Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

36 años después, estas fueron las consecuencias del accidente de Chernóbil

La peor catástrofe nuclear conocida cambió la historia de la URSS y sus efectos aún pueden sentirse en el medio ambiente y en la salud de miles de personas.
mar 26 abril 2022 05:04 AM
36 años Chernobyl
El ejército ruso se había apoderado de la central nuclear el primer día de la ofensiva de Moscú contra Ucrania, el 24 de febrero. Según las autoridades ucranianas, se retiró a finales de marzo.

La central nuclear de Chernóbil llega al 36 aniversario del accidente que la hizo famosa en uno de los momentos más complicados de la historia de Ucrania. El país vive desde hace dos meses una invasión de Rusia. Los ataques cometidos cerca de instalaciones nucleares, han revivido los temores de una nueva catástrofe.

El ejército ruso se había apoderado de la central nuclear el primer día de la ofensiva de Moscú contra Ucrania, el 24 de febrero. Según las autoridades ucranianas, se retiró a finales de marzo.

Publicidad

Para Valeriy Semenov y las decenas de empleados ucranianos de la santa, evitar una nueva catástrofe nuclear era su principal preocupación durante los días de ocupación. El ingeniero encargado en seguridad dijo a la agencia EFE que los más de 1,000 soldados rusos cometieron todo tipo de imprudencias en la zona.

Durante los días de ocupación: tuvo que realizar turnos de casi 24 horas diarias para garantizar que no hubiera fugas radiactivas que desataran otro desastre como el de 1986.

“No estamos hablando solamente de la seguridad de esta ciudad, sino de la de toda Ucrania. Cualquier cosa que le pasara a Chernóbil iba a afectar al resto del país”, asegura este ingeniero en una entrevista telefónica con la agencia española.

¿Qué pasó en la central nuclear de Chernóbil?

La madrugada del 26 de abril de 1986, una explosión en la central nuclear de Chernóbil propagó una nube radioactiva en gran parte de los que fue la Unión Soviética y que ahora son terrarios de Bielorrusia, Ucrania y Rusia. Casi 8.4 millones de personas en los tres países fueron expuestas a la radiación.

El incidente ocurrió luego de que el reactor número cuatro de la planta de energía nuclear de Chernóbil en lo que entonces era la Unión Soviética durante pruebas inadecuadas a baja potencia resultó en la pérdida de control que provocó una explosión y un incendio que demolió el edificio del reactor y liberó grandes cantidades de radiación a la atmósfera.

 

Como se ignoraron las medidas de seguridad, el combustible de uranio en el reactor se sobrecalentó y se derritió a través de las barreras protectoras.

Durante 10 días, el combustible nuclear ardió y liberó a la atmósfera elementos radioactivos que contaminaron, según algunas estimaciones, hasta tres cuartas partes de Europa, sobre todo las entonces repúblicas soviéticas de Ucrania, Bielorrusia y Rusia.

Las autoridades de la URSS intentaron esconder este accidente. El líder soviético Mijaíl Gorbachov no habló públicamente hasta el 14 de mayo.

Consecuencias ambientales en Chernóbil

Uno de los resultados del accidente, es que más de 4 millones hectáreas de bosques en el centro de Europa quedaron contaminados por la radiación.

Además, los incendios forestales han aumentado. Hasta 2020, se habían registrados más de 1,500 incendios forestales en la zona de exclusión, de acuerdo con Greenpeace.

“La generación actual puede que ya no recuerde que durante unos meses las espinacas y otras muchas verduras tuvieron que ser destruidas en países como Holanda y Alemania, que las vacas de toda Europa tuvieron que permanecer en sus establos y la leche se retiró del consumo, y que durante más de dos décadas, un gran número de renos en Laponia, de ovejas en Lake District el mayor parque natural de Inglaterra y jabalíes la Selva Negra de Alemania, tuvieron que ser sacrificados debido a la alta contaminación radiactiva.”, indicó la organización en un comunicado publicado en el aniversario 32 años.

 

Además, las áreas agrícolas que cubrían casi 52,000 kilómetros cuadrados estaban contaminadas con cesio-137 y estroncio-90, y casi 404,000 personas fueron reasentadas, pero millones continuaron viviendo en un ambiente donde la exposición residual continua creó una variedad de efectos adversos.

Como toda desintegración radiactiva tiene una escala exponencial, el material puede tardar muchas décadas e incluso siglos en volverse completamente inerte.

Efectos en la salud humana

Al menos 31 trabajadores de la planta de Chernóbil y bomberos murieron después del desastes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que un estudio llevado a cabo por un centenar de científicos concluyó que la radiación de Chernóbil podría haber costado la vida a unas 4.000 personas en los primeros 20 años después de la tragedia. Sin embargo, según la misma fuente, a mediados de 2005 el número de muertes atribuible al desastre nuclear no llegaba a los cincuenta casos.

Una de las enfermedades más generalizadas entre la población afectada fue el cáncer de tiroides. Poco después del accidente se documentaron hasta 1,800 casos entre niños de entre 0 y 14 años de edad.

La revista National Geographic en Español indicó en un reportaje que 240,000 personas que trabajaron en el frente del desastre viven una nueva oleada de afecciones. Las cataratas, un mal característico de los supervivientes de las bombas atómicas en Japón, van en aumento.

 

Por otra parte, el accidente de Chernóbil tuvo consecuencias en la salud mental de miles de personas.

“Los efectos psicológicos son devastadores. Muchas mujeres sienten que darán a luz bebés enfermos o hijos sin futuro”, dijo el físico Mijaíl Malko a National Geographic.

Consecuencias económicas y políticas

Las perdidas económicas que provocó Chernóbil —e incluyen costes sanitarios, de labores de limpieza, indemnizaciones a las víctimas y a la pérdida de productividad de los bosques y los campos agrícolas— se calcula en cientos de miles de millones de euros.

Chernóbil tuvo una enorme importancia política y fue uno de los desencadenantes de la caída de la Unión Soviética, poco más de cinco años después del accidente.

De hecho, Moscú no fue el primero en informar del accidente, sino fueron los países nórdicos que detectaron altos niveles de radioactividad. El 28 de abril, dos días después del accidente, la prensa oficial soviética informó del accidente en Chernóbil, pero no de la gravedad.

No fue hasta el 4 de junio, más de un mes después del desfile de la Victoria que la URSS celebraba cada 1 de mayo, que el diario oficial Pravda reconoció altos niveles de contaminación fuera del perímetro de 30 kilómetros alrededor de la central de Chernóbil.

"Chernóbil suele vincularse a cambios estratégicos en la Unión Soviética y a los inicios de la política abierta. El principio de todo está en Chernóbil", explica el historiador Serhii Plokhii en entrevista con la BBC.

Con información de EFE

Publicidad
Publicidad