está propagando en todo el mundo".

Aumenta la tensión entre Francia y el Reino Unido por la crisis migratoria

En Francia, hasta este momento, se han detectado 240 casos de ómicron, pero "hay probablemente más", consideró Attal, que justificó la medida como una manera de frenar la propagación mientras se acelera la vacunación de refuerzo.

En un contexto de repunte de contagios, en unos 50,000 diarios, y ante la amenaza de ómicron, que se teme más contagiosa que las precedentes variantes del coronavirus, el gobierno francés estudia nuevas medidas, que debería anunciar el viernes.

Por el momento, París rechaza imponer toques de queda o confinamientos, como en los primeros meses de la crisis, abogando en cambio por vacunar (76% de la población ya lo está). Semanas atrás autorizó a todos los adultos a recibir la dosis de refuerzo.

"Si no hubiéramos vacunado masivamente la población, nuestros hospitales ya se habrían desbordado hace varias semanas y Francia estaría en un estado de confinamiento generalizado", indicó el miércoles el ministro de Salud, Olivier Véran.

Publicidad

Sin embargo, la cifra de pacientes en cuidados intensivos podría progresar de los casi 3,000 actuales a 4,000 durante las fiestas, indicó el gobierno. El principal sindicato de cirujanos advirtió este jueves de la posible anulación de operaciones por la situación.

Entre las medidas estudiadas figura reducir la espera para recibir la dosis de recuerdo, actualmente cinco meses, y un refuerzo del control de las fronteras, pero no se espera que la vacuna sea obligatoria para los menores de 5 a 11 años.

Los contagios progresan en este grupo de edad, donde en caso de infección sus consecuencias son menos graves que en adultos. Un total de 3.150 clases se encuentran cerradas por casos de covid-19, según el ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer.

Por el momento, solo los menores de 5 a 11 años vulnerables pueden recibir la vacuna de Pfizer. Pero, el presidente francés, Emmanuel Macron, abogó la víspera por extenderla a todos estos menores, aunque no de manera obligatoria.

Publicidad
Publicidad