Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Sin dinero por el COVID, Sri Lanka pagará su deuda petrolera con té

El país asiático alcanzó una inflación récord durante 2021, orillado a suspender todas las importaciones ante la falta de divisas extranjeras.
lun 03 enero 2022 01:28 PM
Trabajadores de una plantación de té en Nuwara Eliya, Sri Lanka, cosechan las hojas de té.
Sri Lanka es el cuarto exportador mundial de té, mientras que Irán es uno de los países donde la bebida es más consumida.

Sri Lanka se está quedando sin dinero. Esta isla en el Océano Índico es poseedora de algunas de las playas más hermosas del mundo, por lo que una de los principales motores de su economía es el turismo, la industria más golpeada por la pandemia de COVID-19.

El turismo aporta aproximadamente el 10% del PIB de Sri Lanka. Gracias a las restricciones a la movilidad, esta industria se derrumbó entre 2020 y 2021. Más de 200,000 en este país han perdido sus ingresos en los sectores de viaje y turismo, de acuerdo con la Consejo Mundial de Viajes y Turismo, citado por el periódico británico The Guardian.

Publicidad

La ausencia de turistas en la isla ha provocado que las reservas internacionales del país se agoten poco a poco. A finales de noviembre, las reserves de divisas extranjeras de Sri Lanka eran de apenas 1,580 millones de dólares, contra 7,500 millones cuando el presidente Gotabaya Rajapaksa asumió el poder en 2019.

Todo esto ha arrastrado a Sri Lanka a una de sus peores crisis económicas y a estar al borde de vivir una hambruna.

El Banco Mundial estima que 500,00 personas han caído debajo de la línea de pobreza desde el inicio de la pandemia, el equivalente a cinco años de progreso para luchar contra la pobreza, de acuerdo con un reporte del diario británico.

El gobierno impuso una prohibición general de importaciones con el objetivo de consolidar las reservas de divisas, pero esto ha provocado la escasez de productos de primera necesidad.

Los supermercados racionan desde hace meses la leche en polvo, el azúcar, las lentejas y otros productos de primera necesidad, ya que los bancos no tienen dólares suficientes para financiar las mercancías extranjeras.

La escasez provocó además un alza de los precios, y el costo de los alimentos se disparó un 17% con respecto al año pasado, según el departamento de censo y estadísticas de Sri Lanka.

La inflación alcanzó un 11.1% en noviembre, de acuerdo con cifras oficiales publicadas el 22 de diciembre. Se trata de la inflación más alta desde que el Departamento de Censo y Estadísticas de Sri Lanka lanzó su Índice de Precios al Consumidos en 2015.

 

Las autoridades podrían decidir nuevas raciones alimentarias y solicitar una ayuda extranjera para dar de comer a los más pobres, declaró a la prensa el secretario del ministerio de Agricultura, Udith Jayasinghe.

"Deberemos quizás pedir prestado cereales como maíz a países amigos (...) para que las madres y los enfermos puedan comer. Otros quizás tengan que hacer sacrificios", dijo.

Pagar petróleo con té

La falta de divisas también ha conducido al país a buscar métodos alternativos para poder cumplir con sus compromisos internacionales. Por ejemplo, el 21 de diciembre, Sri Lanka llegó a un acuerdo con Irán para reembolsar con té una viaja deuda por compra de petróleo.

"El martes (21 de diciembre) se alcanzó un acuerdo por el cual Sri Lanka exportará té a Irán todos los meses con el objetivo de saldar una deuda de 251 millones de dólares (unos 222 millones de euros) por petróleo suministrado por Teherán hace nueve años", indicó el jefe de la organización iraní para el desarrollo del comercio, Alireza Peyman Pak, citado por la prensa.

Sri Lanka no ha podido pagar hasta ahora su deuda como consecuencia de las sanciones estadounidenses contra Irán, que prohíben realizar transacciones con bancos iraníes.

Los iraníes son grandes consumidores de té. En 2016, alrededor de la mitad del té bebido en este país llegó desde Sri Lanka, aunque la proporción ha disminuido en los últimos años. Por otra parte, Sri Lanka es el cuarto productor global de té en el mundo, solo por detrás de China, India y Kenya.

 

Según Peyman Pak, este acuerdo ayuda a que Irán no gaste divisas extranjeras para la compra de té.

"El desarrollo del comercio entre Irán y Sri Lanka cuenta con un gran potencial", añadió el funcionario.

Irán y China firmaron un "pacto de cooperación estratégica" de 25 años

Las exportaciones no petroleras iraníes hacia este país del sur de Asia son por menos de 100 millones de dólares anuales (unos 88 millones de euros).

Este acuerdo "no viola las sanciones estadounidenses y de la ONU porque el té es considerado un alimento (...) y ningún banco iraní, sancionado, estará involucrado en esta transacción", indicó el ministro de Plantaciones esrilanqués, Ramesh Pathirana, citado en el sitio Economynext de su país.

Con información de AFP

Publicidad
Publicidad